NOTICIAS

La Cope fulmina a Mario Vaquerizo por ridiculizar la figura de Jesucristo

Con la Iglesia hemos topado. La Cope ha decidido prescindir de los servicios como colaborador de Mario Vaquerizo, vocalista de Nancys Rubias, manager de artistas y

Foto: La Cope fulmina a Mario Vaquerizo por ridiculizar la figura de Jesucristo
La Cope fulmina a Mario Vaquerizo por ridiculizar la figura de Jesucristo

Con la Iglesia hemos topado. La Cope ha decidido prescindir de los servicios como colaborador de Mario Vaquerizo, vocalista de Nancys Rubias, manager de artistas y esposo de la cantante Alaska, que hasta la fecha participaba todos los fines de semana en el programa matinal de Cristina López Schlichting. El motivo de su cese, según ha podido saber Vanitatis, son unas polémicas fotografías realizadas por Bruce Labruce, enfant terrible del objetivo, donde Vaquerizo aparece junto a su esposa emulando a Jesucristo en lo que podría definirse como una Piedad profana.

La Conferencia Episcopal, máxima accionista de la emisora, está muy molesta con lo sucedido y ha pedido la cabeza de Vaquerizo, al considerar que dichas imágenes, que estarán expuestas en la Fresh Gallery de Madrid a partir del 16 de febrero, ridiculizan la figura de Jesús y María Magdalena, personaje que encarna Alaska, pues aparecen retratados de manera libidinosa. Esta decisión ha venido a su vez avalada por centenares de llamadas de oyentes que se sentían ofendidos, según apuntan fuentes de la cadena.
 
Es por eso que la Cope ha decidido rescindir las colaboraciones del histriónico marido de Olvido Gara, que durante los últimos tres fines de semana ya no ha intervenido en el espacio de Schlichting. Puestos en contacto con él, éste no confirma el despido y alega que el motivo de su ausencia en dicho programa es que se encuentra de gira. En cambio, fuentes de toda solvencia de la misma cadena confirman que la rescisión de su colaboración se ha producido después de que las imágenes de la controversia viesen la luz, que no volverá a colaborar más y que dicha destitución se le ha comunicado.
 
Cristina López no solo no estaba de acuerdo con la decisión de expulsarle, sino que medió para que Vaquerizo, con el que tiene una relación de amistad de muchos años, permaneciera en la emisora. “Cristina está muy triste. Sobre todo es un mazazo por la relación que tienen desde hace mucho tiempo. Esto le ha costado un disgusto muy grande, ya que se debatía entre la amistad de Vaquerizo y las presiones de la cadena. Ella cree que la decisión de Mario de posar para la Bruce es muy inocente, pero tras el escándalo ya no podía hacer nada. El deseo de Cristina sería arreglarlo, porque ella ahora se encuentra entre los dos fuegos”, afirman fuentes cercanas a la periodista.
 
Un triste final para la trayectoria de Mario Vaquerizo en la Cope, en la que también trabajó en su día su esposa, que ahora lo hace bajo las órdenes de Federico Jiménez Losantos en Esradio, así como para su historia de amistad con Schliting. Es más, Mario no dudó en incluir en la primera entrega del reality sobre su vida que se emitió en MTV cómo era un día en dicha emisora. Además, en numerosas ocasiones, éste ha defendido a capa y espada su trabajo en la cadena de los obispos, a pesar de las críticas que suscitaba que un personaje tan excéntrico como Vaquerizo trabajara en una emisora por definición religiosa, conservadora y tradicional como la Cope.
 
El fotógrafo de la polémica
 
El resultado de las fotografías de Bruce Labruce ha sido el detonante para que Vaquerizo haya sido apartado de la Cope. Pero, este fotógrafo y cineasta canadiense, con experiencia en películas a caballo entre el cine independiente y la pornografía de temática homosexual, está curtido en las lides de la censura. Tal y como reza su presentación en la galería madrileña donde se expondrá Obscenity, colección a la que pertenecer la foto de la polémica, “el material de Labruce ha sido habitualmente confiscado por diversas aduanas desde la década de 1980 y él ha sido estigmatizado y juzgado de obsceno.
 
Con esta muestra, que también cuenta con la participación de otros rostros conocidos como Rossy de Palma, Nacho Vidal o Pablo Rivero, Labruce “intenta redefinir la naturaleza del fetiche y del tabú, de santificar esta imaginería y de posicionarla más cercana de lo divino”. Un tránsito entre lo celestial y lo profano que le ha jugado una mala pasada a Vaquerizo.
Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
39 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios