Logo El Confidencial
SE LE ACUSABA DE APROPIArse DE UN MASERATI

El Tribunal Supremo absuelve al cantante Francisco de un delito de estafa

El cantante ya puede respirar tranquilo. La Justicia le ha absuelto definitivamente de la acusación de haber estafado 80.000 euros con la compra de un coche de alta gama

Foto: El cantante Francisco, en una imagen de archivo (I.C.)
El cantante Francisco, en una imagen de archivo (I.C.)

El cantante Francisco ya puede respirar tranquilo definitivamente. La pesadilla que le perseguía desde hace años ha finalizado cuando ha conocido la noticia de que el Tribunal Supremo le absolvía definitivamente de un supuesto delito de estafa de más de 80.000 euros. Vanitatis ha conseguido, en exclusiva, las primeras palabras del artista: “Me he enterado a la una de este jueves, cuando me ha llamado mi abogado para comunicármelo, y estoy muy contento. Ya está todo finiquitado y estoy libre de toda sospecha. Por fin se ha hecho justicia, porque este tema me costó una depresión que afortunadamente ya he superado. Siempre he estado muy tranquilo porque nada de esto tenía ni pies ni cabeza, lo malo es que llegó a afectarme en mi trabajo. Ahora estoy recuperando mi vida normal”.

No es la primera vez que la justicia da la razón a Francisco. El pasado 1 de febrero, el juez de la Sección Tercera de Alicante también le absolvió librándose de la pena de cárcel que le solicitaban: de tres años y medio a cinco. La que tampoco puede ocultar su alegría es su mujer Paca, que siempre estuvo al lado de su marido en esta dura lucha por demostrar su inocencia. “Estoy feliz como una perdiz. Si hay justicia sabía que mi marido iba a salir inocente del todo”, declara a Vanitatis.  

Cronología de un Maserati

Los hechos se remontan a Enero de 2004, cuando realizó un pacto entre caballeros con Andres Ballester, quien le reclamaba 88.400 euros y tres años y medio de prisión por un supuesto delito de estafa. Según Francisco, llegó a un acuerdo firmado sin leerlo con el constructor para abonarle los 80.000 euros que le pidió por la compra de un coche de lujo de la marca Maserati propiedad de Andrés Ballester. Tal y como declaró el artista ante el juez, él se comprometió a pagar este coche de alta gama con las comisiones del diez por ciento que iba a percibir por su colaboración en la venta de las viviendas que Ballester había construido en Altea. Sin embargo, el estallido de la burbuja inmobiliaria dio al traste con este negocio. Debido a esta situación, Francisco firmó con el constructor un nuevo contrato en 2006 en el que le ampliaba el plazo de pago por un año aumentando el precio en 8.400 euros más en concepto de intereses.         

En 2005, comenzó la pesadilla para Francisco. El artista, que no había saldado la totalidad de la deuda, vendió el vehículo en un negocio de compra-venta de coches situado en Murcia. A pesar de esta situación, el cantante nunca se negó a pagar la deuda y se ofreció a entregarle una de sus viviendas. Sin embargo, el constructor no aceptó esta oferta. Desde el primer momento, el abogado de Francisco siempre ha argumentado que en todo momento primó la buena fe del artista y que el impago de la deuda se debió a la forma de pago que establecían los dos contratos firmados con Andrés Ballester.

“Ahora estoy centrado en mi trabajo y no me puedo quejar. El mundo de la música ha cambiado, los ayuntamientos contratan menos y ahora vamos a locales de fiestas, casinos o eventos privados. A mí lo que me gusta es cantar. Reaparezco en Las Palmas el próximo 23 de octubre en el Auditorio Alfredo Kraus y también actúo en Madrid el próximo 19 de noviembre en un concierto íntimo a piano y voz en el Teatro Nuevo Apolo”, subraya Francisco.
Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios