La nueva vida de Lydia Bosch al cumplir los 50
  1. Noticias
rodará una serie tras su agrio proceso de divorcio

La nueva vida de Lydia Bosch al cumplir los 50

Este martes cumple medio siglo y lo celebra volviendo a la televisión, gracias a su primer papel protagonista en años. La actriz se recupera así de su agrio divorcio

Esta semana cumple 50 años y lo celebra volviendo a la televisión. Las últimas noticias sobre Lydia Bosch tenían más que ver con su vida privada que con sus apariciones en la pequeña pantalla. El contencioso que mantenía con su ex, Alberto Martín, se solucionaba el pasado mes de mayo contra ella, ya que el arquitecto acabó ganando en todas las instancias judiciales a las que había recurrido su exmujer, dando por finalizada una guerra mediática entre ambas partes que se prolongó desde 2009. Por ejemplo, Bosch no estaba de acuerdo con uno de los puntos de una sentencia de julio de 2011 en la que se mantenía el régimen de visitas para el padre como si se tratase de una custodia compartida. No pudo hacer nada contra decisiones judiciales de ese calibre, que acabaron por minar su estado de ánimo. Tras los disgustos, la actriz se prepara para su regreso televisivo mediante la serie de Antena 3 Robada, en lo que supone su primer papel fijo en mucho tiempo, tras sus breves apariciones en Gran Hotel, Águila Roja o Los misterios de Laura. La serie sigue la moda de las ficciones sobre niños desaparecidos y comenzará a grabarse en diciembre, justo después de que la actriz cumpla medio siglo de vida este martes.

El reciclaje profesional llega en buen momento para la actriz después de los quebraderos de cabeza que le trajo su divorcio, que finalizaba este mismo año. A principios de 2013, por ejemplo, tuvo que vérselas de nuevo con su ex a raíz de que este tuviese que abandonar el que había sido su estudio de arquitectura, instalado en el que había sido el piso de soltera de ella en una conocida urbanización de Pozuelo de Alarcón. Ese era el principio del fin de un divorcio que comenzaba en enero de 2009, cuando la pareja decidió separarse. Pocos meses después de que decidiesen ir por separado, llegaban las divergecias en forma dedenuncias por abusos sexuales que acababan con varias sentencias y varios frentes que se abrían y reabrían una y otra vez. En julio de ese mismo año, Alberto Martín era declarado inocente de todos los cargos que se le imputaban, pero los procesos judiciales estaban lejos de finalizar. Más bien al contrario, ya que la actriz se las vería dos años después con un auto que le rebajaba a su ex de forma notoria la pensión compensatoria de más de 300.000 euros por sus años de matrimonio y otro que le hacía abandonar su piso de soltera, el que acabó recuperando este mismo año. Frente a todo ello, la actriz recurrió judicialmente pero la justicia acabó dando la razón, salvo excepciones, a su ex. Tras el complejo proceso, la actriz necesitaba un respiro en forma de proyecto profesional.

De ahí que la actriz esté más feliz que nunca con su regreso a televisión, con el que espera olvidar los sinsabores de un extenuante y largo proceso de separación. Después de todo, su vida amorosa no ha sido muy afortunada. En diciembre de 1995, la revista Lecturas anunciaba en su portada que la actriz se separaba de Micky Molina, con el que había iniciado una relación en 1992 . Sin embargo, los propios protagonistas de la historia declararon que ya llevaban dos meses separados a pesar de acudir juntos al estreno de una obra teatral. Fruto de aquella unión nació Andrea, que hoy tiene 21 años y se vio excesivamentemetida, y de forma involuntaria, en el proceso de separación de sus padres. Con los años, Molina llegaría a declarar que había sido “un mal padre” a raíz de la segunda separación de Bosch.

La actriz ya era, por aquel entonces, un símbolo de la pequeña pantalla. Había sido descubierta por un genio de la tele, Chicho Ibáñez Serrador, en 1984. De ahí vino su paso por el mítico Un, dos, tres, en el que sustituyó a otra célebre azafata, Silvia Marsó. Después llegó una breve incursión en el cine con El diputado voto del señor Cayo, que la llevó a los brazos del otro protagonista de la cinta, Iñaki Miramón. Después de la ruptura, conoció a Micky Molina. Fue allá por 1991, cuando rodaba Adiós, princesa. Después, volvieron a compartir plató en la serie de Antena 3, Lleno, por favor. La relación coincidió con la mejor etapa profesional de la actriz, que, de la mano de Emilio Aragón, encadenó dos exitosos proyectos: el concurso El Gran Juego de la Oca y la serie Médico de Familia. En la primera temporada de la serie que batía récords de audiencia, Bosch y Micki decidieron ir por caminos diferentes.

En 1999 conocería a Alberto Martín sin sospechar las tribulaciones por las que pasarían años después. Cuando se casó con él, en 2001, su vida profesional volvió a coincidir con los cambios personales, ya que obtuvo el que probablemente haya sido el papel de su vida como protagonista de You’re the One, la contemplativa película de José Luis Garci. En 2005 y 2006 hizo su último papel protagonista hasta el momento, el de la serie de suspense Motivos Personales, cuyas enrevesadas tramas fueron parodiadas hasta la saciedad. Desde que se iniciase el proceso de divorcio en 2009, sus apariciones televisivas también fueron esporádicas y casi nunca como protagonista. De ahí que la serie Robada llegue en el momento justo, cuando la catalana que soñaba con ser alguien desde el Prat de Llobregat, la localidad barcelonesa en la que nació, cumple medio siglo de vida. Un buen momento para iniciar una nueva etapa que, al menos desde fuera, parece prometedora.

Alberto Martín Divorcio Antena 3
El redactor recomienda