Logo El Confidencial
SE HA MUDADO A UN ÁTICO EN EL BARRIO SALAMANCA

Tamara Falcó dedica la terraza de su nuevo ático en Madrid a la Virgen María

Dicen que quien cambia de casa cambia de vida. Éste parece ser el nuevo lema de Tamara Falcó que ha necesitado un nuevo espacio para encontrar

Foto: Tamara Falcó durante la presentación de un perfume en 2013. (I.C.)
Tamara Falcó durante la presentación de un perfume en 2013. (I.C.)

Dicen que quien cambia de casa cambia de vida. Éste parece ser el nuevo lema de Tamara Falcó que ha necesitado un nuevo espacio para encontrar ese equilibro que llevaba tiempo buscando.

Desde que la hija de Isabel Preysler abrazara con fuerza la religión católica, el mundo de Tamara ha dado un giro de 180 grados. A pesar de que sigue continúa posando con soltura en los photocalls, la joven ha decidido variar sus hábitos diarios desde que se iniciara en su camino de acercamiento a la fe de la mano de una amiga de confianza que estaría introduciéndola en el círculo más conservador del catolicismo. Con la necesidad imperante de buscar un lugar de paz en el que se encontrara a gusto consigo misma, Falcó decidió abandonar el ático frente al Teatro Real de Madrid en el que estuvo viviendo los últimos años por otro en pleno barrio de Salamanca, una de las zonas más nobles de la capital.

Lejos de los 250 metros cuadrados de su anterior vivienda, la actual no tiene ni mucho menos esas “dimensiones palaciegas”, ya que dispone de 120 metros cuadrados, según ella misma revela este miércoles en ¡Hola!. Alquilada al igual que la otra, Tamara ha querido dar su toque personal a su nueva residencia. En la amplia entrevista que concede a esta publicación, la hija del marqués de Griñón confiesa que su lugar preferido de la casa no es el amplio vestidor de Ikea sino la terraza, con vistas “a la Concepción y al parque del Retiro”, y que ha dedicado a la Virgen María.

Sin nadie con quien compartir su nueva casa, Tamara Falcó parece echar de menos las visitas de su padre y su hermano Duarte, así como a su madre, que no ha dudado en darle algún que otro consejo. El más llamativo, que ahorre y se compre su propio piso ya que parece que Isabel Preylser no comulga con la idea de que su hija ‘desperdicie’ el dinero alquilando.

Metódica y perfeccionista, todavía ninguno de sus familiares, salvo su madre, y sus amigos han visitado su ático. “Quería que estuviera perfecta antes”, asegura. A pesar de que la independencia es algo que Tamara valora, lo cierto es que tres veces por semana va a casa de su madre, donde en ocasiones se queda a dormir, “pero me gusta tener un espacio donde poder alejarme del mundo”, se justifica.

Así era su antiguo ático

250 metros cuadrados repartidos en un hall, cuatro dormitorios, tres baños, una concina con despensa y un amplio salón comedor con chimenea. Todo, por 2.800 euros mensuales que incluyen una plaza de garaje, algo imprescindible en la zona de Ópera donde sólo puede acceder los coches de los residentes.

Casualidades de la vida, este edificio de la calle Campomanes de Madrid, y que se ha visto en varias ocasiones en el reality We love Tamara, es un antiguo convento que fue rehabilitado para albergar viviendas de lujo. 

Antiguo ático de Tamara Falcó cerca del Teatro Real (Imagen de 'We love Tamara' de Cosmopolitan)
Antiguo ático de Tamara Falcó cerca del Teatro Real (Imagen de 'We love Tamara' de Cosmopolitan)

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios