Jacobo: "No he podido hablar aún con Cayetano, pero me dicen que está bien”
  1. Noticias
PRIMERAS PALABRAS TRAS LA MUERTE DE LA DUQUESA

Jacobo: "No he podido hablar aún con Cayetano, pero me dicen que está bien”

El conde de Siruela, tercer hijo de la duquesa de Alba, recibió anoche un premio por su labor editorial al frente de Atlanta, la empresa que maneja junto a su mujer

La familia Martínez de Irujo pasa en la actualidad por uno de los momentos más difíciles de su vida. Al fallecimiento de su madre hace apenas una semana, se une la obstrucción intestinal severa que llevó a Cayetano Martínez de Irujo a tener que ser operado de urgencia el pasado martes. Agobiados por la prensa y por los nuevos debates que giran en torno a la herencia de los Alba, los hijos menos mediáticos de doña Cayetana intentan continuar con su día a día. Y, en esa nueva rutina, hay momentos de felicidad.

Una felicidad que Jacobo Fitz James-Stuart, conde de Siruela, ha obtenido el premio Fuera de Serie por su labor editorial al mando de Atalanta, una empresa que creó junto a su mujer, Inka Martí, y que ambos llevan con la única ayuda de una secretaria. Y es que como editor, escritor y diseñador gráfico Jacobo defiende un oficio al que él ha dedicado su vida y por el que ha apostado siempre a pesar de los difíciles momentos vividos y de la desconfianza de muchos ante su proyecto profesional.

Pregunta: Veo que le han acompañado, además de su mujer, su hermano Alfonso y su hija...

Respuesta: Sí. Aquí están.

P: Eso es que la familia sigue unida.

R: La familia está muy unida. Eso es lo importante.

R: Pues no he podido hablar con él. Le he llamado dos veces, pero no ha podido cogerlo. Sé que está bien, pero también muy fastidiado y dolorido. Pero no hay peligro ninguno.

P: ¿Qué tal se encuentran tras el fallecimiento de su madre?

R: Estamos cansados. Además, últimamente nos persiguen mucho y llega a ser desagradable.

P: ¿Qué es lo que más le molesta en estos momentos?

R: Ya es difícil llevar la muerte de una madre como para que nos estén persiguiendo, preguntando por unos y por otros, hablándonos de herencias...

P: Debe entenderlo, su madre era quien era…

R: Ya, pero lo considero en cierto modo un ataque a la libertad privada.

P: Bueno, cambiemos de tercio… Le reconocen como un “Fuera de Serie”, ¿cree usted que eso es así?

R: (Ríe) Creo que eso es excesivo. Es sólo un eslogan. Me considero un hombre fuera de la norma, fuera de lo serial, pero no me creo un superhombre.

P: ¿Cuando dice que se considera “fuera de la norma” tiene algo que ver con esa fama de bohemio que tiene?

R: Considero que he ido a mi aire. He pasado épocas de mi vida bohemias, pero me molesta el cliché de "bohemio".

P: Pero es un espíritu que sus hijos han heredado...

R: Sí, la verdad es que sí. Brinda tiene mi espíritu.

P: ¿Alguno de ellos colabora en su editorial?

R: No, mi hijo tiene su galería y mi hija es diseñadora. Creo que les he transmitido el amor por el arte. Es uno de los refugios más importantes que tenemos.

P: Pero su mujer sí…

R: Sí, somos una empresa pequeña, muy bien concebida, compuesta por mi mujer, una secretaria y yo. En cierto modo eso nos ha servido para pasar esta crisis, puesto que los costes son muy bajos. Nosotros, además, hemos arriesgado como editores y, a diferencia de otros, hemos apostado por otro tipo de público.

P: ¿En qué han arriesgado?

R: Pues para empezar, nosotros no publicamos novelas. Publicamos cuentos, ensayos, libros de 3.000 páginas... Hacemos todo lo contrario de lo que se debe hacer. Si lo analizas con sentido común dices: "Esto es imposible", pero ser fiel a tu público es ser fiel a ti mismo.

P: ¿Alguna vez le han llamado loco por meterse en este difícil mundo?

R: Sí, varias veces. Cuando creé mi segunda editorial me dijeron que era imposible, que todo estaba demasiado saturado y que no llegaría a ninguna parte. También me lo dijeron cuando creé la primera, pero no hice mucho caso. No hay que hacer caso a esa gente.

P: Decía antes que su mujer y usted son los que llevan la editorial. ¿Cómo compaginan lo personal con lo profesional?

R: Cada uno tiene su propia parcela, pero nosotros tenemos muy buena sintonía. Una pareja funciona cuando tiene cosas en común y nosotros las tenemos. Ella se encarga de todo el tema de redes sociales y producción y a mí, de vez en cuando, me toca hacer penitencia y corregir libros que no me gustan. Pero amo mi oficio. Me gusta mucho y vivo para él.

P: ¿Se esperaba este premio por su trayectoria editorial?

R: No, no me lo esperaba. Es la primera vez que recibo un precio. Otorgaron a mi anterior editorial el Premio Nacional de Edición, pero cuando lo entregaron ya había vendido la editorial y fueron los compradores los que lo recibieron.

P: ¿Qué sintió cuando le llamaron y se lo dijeron?

R: Mucha satisfacción. Me gusta que se reconozca la labor de los editores.

Jacobo Fitz James-Stuart Eugenia Martínez de Irujo Muere la duquesa de Alba Duquesa de Alba Cayetano Martínez de Irujo
El redactor recomienda