Ana Cristina Placer, la mujer en la sombra del todopoderoso César Alierta
  1. Noticias
falleció en madrid

Ana Cristina Placer, la mujer en la sombra del todopoderoso César Alierta

El presidente de Telefónica se quedó viudo el Domingo de Resurrección. Su esposa, una abogada zaragozana, era un gran apoyo para él

placeholder Foto: César Alierta junto a Ana Cristina Placer en una boda (EFE)
César Alierta junto a Ana Cristina Placer en una boda (EFE)

El presidente de Telefónica ha llevado una vida tan discreta quecuando la prensa conoció el fallecimiento de su mujer, Ana Cristina Placer, muchos ni siquiera le ponían cara. César Alierta (69 años) se despidió de su compañera de toda la vida, que falleció el Domingo de Resurrección en la clínica Quirón de Madrid. Con su muerte se iba su mujer y una de sus principales consejeras. Este Lunes de Pascua, Alierta ha dado sepultura a su mujer en Zaragoza. Se ha despedido de la persona a la que definía como“mi pasado, mi presente y mi futuro”.

Ana Cristina nació en Zaragoza en 1946, el mismo año y en la misma ciudad que César Alierta. Licenciada en Derecho, acompañó a su marido desde sus inicios como analista financiero del Banco Urquijo hasta cuando en el año 2000 fue nombrado presidente de Telefónica.

Matrimonio sin hijos, en un momento de su vida barajaron adoptar, decisión que finalmente desecharon.

Cáncer de pulmón

Ana Cristina, que disfrutaba dando largos paseos, tuvo que dejar de andar cuando sus problemas pulmonares derivaron en un cáncer. Pese a ello tenía un estado de ánimo muy alto, principalmente gracias “al optimismo de su marido”, aseguran a Vanitatis allegados al matrimonio.

Iban a todas partes juntos. Ella con su botellita de oxígeno. Uno de los últimos viajes que hicieron fue a China, donde a ella la ingresaron por una insuficiencia respiratoria importante”, indican esas mismas fuentes, que también destacan sus ganas de vivir.

En una de sus últimas salidasbailó junto al resto de invitados. Fue a principios del pasado mes de marzo en la recepción que el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dio en el Palacio del Pardo con motivo de su visita de Estado. Según cuentan algunos invitados, “los dos bailaron vallenato”.

Negocios y relaciones sociales

El matrimonio formó un perfecto tándem. Mientras él se dedicaba a los negocios y las estrategias, ella se encargaba de las relaciones sociales. Sumamente discreta, tenía muchos más recursos de trato que él. Destacaba la timidez de él frente a lo extrovertida que era Ana Cristina.

Ella intentó que la enfermedad pulmonar que padecía no la frenase. Ypese a que estuvo aquejada de ella varios años, siguió aconsejando y acompañando a su marido. Cuentan que fue Ana Cristina quien indicó a Alierta que debía dar una salida airosa a Urdangarin.

Tal era la unión del matrimonio quedesde que el presidente de Telefónica supo del empeoramiento de su mujer en las últimas semanas, no se ha separado de su lado. Primero la cuidó en la casa de Aravaca donde residía el matrimonio, después la acompañó en las dos semanas que ha permanecido ingresada en la clínica Quirón de Madrid.

Tras su muerte, Alierta estaba tan afectado que “no podía ni hablar”, confirman a este mediosus íntimos. El presidente de Telefónica decidió dar sepultura a su mujer en Zaragoza, la ciudad a la que tenían tanto apego. Allí se reunía toda la familia en fechas importantes para comer en su casa en pleno centro.

Tras celebrar una misa funeral en la parroquia de Santiago el Mayor de Zaragoza, los restos mortales de Ana Cristina ya descansan en la ciudad maña.

Muerte Noticias de Telefónica
El redactor recomienda