Frida Beca y María Recarte, dos 'niñas bien' que se dedican a la decoración de interiores
  1. Noticias
DE BUENA FAMILIA

Frida Beca y María Recarte, dos 'niñas bien' que se dedican a la decoración de interiores

Se hicieron amigas porque sus familias veraneaban en Sotogrande. Con dos carreras profesionales por separado, un día decidieron juntarse y montar una empresa de decoración, actividad que compaginan con el cuidado de sus hijos pequeños

Foto: Frida Beca y María Recarte, en una imagen de archivo
Frida Beca y María Recarte, en una imagen de archivo

Frida Beca y María Recarte son amigas de toda la vida. Se conocieron cuando sus familias compartían veraneo en las playas de Sotogrande (Cádiz) y se hicieron íntimas. Cuando acabaron de estudiar sus respectivas carreras (cada una en una punta del mundo), Frida comienza a trabajar en la empresa constructora que posee su familia mientras se convertía en una cotizada fotógrafa de bodas. María, en cambio, empezó muy joven a realizar proyectos de decoración en solitario. Un día decidieron hacer realidad su sueño y convertirse en socias creando su propia empresa de decoración M&F Deco, actividad que compaginan con el cuidado de sus hijos pequeños. El apellido de Frida, además, ha protagonizado últimamente el cuore, ya que es la hermana mayor de María Beca, la joven sevillana que ha sido relacionada sentimentalmente con Enrique Solís.

Pregunta: ¿Cuándo y cómo surgió la idea de uniros y crear M&F Deco?

Respuesta: María estudió Diseño de Interiores en IADE, trabajó en Sotheby´s y a la vez, por su cuenta, en distintos proyectos de decoración. Frida estudió en Miami Dirección de Empresas y Marketing. También tienen un máster en fotografía, dedicándose profesionalmente a ello tras concluirlo. A las dos nos apasiona el mundo de la decoración. En Sevilla hay pocos decoradores y un día nos planteamos este proyecto que, tras aquella conversación, tomó forma, y ¡aquí estamos!

P: ¿Qué os resultó más difícil de emprender?

R: Quizás lo más difícil fue tomar la decisión de tomárnoslo en serio y asociarnos como profesionales. Ante todo somos amigas, sabíamos que el trabajo iba a ser duro, pero gracias a Dios lo llevamos perfectamente.

P: ¿Cómo resumiríais la filosofía de vuestra empresa?

R: La filosofía es hacer espacios en los que nuestros clientes se sientan cómodos y felices de habernos llamado para aconsejarles en la decoración. Queremos poder ayudar decorando a todas aquellas personas que saben lo que quieren, pero no pueden conseguirlo, ya sea por falta de ideas, de tiempo o de conocimientos al respecto.

P: Sois amigas de toda la vida porque compartís veraneo en Sotogrande desde niñas. ¿Es fácil trabajar juntas o discutís al haber tanta confianza?

R: Efectivamente somos amigas desde pequeñas, veraneábamos en Sotogrande cuando aquello era muy distinto a lo que es ahora. Las familias que pasábamos allí los veranos éramos todas amigas... ¡Era un paraíso! Trabajando nos llevamos muy bien, nunca hemos tenido ningún problema, somos distintas en muchas cosas, pero nos compenetramos fenomenal.

P: María parece más conservadora y Frida más atrevida, ¿qué aportáis cada una a los proyectos de decoración?

R: (Frida) María es verdad que es más conservadora, se podría decir que más simétrica.

R: (María) Frida es más atrevida y asimétrica... Nos reímos mucho con estas diferencias, pero en realidad formamos el tándem perfecto. Según sea el proyecto, unas veces cede la simetría y otras veces la asimetría (risas).

P: Cuando os proponen decorar un espacio, ¿qué preferís?

R: Las viviendasson un trabajo muy agradecido, porque sabes que lo va disfrutar una familia... Aunque uno de nuestros últimos proyectos ha sido un hotel rural con muchísimo encanto y lo hemos disfrutado como enanas.

P: ¿Y qué estancia os gusta más trabajar?

R: Todas las habitaciones de la casa son importantes;el salón es una parte vital en la que te tiene que apetecer estar y sentirte cómoda. Pero nuestra preferida sin duda es la cocina, que es el alma de la casa. Nos divierten las cocinas vividas, si pueden ser espaciosas mucho mejor y si te puedes dar el lujo de tener un office que sea a la vez cuarto de estar ,garantizamos que no saldrás de ahí.

P: ¿Hay algún elemento decorativo que jamás utilizaríais a no ser que el cliente se empeñase?

R: El cliente tiene al final la última palabra y siempre respetamos sus gustos y las cosas que quiera mantener. Podemos aconsejarle, pero si se empeña, ¡es su casa!

P: ¿En qué os inspiráis a la hora de decorar?

R: La inspiración te la da el propio espacio, el esqueleto del edificio, que habla por sí solo. Cuando llegamos a conocer un proyecto nuevo, siempre nos lo imaginamos al entrar de una manera y es así lo que reflejamos en el proyecto.

P: ¿Cuál es para vosotras el mayor reto que tiene un decorador?

R: Conseguir lo que el cliente quiere y hacer que se sienta verdaderamente feliz y a gusto en su casa.

P: ¿Cómo son vuestras casas? La de María en Sotogrande la hemos podido conocer a través de una publicación…

R: ¿Yos ha gustado? (bromea María con un marcado acento andaluz. Ambas tienen ese carácter abierto y divertido del Sur). Las dos necesitamos vivir en casas acogedoras, estéticas y cómodas que sean reflejo de nuestra personalidad y modo de vida. Nos gusta vivir de puertas para dentro, casas que te inviten a estar en ellas, independientemente de su tamaño. Nuestras casas las vivimos y la disfrutamos nosotras, no para que las vea nadie. Pero, a la vez, es fundamental abrir la puerta de tu casa y que te sientas identificada con todo.

P: ¿Pensáis que el hecho de tener apellidos conocidos os ha podido ayudar a impulsar M&F Deco?

R: Hemos tenido la suerte de tener unas amigas maravillosas que han confiado en nosotras y no han dudado contratándonos. Vivimos en Sevilla y aquí más o menos nos conocemos todos... Que se nos conozca algo puede ayudar, pero luego hay que demostrar lo que uno vale. Hemos tenido clientes que nos han llamado gracias a vernos en Facebook y no nos conocían de nada.

P: Las dos habéis crecido en casas donde se le ha dado mucha importancia a la decoración. ¿Os ha influido a la hora de escoger vuestra profesión?

R: ¡Totalmente! Las dos hemos tenido la gran suerte de tener dos madres muy ‘estetas’. Las recordamos siempre inculcándonos el mundo de la decoración. Nos íbamos con ellas a tiendas para ver telas, muebles, visitábamos anticuarios... En las dos casas había siempre revistas de decoración por todos lados. Lo más importante es que nos transmitieron desde pequeñas que las casas son para disfrutarlas, para que te apetezca estar, y que hay que renovarlas igual que renovamos nuestro armario.

P: Últimamente tenéis un ritmo frenético de proyectos, apariciones en prensa… ¿Es difícil conciliar trabajo y familia vosotras que sois madres jóvenes?

R: Nuestros hijos tienen ya edades de colegio, con lo cual tenemos todo el día para dedicarlo al trabajo y poder estar por las tardes con ellos, lo cual es un verdadero lujo.

P: ¿Realizáis trabajos fuera de España?

R: De momento solo hemos hecho proyectos dentro de España, pero no tenemos fronteras. ¡Estamos dispuestas a todo!

P: ¿Habéis tenido alguna vez como cliente a algún personaje conocido?

R: Todavía no, pero si se animan, ¡encantadas! (bromean).

P: ¿Y si pudierais elegir, a qué famoso os gustaría decorar su casa?

R: Pues la verdad que a cualquier famoso que confiase en nosotras, pero Naty Abascal nos rechiflaría.

P: Y por el contrario, ¿habría algún político o famoso a quien os negaríais a ayudarle con la decoración?

R: El 'no'es una palabra que deberíamos obviar, pero podríamos matizarlo, ¿no? (risas).

P: Os confesáis lectoras de Vanitatis. ¿Cómo decoraríais la redacción?

R: Seríamuy funcional y moderna. Con espacios muy amplios, limpios, luz natural y muchas plantas tipo Esterilicia Nicolai (planta tropical sudafricana). Ese tipo de plantas dan mucha vida como Vanitatis.

P: A pesar de que ninguna ha cumplido aún los 40, habéis alcanzado ya el éxito tanto en vuestra vida profesional como personal. ¿Qué retos tenéis a futuro?

R: Seguir trabajando como hasta ahora, y seguir queriéndonos y llevándonos tan bien como nos llevamos.

De buena familia
El redactor recomienda