AMENAZADO DESDE HACE UN MES

Miguel Bosé, extorsionado por un hacker, se ve obligado a mostrar el rostro de sus hijos

El artista estaba siendo extorsionado desde hace un mes. Si no pagaba 60.000 dólares, las fotos privadas con sus hijos que hay en su ordenador podrían salir en una revista. Así ha zanjado el tema

Foto: Miguel Bosé en una imagen de archivo. (Gtres)
Miguel Bosé en una imagen de archivo. (Gtres)

Miguel Bosé se ha visto obligado a tomar una dura decisión: mostrar sin filtros ni pixelar el rostro de sus hijos para protegerse de las amenazas de un extorsionador, con el que lidiaba desde hacía semanas. Así lo ha dado a conocer el propio cantante, que no ha tenido más remedio que hacer algo que se había prometido no hacer jamás y es vulnerar el derecho a la intimidad y la imagen de sus cuatro hijos. Ante la extorsión a la que hacía frente desde hacía varias semanas, el artista ha tomado cartas en el asunto publicando en su perfil personal de Instagram una imagen familiar que fue captada durante su paso por Disneyland.

“Me han hackeado el correo. Me han robado archivos fotográficos de mi familia y me están extorsionando desde hace semanas y por eso no paso. Están tratando la venta del material a tercero. Por esa razón y para interrumpirle el negocio a mi agresor, me veo obligado a hacer esto y a mostrar las identidades de mis hijos, que desde su nacimiento he protegido tanto y manteniendo en anonimato. Espero que, no obstante, esta decisión forzada, la discreción hacia los menores de mi familia siga siendo respetada por todos como hasta ahora se ha hecho. Gracias”. Este es el mensaje que ha publicado Miguel Bosé, que pedía comprensión hacia el duro chantaje que le ha tocado vivir.

Imagen publicada por Bosé en Instagram.
Imagen publicada por Bosé en Instagram.

Se conoce desde principios del pasado mes de agosto la dura situación con la que lidia el artista. Las amenazas comenzaron el 7 de agosto. Su “agresor” le envió numerosos mensajes a través de Whatsapp y correos electrónicos en el que le indicaba no solo que había tenido acceso a material privado obtenido directamente desde su equipo informático, también que quería algo a cambio de mantener lo obtenido guardado en un cajón. Le pedía 60.000 dólares, unos 51.000 euros, por unas imágenes en las que Bosé aparece junto a sus hijos. Unas fotos que, obviamente al tratarse de ámbito personal, no están pixeladas. La intención era venderlas a una revista. Bosé ha querido que esto no pase y que sea su perfil de Instagram el medio por el que se conozca públicamente a sus pequeños.

Eso sí, una vez publicada la foto y para que no se vea demasiado, ha publicado en tan solo un fin de semana cerca de una veintena de imágenes de sus conciertos, pero también otras familiares como estas:

Hoy tengo visita especial 💙

Una publicación compartida de Miguel Bosé Oficial (@miguelbose) el

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios