Logo El Confidencial
la exsuegra entierra el hacha de guerra

Elena Tablada, la mejor fan de Bisbal en la clausura de Starlite Festival

La madre de la ex del cantante acudió a su último concierto celebrado en Marbella y le animó como una seguidora más. En los palcos vip también se encontraban la duquesa de Montoro y la embarazadísima Amelia Bono

Foto: David Bisbal, durante su último concierto en Starlite Festival de Marbella (Vanitatis)
David Bisbal, durante su último concierto en Starlite Festival de Marbella (Vanitatis)

De ser su principal detractora, a convertirse en su mejor fan. Elena Tablada, la exsuegra de David Bisbal, arropó desde la primera fila al artista almeriense en su último concierto celebrado en tierras marbellíes, como invitado estrella en el Starlite Festival. La abuela de la hija de Bisbal lo dejó todo en la pista bailando, saltando y gritando de alegría “lo artistazo que es el padre de su nieta”. Pero en tan señalada cita, Tablada no se encontraba sola. A su lado, un nutrido grupo de amiga jaleaban el nombre del cantante mientras seguían a voz en grito las letras de sus canciones: “Me sé todas sus canciones. Que suerte tiene mi nieta de tener un padre como David”, repetía Elena desde la primera fila.

Elena Tablada
Elena Tablada
Eso sí, su relación no siempre ha sido tan cordial como ahora. Cuando el cantante y la diseñadora de joyas decidieron poner fin a su larga relación en la que nació la pequeña Ella, Tablada se posicionó en defensa de su hija. Pero eso quedó atrás y el hacha de guerra parecer estar enterrado. Atrás quedaron esos dimes y diretes que copaban numerosos titulares en los medios de comunicación, una vez que saltó a los medios la noticia de su separación y la cuantía que Elena Tablada solicitaba al padre de su hija en concepto de manutención. Una suma que el cantante no estaba dispuesto a pagar al considerarla fuera de toda lógica. Justo en este punto de la historia es cuando la abuela arremetió contra su exyerno comentando públicamente cómo David desequilibró la vida de su hija, que antes de conocerlo vivía con absoluta tranquilidad.

La duquesa de Montoro, una fan más

La exsuegra de Bisbal no era el único rostro conocido que quiso estar presente en el espectáculo que el almeriense ofreció este sábado en Marbella en el Starlite Festival. Tampoco se lo quiso perder la duquesa de Montoro, Eugenia Martínez de Irujo. La fan más aristocrática del cantante ocupó uno de los palcos disponibles en la cantera que acoge este festival de referencia en la Costa del Sol, desde donde grabó con su teléfono móvil prácticamente todas las actuaciones de Bisbal dándolo todo sobre el escenario al son de Ave María.

La duquesa de Montoro
La duquesa de Montoro
El artista almeriense hizo un repaso a sus once años de carrera musical, tras finalizar el pasado mes de marzo su gira acústica mundial en Buenos Aires. La hija de la duquesa de Alba quiso aprovechar su estancia en Marbella, tras su periplo por tierras tailandesas, para ver al extriunfito en acción. Como así hicieron otros personajes vip que ocuparon sendos palcos privados como Amelia Bono, en un avanzado estado de gestación de su cuarto hijo, junto a su marido Manuel Martos.

La alquimia de Bisbal

La conexión de Bisbal con su público puede considerarse un acto de pura magia. Su aparición sobre el escenario fue acogida con un inmenso grito de emoción al ver al artista ataviado para la ocasión con una camiseta de Batman, unos vaqueros azules y una chaqueta de color negro. Todo estaba listo para dar comienzo al espectáculo. Sonaron las primeras notas de su tema Sin mirar atrás y un grupo de jóvenes de unos diez años saltaban una y otra vez hacia el escenario sin que el equipo de seguridad pudiese frenar las envestidas de espontaneidad de las fieles seguidoras.

Unas de las palabras que mejor acogida tuvieron en el público fueron las que pronunció el cantante con sinceridad entre canción y canción: “Estoy en Marbella más nervioso por estar con mi gente, más aún que cuando actué en el Teatro Real”, dijo a la vez que insistió en lo bonito que era el emblemático salón de Madrid. David ofreció sus grandes éxitos, ya que cerró su gira internacional y se encuentra ahora inmerso en la preparación de su próximo trabajo discográfico”.

Además, David atendió a algunas peticiones de fans que habían solicitado sus canciones favoritas a través de las redes sociales para la noche del sábado. Quiso hacer gala de toda su energía ante su público, pero "ya vamos para arriba", comentó el cantante cuando trataba de realizar una de sus características volteretas: “No me salen la vueltas, me mareo".

Starlite Festival