3'

en su entrevista más personal

La confesión más escalofriante de Carmen Porter: fue secuestrada con dos años

Carmen Porter, la mujer y compañera de la Nave del Misterio de Iker Jiménez, ha vuelto a abrir su corazón (y su álbum de recuerdos) públicamente. Tras la completa entrevista concedida a Bertín Osborne hace unos meses, ahora ha terminado de relatar su historia en una entrevista en la que ha llegado a confesar su secreto mejor guardado: fue secuestrada cuando tenía dos años.

Una historia escalofriante que la codirectora de 'Cuarto milenio' ha decidido sacar a la luz en una entrevista concedida a ‘TP’ en la que no se deja nada en el tintero. Aunque hay algunos episodios de su vida que ya los conocíamos, como el origen de su relación con Iker​, que ahora cumple 20 años, o su devoción por lo sobrenatural, gracias a este “alucinante café”, como lo denominan en la publicación, podemos saber que la madrileña no comparte cama con su marido o que no le darán más hermanos a su hija pequeña. “Si fuera por Iker le daríamos 5 hermanos más, porque él fue hijo único. Pero no lo veo. Además, el de Alma fue un parto complicado y eso también influye", asegura.

Iker Jiménez y Carmen Porter escuchan a Bertín y Fabiola.


El secuestro y lo sobrenatural

Aunque, sin duda, uno de los episodios que ha marcado su relación con su hija y su papel de madraza “protectora” fue el episodio central que narra en la entrevista: "De pequeña, con dos años, intentaron secuestrarme cuando iba con mi madre embarazada por la calle Goya. Un señor me cogió de la silla y se me llevó corriendo. Y gracias a dos chicos jóvenes que oyeron los gritos de mi madre y le persiguieron, me lanzó y desapareció", relata la presentadora. Un auténtico trauma, tal y como ella misma recuerda, que marcó una infancia en la que el miedo jugó un papel protagonista.

“Era miedosa con todo, pero sobre todo la oscuridad. Por eso, mi madre siempre me dice que nunca se hubiera imaginado que me dedicara a la investigación de fenómenos paranormales”.

Nueva casa, nuevas ventajas

Aunque hasta ahora residían en un apartamento en el centro de Madrid de 147 metros cuadrados en el barrio de Retiro, hace poco tiempo hicieron las maletas y se mudaron a la exclusiva urbanización de La Moraleja a un chalet independiente en el que poder criar a su hija en un amplio jardín y, además, conseguir el espacio que necesitaban para acumular todo su material sobrenatural.

Iker Jiménez y Carmen Porter cantan rumba.

Trabajar y vivir en la misma casa, sin duda, conlleva muchas ventajas para el matrimonio. Algo que ella misma aprovechó para recalcar. “Ayer mismo cenamos todos juntos, acostamos a nuestra hija y nos fuimos a la habitación de al lado, donde hemos habilitado lo imprescindible para el programa. Antes vivíamos en un piso en el centro de Madrid y ahora estamos en una casa en La Moraleja. De esta forma hemos evitado también a gente que no entiende que nosotros somos periodistas y no videntes, y que nos esperaban a la salida”.

Muchas confesiones que nos ayudan a conocer un poco más la faceta más mundana de la reina del misterio.

0 comentarios

Hoy en vanitatis