Logo El Confidencial
MIENTRAS HACÍA LABORES EN UN BUQUE DE LA ARMADA

El día que el príncipe Carlos Felipe de Suecia durmió en un gallinero como un plebeyo más

El príncipe sueco tuvo que dormir a la intemperie y alimentarse a base de latas para aprender técnicas de supervivencia. Es duro cambiar el lujo de un palacio por la austeridad de un gallinero

Foto: El príncipe Carlos Felipe de Suecia en una imagen de archivo (Gtres)
El príncipe Carlos Felipe de Suecia en una imagen de archivo (Gtres)

Ser miembro de una de las familias reales con más historia de Europa no evita que el príncipe Carlos Felipe de Suecia deba realizar sacrificios, como cambiar el lecho conyugal con su reciente esposa, Sofía Hellqvist, por un incómodo lecho en un gallinero. Así lo ha reconocido el propio hijo del Rey Carlos Gustavo de Suecia y la Reina Silvia, que el pasado fin de semana tuvo que realizar maniobras a bordo de un buque de la Armada y después hacer noche en tierra en un espacio mucho menos confortable de lo que está acostumbrado en el palacio de Drottningholm.

El príncipe Carlos Felipe de Suecia en una imagen de archivo (Gtres)
El príncipe Carlos Felipe de Suecia en una imagen de archivo (Gtres)

Se trataba de un ejercicio programado por el segundo batallón anfibio como medida de formación en calidad de príncipe. Las prácticas se desarrollaron en un archipiélago situado al sur de Estocolmo desde el viernes 14 de octubre hasta el domingo día 16, como así ha informado el diario 'Svenk Damtidning' en su página web.

Pese a lo que se podría pensar al tratarse de una actividad dura a la que un príncipe no está acostumbrado, Carlos Felipe no quiso un trato especial en comparación al de sus compañeros de batallón. Él durmió en el campo al igual que el resto y también tuvo que alimentarse durante el pasado fin de semana con alimentos deshidratados y latas de conservas racionadas.

Tal y como ha podido saber el citado medio a través de las declaraciones de algunos compañeros de experiencia, Carlos Felipe se mostró optimista en todo momento y no dudó en hacer gala de su sentido del humor para hacer más llevaderas unas maniobras que tenían como principal cometido adiestrar a las tropas en habilidades básicas de supervivencia como hacer frente al enemigo en el mar.

En realidad, el príncipe no tendría por qué conocer estas técnicas de batalla, ya que él ya realizó el servicio militar tras terminar sus estudios en el año 1999. Se alistó en la Marina y logró ascender hasta tener el rango de teniente. Aun así, él consideraba que no le vendría mal refrescar sus conocimientos en técnicas de supervivencia y ataque en el mar, y, cómo no, vivir de nuevo una experiencia de vida así.

El príncipe Carlos Felipe de Suecia en una imagen de archivo (Gtres)
El príncipe Carlos Felipe de Suecia en una imagen de archivo (Gtres)

 

¿Tienes un dispositivo móvil iOS Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios