Logo El Confidencial
DUQUESA DE SUSSEX

Así consiguió Meghan Markle hacerse con el cariño del duque de Edimburgo

La especial relación que el príncipe Harry tiene con su abuelo paterno parece haberse trasladado a Meghan Markle, y todo gracias a Archie

Foto: Meghan Markle y el duque de Edimburgo, en una imagen de archivo. (EFE)
Meghan Markle y el duque de Edimburgo, en una imagen de archivo. (EFE)

Han pasado más de dos años desde que Felipe de Edimburgo afrontara su último acto oficial. Y desde entonces, sus apariciones públicas han sido escasas, pero ha seguido generando noticias. Si no ha sido por lo abultado de su fortuna, ha sido por el accidente de tráfico que sufrió a principios de año o por un nuevo desencuentro con Sarah Ferguson, quien tuvo que terminar sus vacaciones en Balmoral de forma precipitada tras la llegada de su exsuegro. Y ahora, vuelve a ser noticia junto con su nieta política, Meghan Markle, a la que el 'Express' responsabiliza estos días de sanar la grieta que el príncipe tiene con su familia.

La especial relación que el príncipe Harry tiene con su abuelo es de sobra conocida. De hecho, la felicitación que el duque de Sussex le dedicó en su último cumpleaños deja claro el vínculo y cariño que hay entre los dos. Y parece que Meghan también ha influido positivamente para que esa relación siga siendo así. Una de las decisiones más recientes que tomó, junto con Harry, fue que su hijo, Archie, no tuviera el título de príncipe, por lo que directamente adoptaba el apellido Mountbatten-Windsor, para felicidad del duque de Edimburgo, ya que no es el apellido que prevalece en la familia real británica.

El príncipe Harry, junto al duque de Edimburgo en la boda de Gabriella Windsor. (Reuters)
El príncipe Harry, junto al duque de Edimburgo en la boda de Gabriella Windsor. (Reuters)

Cuando se casó con la entonces princesa Isabel, se le concedió el título de duque de Edimburgo y el tratamiento de alteza real, pero se decidió que sus descendientes se apellidaran Windsor, el nombre que adoptó el rey Jorge V y al que Isabel no quería renunciar. Siempre en privado, Felipe se quejaba constantemente de esta norma: "Soy el único hombre en el país al que no se le permite dar su nombre a sus propios hijos". Al final, tras mucho insistir, la reina Isabel tomó una decisión salomónica, el apellido sería Mounbatten-Windsor, pero solo para los descendientes que no tuvieran títulos de príncipe o princesa.

Así, al renunciar los duques de Sussex al título para Archie -al que formalmente se le debe tratar como Master-, le daban automáticamente el apellido Mountbatten-Windsor, para alegría del duque de Edimburgo, quien además fue una de las primeras personas en conocer al pequeño, en otro gesto de respeto que el príncipe Harry tuvo hacia sus abuelos. Gracias a ello, el apellido Mountbatten-Windsor vuelve a estar en boca de todos, algo que llena de felicidad a Felipe y que lo ha acercado a Meghan.

La reina Isabel y el duque de Edimburgo, cuando conocieron a Archie. (EFE)
La reina Isabel y el duque de Edimburgo, cuando conocieron a Archie. (EFE)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios