La soledad del hijo del rey de Tailandia en Alemania: la gran víctima de Rama X
  1. Casas Reales
UNA VIDA MUY DURA

La soledad del hijo del rey de Tailandia en Alemania: la gran víctima de Rama X

Dipangkorn Rasmijoti Sirivibulyarajakumar es el heredero al trono y, según un empleado de palacio, el monarca se avergüenza de él porque parece ser que es autista

Foto: El rey de Tailandia, con su exmujer y su hijo. (EFE)
El rey de Tailandia, con su exmujer y su hijo. (EFE)

Las excentricidades del rey de Tailandia, Rama X, llevan semanas poniendo en jaque a las autoridades alemanas de Baviera y diversos activistas están manifestándose a la entrada del Grand Hotel Sonnenbichl, donde se hospeda con su harén, para mostrar su repulsa a su comportamiento, que le ha valido el rechazo de los principales medios de comunicación de todo el mundo.

Las iniciativas de la organización no gubernamental PixelHELPER son de lo más variopintas, como un espectáculo de marionetas entre la sátira y la denuncia política que han puesto en marcha frente al hotel, y están teniendo una gran repercusión a nivel internacional, pero poca divulgación en su país. Y en paralelo, la prensa también está desarrollando una gran labor de investigación en torno a tan controvertida figura, lo que ha llevado a poner en primer plano a su hijo, Dipangkorn Rasmijoti Sirivibulyarajakumar, de 15 años y heredero al trono, que está destinado a ocupar bajo el nombre de Rama XI.

Son tantos los detalles sórdidos que se han atribuido al monarca por su vejatorio trato a las mujeres de su harén que el retrato que se deriva de los mismos es aterrador, pero de ser cierto lo que afirma un exempleado de palacio, que se avergüenza de su hijo porque es autista, estaríamos añadiendo un elemento aún más despiadado para un monarca al que no parece importarle demasiado la suerte que corre su pueblo en medio de la pandemia del coronavirus.

Rama X, con su hijo haciendo una ofrenda, en una imagen de archivo. (EFE)
Rama X, con su hijo haciendo una ofrenda, en una imagen de archivo. (EFE)

Según publica 'Bild', el príncipe ha crecido en la ciudad alemana de Feldafing, en el lago Starnberg, separado también de su madre, Srirasmi Suwadee, la tercera mujer del monarca, a quien repudió y de quien se divorció en 2014. Tras recibir una compensación económica que algunos cifran en 5,1 millones de euros, habría renunciado a la custodia del niño y desde entonces no habría tenido contacto alguno con él.

En una 'cárcel de oro'

La prensa alemana mantiene que el que está destinado a ser Rama XI está recibiendo un programa de educación especial por orden de su padre y también tratamiento médico: "Los rumores siempre han estado ahí, pero puedo confirmar que su padre siempre ha querido que recibiera tratamiento en Villa Medica", afirma el exempleado en alusión a una de las clínicas más punteras de Alemania y también de las más elitistas, con más de cincuenta años de experiencia, en la que se realizan desde tratamientos estéticos a los más avanzados para numerosas dolencias, en un ambiente de lujo y sofisticación.

Según parece, el joven príncipe estaría viviendo en una 'cárcel de oro', rodeado de 20 sirvientes dispuestos a cumplir cualquiera de sus deseos y necesidades, pero desprovisto del cariño y la atención familiar que requiere. Paralelamente, está recibiendo formación en el Waldorf School, en la localidad de Wolfratshausen, desde 2011 y se dice que habla un alemán perfecto con un ligero acento bávaro.

En la misma publicación subrayan que es un excelente alumno, que mantiene muy buena relación con el resto de sus compañeros y que se muestra muy servicial. Un carácter que se aleja muchísimo del que le atribuyen a su padre, a quien sucederá en el trono, según establece la ley tailandesa. El monarca tiene otros seis hijos fruto de sus tres matrimonios.

El rey y su mujer, en su reciente visita a Tailandia. (Reuters)
El rey y su mujer, en su reciente visita a Tailandia. (Reuters)

De todos ellos solo mantiene contacto con sus dos hijas, ahora también en el punto de mira. La princesa Sirivannavari, de 33 años, está siendo criticada por promocionar su propia línea de gel desinfectante y de mascarillas en plena pandemia de coronavirus bajo la marca Sirivannavari Bangkok. Diseñadora de moda y habitual de la Semana de la Moda de París, asegura que es una acción altruista, destinada a los hospitales de su país, pero el periodista escocés Andrew McGregor Marshall, némesis del monarca, ve otras intenciones: "Va acompañada de manera habitual por fotógrafos oficiales que toman imágenes en las que aparece supuestamente fabricando el desinfectante, aunque no tiene experiencia médica. El gel es producido por el departamento de farmacia del hospital Chulalongkorn, en Bangkok, pero ella se queda con el mérito".

Su hermana, la princesa Bajrakitiyabha, fue embajadora de su país en Austria entre 2012 y 2014, y aunque ha abogado por la aplicación de los derechos humanos en todo el mundo, se da la paradoja de que su país tiene un enorme déficit democrático, aunque volvió a haber elecciones el 24 de marzo del año pasado, después de que el país asiático estuviera regido por una junta militar desde 2014.

Tailandia
El redactor recomienda