Logo El Confidencial
MADRE EJEMPLAR VS. HIJO PROBLEMÁTICO

El esplendor de Sirikit, la reina madre de Tailandia, que ha apagado su hijo Rama X

La esposa de Bhumibol Adulyadej se convirtió en la mejor embajadora del país asiático. Hoy, el escándalo y la irresponsabilidad acompañan a su hijo en cada paso que da

Foto: La reina Sirikit, en una imagen de archivo, en 1960. (Cordon Press)
La reina Sirikit, en una imagen de archivo, en 1960. (Cordon Press)

Desde que en 2019 fue ascendido al trono el actual rey de Tailandia, Maha Vajiralongkorn, Rama X, su ostentación y excentricidad han llamado la atención constante de los medios. Las polémicas protagonizadas por el monarca a partir de entonces no han cesado de sucederse. La última, su viaje y estancia en un hotel de lujo en Alemania, en plena pandemia por coronavirus, junto a un harén de 20 mujeres.

[LEA MÁS: El atípico y nada romántico aniversario de boda del rey de Tailandia]

Al contrario que él, su padre, el rey Bhumibol Adulyadej, fue muy querido y admirado en su país, no solo por su rectitud y su pragmatismo político, sino también por decidir que una sola mujer ocuparía su corazón, la reina Sirikit.

La reina madre, Sirikit, con su hijo Rama X. (EFE)
La reina madre, Sirikit, con su hijo Rama X. (EFE)

Fue precisamente ella quien en una ocasión trató de advertir de cómo se las gastaba su hijo, sabedora, quizás, de que cuando ascendiera al trono daría mucho de qué hablar. En una rueda de prensa en Texas, la reina Sirikit dijo, tal y como apuntó Paul M. Handley en 'El rey nunca sonríe', que "mi hijo, el príncipe heredero, es un poco donjuán. Es un buen estudiante, buen chico, pero las mujeres le encuentran interesante y él las encuentra a ellas aún más interesantes. Si la gente de Tailandia no aprueba su comportamiento, entonces tendrá que cambiarlo o abandonar la familia real".

Rama X representa la antítesis de lo que fueron sus padres, dos personalidades respetadas y admiradas en su país y en el resto del mundo.

Hija de un diplomático, Sirikit ha destacado siempre por su amor a las artes (fue aspirante a pianista), su carácter filantrópico y su empeño por preservar y mostrar al mundo las costumbres de su país. Se convirtió en la mejor embajadora de Tailandia.

La reina Sirikit en 1962. (Cordon Press)
La reina Sirikit en 1962. (Cordon Press)

En los años 60, Sirikit fascinaba por su belleza, elegancia y diplomacia. El mundo de la moda se rindió a sus pies. La directora de la revista 'Vogue' en aquella época le dedicó un amplio reportaje y la describió como “la cosa más bonita del mundo, como una florecilla, vestida con las ropas más exquisitas”.

Balmain, Dior, Givenchy y Valentino han sido las firmas que la han acompañado siempre y que la convirtieron desde muy joven en un icono de la moda que le hizo estar a la altura de Jacqueline Kennedy o la princesa Grace de Mónaco.

La reina Sirikit de Tailandia, en la presentación de las creaciones de la diseñadora británica Vivienne Westwood durante la Semana de la Moda de Bangkok en 2010. (EFE)
La reina Sirikit de Tailandia, en la presentación de las creaciones de la diseñadora británica Vivienne Westwood durante la Semana de la Moda de Bangkok en 2010. (EFE)

En los años siguientes, la reina Sirikit encabezó numerosas iniciativas benéficas. Así la describió la edición tailandesa de la revista 'Tatler', especializada en realeza: "Lo que la sociedad moderna no experimentará jamás, a diferencia de quienes vivieron en los años 80 y 90, fue la presencia constante de Su Majestad la reina Sirikit, que ofreció numerosas galas benéficas, de cenas a conciertos y desfiles de moda. Ella era el epítome de la elegancia, impecablemente vestida y peinada, y con su sonrisa lo hacía todo fácil. Los eventos a los que asistía Su Majestad por entonces estaban realmente tocados por la clase. Pocos podían competir con los que ella organizaba".

[LEA MÁS. El rey de Tailandia convierte en pesadilla la vida en palacio: nadie logra complacerle]

Sirikit ha representado el esplendor de una monarquía que hoy se apaga con cada acto protagonizado por su hijo Rama X. Derroche, misoginia, abuso de poder, poligamia y un desinterés por su pueblo son achacados al actual monarca sin cesar.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios