El libro de Harry y Meghan ya está aquí: cinco cañonazos contra la casa real británica
  1. Casas Reales
LIBROS

El libro de Harry y Meghan ya está aquí: cinco cañonazos contra la casa real británica

'Finding Freedom', el libro en el que dos periodistas abordan los hechos que llevaron a la ruptura de los duques de Sussex con la institución se publica al fin. Y no deja en buen lugar a Guillermo y Kate

Foto: El príncipe Harry y su esposa, Meghan Markle, en un acto oficial. (Reuters)
El príncipe Harry y su esposa, Meghan Markle, en un acto oficial. (Reuters)

Durante dos años, el experto en asuntos de la realeza Omid Scobie y la periodista Carolyn Durand han estado escribiendo una suerte de biografía sobre el príncipe Harry y su esposa, la actriz norteamericana Meghan Markle. Sus 320 páginas fueron mutando a lo largo de esos meses de una romántica historia de amor al relato de los acontecimientos que condujeron a la salida voluntaria de los duques de Sussex de las costuras de Buckingham. A través del círculo más íntimo de la pareja (Harry y Meghan han negado haber participado, pero los autores presumen de que toda la información se ha contrastado al menos a través de dos fuentes) se aborda la otra versión de lo sucedido aquellos días, además de la relación de la pareja con los Windsor, sus comienzos amorosos o su papel como padres. 'Finding freedom', que por momentos adquirió tintes de leyenda, está desde esta semana en las librerías británicas. A continuación extractamos las cinco revelaciones que pueden hacer más daño a la casa real británica.

1. Los autores afirman que la mala relación entre el príncipe Guillermo y su hermano Harry es una de las principales causas de su salida de la Casa Real. En algunos momentos se llegó a temer por el futuro de la monarquía. Según el libro, se celebró una reunión de crisis en 2019 para "proteger a la institución". Harry estaba enfrentado con su hermano porque a Guillermo no le gustaba lo rápido que iba todo con "esa chica" [Meghan]. Lo que empezó como un comentario un tanto esnob empeoró cuando Harry y Meghan se mudaron del Palacio de Kensington y dividieron los llamados 'Fab Four' para crear su propio equipo y comercializar la marca SussexRoyal.

“No es ningún secreto, el futuro de esta monarquía depende únicamente de las cuatro personas que habitan en el Palacio de Kensington. La popularidad pública solo recae en ellos... No podíamos tenerlos en guerra", afirma una fuente de la corte en el libro. Así que, mientras todo el equipo estaba muy preocupado porque la pelea de los hermanos no lesionara la impecable imagen del heredero, el enfado de Harry no hacía más que aumentar. "Harry estaba molesto porque todo se estaba desarrollando de forma muy pública y porque gran parte de la información que se estaba divulgando era incorrecta", afirman. “Hubo momentos en los que sospechó que las personas que trabajaban con su hermano estaban filtrando cosas para dejar bien a Guillermo, aunque eso significara arrojar a Harry debajo de un autobús. Fue un momento confuso; no sabía a quién ni qué creer, y él y Guillermo no hablaban demasiado, lo que lo empeoró todo".

placeholder Los duques de Cambridge, los duques de Sussex y el príncipe Carlos, entrando en el servicio por el Día Anual de la Commonwealth. La tensión se refleja en sus caras. (Reuters)
Los duques de Cambridge, los duques de Sussex y el príncipe Carlos, entrando en el servicio por el Día Anual de la Commonwealth. La tensión se refleja en sus caras. (Reuters)

2. La pelea vivió un momento de alta tensión en el servicio por el Día de la Commonwealth, el último compromiso público de los Sussex antes de abandonar oficialmente su papel institucional, en marzo. El libro afirma que Harry y Meghan saludaron a Guillermo y Kate con sonrisas, pero los Cambridge "apenas los miraron", así que la pareja abandonó el acto muy "dolida". Según los autores, Kate evitó el contacto visual con Meghan y Guillermo simplemente le hizo un gesto con la cabeza a Harry. Después del servicio, Meghan reservó el primer vuelo a Canadá y dejó el Reino Unido "emocionalmente rota y exhausta".

3. Pocos minutos antes Meghan se había dejado llevar por la emoción al despedirse de su equipo. La duquesa de Sussex "se rompió al enfrentarse a la realidad". Era su penúltimo compromiso real y la actriz se había reunido con 22 estudiantes que habían recibido becas de la Asociación de Universidades de la Commonwealth. Meghan era la patrona después de haber tomado el relevo de la reina en 2019. Después de la ceremonia, el príncipe Harry apareció por allí para saludar y ver a su esposa. "Su aparición y la realidad de que el 'Megxit' estaba sucediendo llevaron a que saliera toda la emoción reprimida de Meghan", señalan los autores.

"¡El último sombrero por un tiempo, chicos!", le dijo Meghan a su equipo el último día

Meghan se dio la vuelta para despedirse de las últimas personas que quedaban en la sala, incluido uno de los autores del libro. La estancia estaba medio vacía, a excepción de algunas caras conocidas. Estaban algunos miembros del equipo cuyos incansables esfuerzos —para promover el trabajo de la pareja, lanzar proyectos emblemáticos y lidiar con las crisis casi diarias provocadas por los tabloides— habían finalizado un tanto abruptamente. "No puedo creer que esto sea todo", dijo Meghan, abrazando a una de sus jóvenes ayudantes. El 'team Sussex' era mucho más pequeño que el que poblaba las oficinas más sofisticadas de Clarence House y Kensington, pero en el corto espacio de un año se habían convertido en una familia.

placeholder La biografía de los Sussex, ya en venta. (EFE)
La biografía de los Sussex, ya en venta. (EFE)

Al final del acto, Harry se unió a Meghan y le dio un abrazo antes de que ella se cambiara rápidamente de ropa para acudir a aquel gélido servicio por el Día de la Commonwealth. "¡El último sombrero por un tiempo, chicos!", les dijo Meghan dijo con una sonrisa, recomponiéndose.

4. El racismo más o menos disimulado de los miembros de la casa real británica está presente tanto en el libro como en las declaraciones posteriores que han hecho los autores de 'Finding Freedom'. Scobie y Durand abordan momentos tan sonrojantes como cuando la princesa Michael de Kent se presentó con un broche de tintes racistas a la comida prenavideña que tradicionalmente ofrece la reina Isabel antes de marcharse a Sandringham. Era la primera toma de contacto de Meghan Markle con algunos de los familiares de la reina, y la prima política de Isabel II acudió con un broche que representaba el busto de un joven negro con una corona adornada con piedras preciosas. Es una pieza original del siglo XVI perteneciente a las joyas Blackamoor que han sido objeto de controversia durante años al considerar que fomentan el racismo y la discriminación. En aquel momento Meghan no dijo nada, pero ahora se lee en el libro que "en el fondo de su mente se preguntaba si no se estaba enviando un mensaje en el broche del torso de un hombre africano con un turbante dorado y ropa ornamentada". No era descabellado, teniendo en cuenta que la prima política de la reina ha sido acusada de racismo en otras ocasiones.

placeholder La princesa y el príncipe Michael de Kent. (Reuters)
La princesa y el príncipe Michael de Kent. (Reuters)

Después llegaron los 'ataques' de los tabloides. “Meghan sintió como si algunos de los comentarios y las historias de los tabloides fueran más que un choque cultural; eran sexistas y tenían prejuicios... El racismo toma una forma diferente en el Reino Unido que en Estados Unidos, pero no hay duda de su existencia y lo arraigado que está”, explican.

5. Contra las filtraciones y marcando la diferencia. El libro, que algunas fuentes han calificado de auténtico "ajuste de cuentas" de los Sussex, arroja luz sobre algunos asuntos que generaron en su día mucha controversia, como los sucesivos despidos de las niñeras de Archie. Los autores explican que Harry y Meghan prescindieron de la primera niñera nocturna que tenían porque la pillaron en una conducta "irresponsable y poco profesional" (sin dar más detalles). Esto les generó cierta desconfianza y aunque volvieron a contratar a otra persona, no estaban tranquilos y decidieron ocuparse de su hijo ellos mismos. Además, como refleja el libro, no querían llenar la casa de empleados, como pasaba en casa de Guillermo y Kate.

A Harry le enamoró que Meghan no tuviera problemas en usar "el baño al aire libre"

Pese a que esta última parte de la historia de los Sussex sea la que más morbo genera, en 'Finding freedom' hay mucha luz y muchos momentos positivos. El libro aborda la historia de amor de Meghan y Harry. Dice que ella se enamoró de él cuando le vio jugando con los hijos de su amiga Jessica Mulroney. Lo de él llegó de una forma más... natural, digamos. Según los autores, Harry fue conquistado por la actitud llana y sencilla de Meghan, entonces una estrella de Hollywood. La pareja estaba de viaje en Botswana, solo seis semanas después de su primera cita, y a ella no le importó usar el baño al aire libre. "Harry estaba encantado con la actitud realista de Meghan", dicen. "Mientras acampaba, se limpiaba la cara con toallitas húmedas para bebés y, felizmente, deambulaba por los bosques si necesitaba ir al baño''. El libro continúa detallando sus desayunos en el viaje (fruta para Meghan, tocino y huevos para Harry) y cómo ella lo alentó a abrazar el yoga y la meditación, así como un estilo de vida más saludable, desde el comienzo de su relación.

placeholder La reina y la duquesa de Sussex, en su primer acto conjunto en Chester en 2018. (Reuters)
La reina y la duquesa de Sussex, en su primer acto conjunto en Chester en 2018. (Reuters)

También habla muy bien del príncipe Carlos, que estableció desde el primer momento una actitud de complicidad con Meghan, y de la reina Isabel. Ambos han apoyado a la pareja en todo momento. La reina le dio una clase de protocolo personalmente a Meghan durante su primer acto juntas, en Chester, en 2018. Y a Carlos, el hombre que la llevó al altar, le considera "un segundo padre".

Príncipe Harry