Carolina de Mónaco, Carlota Casiraghi… Los looks del concierto de la Cruz Roja
  1. Casas Reales
BAJO LAS ESTRELLAS

Carolina de Mónaco, Carlota Casiraghi… Los looks del concierto de la Cruz Roja

El concierto de verano anual de la Cruz Roja reunió anoche, como manda la tradición, a la familia Grimaldi. Una noche de ensueño, esta vez al aire libre, en la que brillaron sus looks

placeholder Foto: Carlota, Andrea, Tatiana, Beatrice y Pierre Casiraghi. (Gtres)
Carlota, Andrea, Tatiana, Beatrice y Pierre Casiraghi. (Gtres)

Ya no hay duda. La alta sociedad internacional y sus grandes galas benéficas están de vuelta tras el parón por la pandemia que con tanto anhelo esperábamos que tocase a su fin. Modificados para cumplir con las restricciones y crear entornos seguros en los que ningún vip acabe contagiado, anoche se celebraron a pocos kilómetros de distancia, la gala AmfAR en Cannes, quizá la velada más glamourosa de la semana del cine francesa y el concierto de verano de la Cruz Roja en Mónaco, donde los Grimaldi, como cada año, fueron los grandes protagonistas.

Al aire libre y con una animada actuación de Jammie Cullum, el príncipe Alberto, sin Charlène, pero junto a los personajes más alabados de su familia, presidió esta cena benéfica que cada año recauda una fantástica cantidad de fondos para ayudar a esta organización que actúa en todos los rincones del mundo.

placeholder La familia real de Mónaco preside el concierto benéfico de la Cruz Roja. (Gtres)
La familia real de Mónaco preside el concierto benéfico de la Cruz Roja. (Gtres)

Para asistir, cada comensal debe donar entre 200 y 800 euros. Un precio que cada año aportan las decenas de invitados que no quieren dejar pasar la oportunidad de compartir esta velada con la familia real monegasca. Celebrada en la terraza del icónico Café de París Montecarlo, manda la tradición que todos ellos reciban y saluden personalmente a todos los invitados antes de tomar asiento y disfrutar de la actuación que ameniza la maravillosa cena, este verano servida por primera vez al aire libre.

placeholder Detalle de las mesas para la cena del concierto benéfico de la Cruz Roja en Mónaco. (CP)
Detalle de las mesas para la cena del concierto benéfico de la Cruz Roja en Mónaco. (CP)

Una velada esperada con ganas e ilusión por los monegascos y gran parte de la jet set europea que contó, como no podía ser de otra manera, con un despliegue de looks por parte de las mujeres Casiraghi a la altura de las circunstancias. Aunque en esta ocasión, no hubo lugar para los diseños de alta costura (el mundo demanda otras prioridades), sus elecciones no son menos dignas de análisis.

placeholder Alberto y su hermana Carolina llegan al concierto en Montecarlo. (CP)
Alberto y su hermana Carolina llegan al concierto en Montecarlo. (CP)

Carolina de Mónaco

La princesa Carolina volvió a convertirse en la más elegante de la noche gracias a este veraniego vestido color tabaco que le sentaba a las mil maravillas. Firmado por Chanel, los bordados que ribeteaban cuello, mangas y cintura y adornaban el busto le daban un toque festivo de lo más apropiado para una noche como esta.

placeholder Carolina de Mónaco en el concierto de verano de la Cruz Roja. (CP)
Carolina de Mónaco en el concierto de verano de la Cruz Roja. (CP)

Combinó el vestido con un clutch y dos brazaletes de nácar que resaltaban el bronceado de su piel y unos sencillos pendientes de oro viejo y perlas que quedaban a la vista gracias a su sencillo peinado, con la melena canosa suelta, tan solo recogida por detrás de las orejas. Un 'effortless' fabuloso.

Carlota Casiraghi

Su hija también brilló con un look sencillo y de lo más veraniego. De tirantes, corte recto y falda de volantes, Carlota Casiraghi, que asistió sin la compañía de su marido, Dimitri Rassam, lució un vestido posiblemente también de Chanel que combinó con bolso de mano también de la maison francesa.

placeholder Carlota Casiraghi. (CP)
Carlota Casiraghi. (CP)

Sin prácticamente joyas a la vista, Carlota se decantó por un sencillo colgante que quedaba perfectamente a la vista gracias a la coleta alta en la que recogió su cada día más larga melena oscura.

Un look natural que completó con un maquillaje ligero en el que los polvos de sol y un labial de color natural dejaron todo el protagonismo a la mirada, maquillada con un poco más de intensidad que el resto de su rostro.

La buena sintonía entre cuñadas

Beatrice Borromeo, esposa de Pierre Casiraghi y Tatiana Santo Domingo, casada con Andrea Casitaghi, son otras dos imprescindibles en este tipo de eventos. Con dos estilos radicalmente diferentes, no cabe duda de que su pasión por la moda es uno de los puntos que más ha unido a estas dos cuñadas tan bien avenidas.

Aunque no suele ser habitual ver a los Grimaldi fuera de la pose de estricto protocolo (sonrientes, perfectamente planchados y con ese aura de perfección infinita), lo cierto es que en un momento inédito hasta ahora, Beatrice retiró cariñosamente de la barbilla de Tatiana quizá algún resto de labial movido por culpa de la mascarilla que llevaban todos al llegar. Un tierno gesto que pone de manifiesto que la nueva generación de Grimaldi se llevan a las mil maravillas

placeholder Tatiana Santo Domingo y Beatrice Borromeo. (CP)
Tatiana Santo Domingo y Beatrice Borromeo. (CP)

Beatrice escogió para la cena quizá el vestido más arreglado de todos: un diseño de noche en tonos azul marino, verde oliva y azul cielo con brillo, escote en pico y falda de tablas que combinó con un complicado peinado presidido por un pasador de grandes dimensiones en forma de mariposa de lo más llamativo.

Tatiana, por su parte, fiel a su estilo boho, se decantó por un vestido suelto de manga larga y estampado floral, bolso de pedrería mate colgado al hombro y su melena, como siempre, peinada con una ligera onda natural suelta sobre la espalda.

La sorpresa: el hermano de Charlène

Una de las grandes sorpresas de la noche fue la asistencia del hermano de Charlène, Gareth Wittstock que posó junto al resto de la familia política de su hermana en compañía de su esposa, Roisin Wittstock despejando todas las dudas respecto a una posible crisis en el matrimonio de Alberto de Mónaco, desatadas por la revista Bünte hace apenas 48 horas.

placeholder El hermano de Charlène, Gareth Wittstock y su esposa, Roisin Wittstock. (CP)
El hermano de Charlène, Gareth Wittstock y su esposa, Roisin Wittstock. (CP)

Una crisis que la propia princesa de Mónaco, que lleva varios meses en Sudáfrica, despejo concediendo una entrevista a un medio local. “Alberto es mi roca y mi fuerza y ​​sin su amor y apoyo no habría podido superar este momento doloroso” cofesaba asegurando que uno de los momentos más críticos de los últimos meses fue cuando el médico le confirmó que no podría desplazarse al principado para celebrar el décimo aniversario de boda con su marido.

Ella misma explicó en el canal Channel 24 que sufre una infección de oídos, nariz y garganta causada tras una intervención dental que se realizó antes de viajar. La cuñada de Carolina de Mónaco se habría sometido a una elevación del seno maxilar para colocar un injerto con el fin de poner un implante y esto le produjo una grave infección. Este tipo de intervenciones son delicadas. Sin embargo, no se dio cuenta de esta complicación hasta que empezaron a dolerle mucho los oídos, ya en Sudáfrica, y tuvo que visitar a un especialista que le aconsejó que por el momento, cumpla con el tratamiento en su país natal antes de volver a Mónaco, donde su familia le espera con los brazos abiertos.

Carlota Casiraghi Pierre Casiraghi Carolina de Mónaco Tatiana Santo Domingo Beatrice Borromeo