Lo que dicen las fotos de la reaparición de Charlène: de la gestualidad al cambio físico
  1. Casas Reales
PRINCIPADO DE MÓNACO

Lo que dicen las fotos de la reaparición de Charlène: de la gestualidad al cambio físico

Lejos de calmar las aguas, las imágenes publicadas por la princesa Charlène en Instagram con su marido y sus mellizos han despertado más preguntas

Foto: Charlène, junto a Jacques. (Instagram)
Charlène, junto a Jacques. (Instagram)

Cinco imágenes para acallar cientos de rumores. La princesa Charlène, quien desde el pasado mes de marzo se encuentra en Sudáfrica, ha querido desmentir cualquier habladuría sobre su matrimonio con Alberto de Mónaco publicando en su cuenta de Instagram cinco instantáneas familiares tomadas durante la visita que su marido y sus mellizos, los príncipes Jacques y Gabriella, han realizado al país africano para apoyarla en su recuperación. Un lote de fotografías, que también ha compartido la cuenta del Palacio de Mónaco en sus redes sociales, con el que se quiere alejar a la pareja de la palabra divorcio.

Sin embargo, lejos de calmar las aguas, las imágenes han despertado más preguntas, más allá del porqué del flequillo de Gabriella, sobre el que su madre se ha encargado de explicar que ella misma se lo cortó y que aunque han intentado arreglarlo no han podido. Y una quizás de las más evidentes tiene que ver con Alberto y su rostro en las dos fotografías en las que sale. Por eso, a nadie ha extrañado que, a las pocas horas de publicar este lote, Charlène compartiese dos nuevos retratos, esta vez posando más cariñosa con su marido.

placeholder La familia Grimaldi. (Instagram)
La familia Grimaldi. (Instagram)

Para conocer un poco más acerca del lenguaje no verbal de los protagonistas, hemos contactado con Cristian Salomoni, director del IIAC: "Las fotos también reflejan cómo nos sentimos y el grado de simpatía que tenemos con las personas que aparecen junto a nosotros. Todo esto se mide utilizando la comunicación no verbal. En este caso vemos que la distancia entre Alberto y su mujer es muy marcada, y esto puede ser también una distancia emocional y psicológica. Charlène, a su vez, parece como protegiéndose con sus hijos, dejando de lado a Alberto, con una expresión algo enfadada o molesta".

Salomoni continúa: "No es usual si hay buena relación ver una foto de este tipo. Lo normal es tener a la familia cuanto más unida mejor, abrazándose simultáneamente, estando cerca de alguna manera, tocándose, etc. Hay un montón de recursos para trasmitir el amor familiar sin dejar a nadie atrás". Sobre las dos fotografías más cariñosas, publicadas posteriormente, opina: "La publicación de esas dos nuevas fotografías parece una manera de negar cualquier duda. El ser humano está programado para ver los detalles del lenguaje no verbal, y es evidente que son muchos los que han visto en Instagram que las anteriores imágenes son extrañas y de ahí que hayan querido arreglarlo con instantáneas más cariñosas".

Otro detalle que se evidencia en las fotografías es el gran cambio físico de Charlène, algo por otro lado normal si tenemos en cuenta que la princesa sufre una infección ORL por la que hace un par de semanas tuvo que ser intervenida quirúrgicamente en una operación de 4 horas con anestesia general. Sobre su metamorfosis hemos hablado con el doctor Leo Cerrud, experto en medicina estética, quien nos da su opinión profesional sobre esta nueva Charlène, mucho más delgada y con el rostro completamente distinto.

"Charlène es amiga del bótox, fillers y todo tipo de ayudas y retoques. En las fotos que hoy nos ocupan, sin embargo, estamos apreciando el camino inverso. Vemos en sus fotos pasadas a una mujer infiltrada hasta las cejas pero favorecida. Toxina botulínica en frente, entrecejo y patas de gallo; materiales de relleno en mejillas, pómulos, ángulo mandibular, mentón, óvalo facial y probablemente ojeras. Y, por supuesto, el evidentísimo aumento de labios tanto de perfil como de mucosa", explica el doctor, que continúa: "Pero en las fotos de después, en las de Sudáfrica, nos encontramos algo distinto".

placeholder La familia, en diciembre de 2020 y en agosto de 2021. (Instagram)
La familia, en diciembre de 2020 y en agosto de 2021. (Instagram)

El experto ve a una Charlène "completamente delgada, con claras evidencias de haber perdido muchísimo peso y además con un radical corte de pelo que no ayuda nada más que a darle un aspecto más masculino, si cabe, y evidenciando además que la princesa lleva arrastrando algún tipo de enfermedad con pasos por el quirófano incluido y un periodo de convalecencia lento, tedioso y deteriorante. ¿Y qué le pasa a una persona cuando pierde peso pero está previamente infiltrada?", se pregunta.

Y aquí la respuesta: "Justo lo que vemos aquí, alguien superdelgado pero con la boca todavía grande y pómulos y mejillas sin signos de falta de volumen o 'vaciado'. Todo lo suyo, lo natural, la ya famosa 'baby fat' se le fue. Solo le queda el material de relleno, el bótox y ese corte de pelo garçon".

El redactor recomienda