Logo El Confidencial
OCASO

Cicciolina: sin dinero, sin sexo y sin su famoso vestido

A sus 67 años, la célebre y polémica actriz porno y política italiana asegura que se ha visto obligada a vender todos sus recuerdos y que lleva "tres años sin hacer el amor"

Foto: Cicciolina, en una imagen de archivo. (Getty)
Cicciolina, en una imagen de archivo. (Getty)
Autor
Tiempo de lectura2 min

Hizo carrera en mundos tan diversos como el cine para adultos, la música y la política –fue diputada por el Partido Radical en el Parlamento Italiano– y se ofreció a tener sexo con Sadam Hussein a cambio de que acabara la guerra. Mito erótico en las décadas finales del siglo pasado, la húngara Ilona Staller, Cicciolina, pasó de ser modelo a los 13 años, a la vez que limpiaba hoteles en Budapest y hacía de espía de políticos y diplomáticos en la última etapa del telón de acero, a convertirse en toda una estrella en Italia y también en España.

Ahora, a sus 67 años, confiesa en una entrevista para 'Vanity Fair' que se ha visto obligada a vender sus recuerdos porque se ha quedado sin ahorros y le han recortado su renta vitalicia. Incluso ha tenido que desprenderse del famoso vestido con los colores de la bandera italiana –“sin bragas debajo”- que llevaba el día de su debut en el Parlamento en 1987 y que, según su quizá exagerado criterio, “puede valer un millón de euros en una subasta”.

En su etapa como política. (Getty)
En su etapa como política. (Getty)

También ha puesto a la venta su ático de 250 metros cuadrados donde en tiempos vivía con su tigre de bengala. “Nunca lo sacaba de casa porque una vez mordió a una niña pequeña en el parque”, asegura. Otras imaginativas formas de ganar dinero pasan por ofrecer experiencias a sus fans a través de Instagram, como cenar pizza con ella o incluso desafiarla a una partida de ajedrez, deporte en el que asegura “podría vencer a un profesional”.

[LEER MÁS: Carmen Lomana o Cicciolina, ¿con quién te irías de fiesta?]

También se plantea vender parte de las 50 diapositivas originales, de contenido erótico, del proyecto 'Made in Heaven', en las que fue retratada por el que quizá sea el artista vivo más famoso del mundo: Jeff Koons.

La exposición 'Made in Heaven' en París. (Centre Pompidou)
La exposición 'Made in Heaven' en París. (Centre Pompidou)


Ilona y Jeff se casaron en 1991, pero el matrimonio no duró mucho. De hecho, la húngara no puede poner un pie en los Estados Unidos porque se emitió contra ella una orden de arresto internacional desde que escapó de Nueva York con el hijo de ambos, Ludwig.

Recientemente Cicciolina ha demandado a Sotheby's por vender estas obras sin su consentimiento y sin pagar los derechos de imagen: les pide 20 millones de euros, un dinero que emplearía para cumplir su sueño "de abrir un hermoso spa y un gran restaurante, un club privado a mi nombre y también un hotel muy bonito".

En el amor las cosas tampoco le van demasiado bien a la exactriz. "Hace tres años que no hago el amor. Lo hago en casa, conmigo misma”, dice en la entrevista. “Los hombres a menudo ni siquiera lo intentan. Quiero una persona seria, alguien que me ame”.

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios