Logo El Confidencial
SALUD Y BELLEZA

Cómo usar autobronceador sin acabar como Donatella

Quedan pocos, muy pocos días para que llegue el verano, y en menos de dos semanas media España hará las maletas para irse de viaje. Después

Foto: Cómo usar autobronceador sin acabar como Donatella
Cómo usar autobronceador sin acabar como Donatella
Autor
Tags
    Tiempo de lectura3 min

    Quedan pocos, muy pocos días para que llegue el verano, y en menos de dos semanas media España hará las maletas para irse de viaje. Después de meses encerrados en casa sin que se nos acerquen más rayos de sol que los que se ven a traves de los cristales de la oficina llega el momento de volver a lanzarse a las playas para descansar, comer bien y coger un agradable tono bronceado en la piel.

    Sin embargo, muchas personas sienten un gran pudor el primer día que llegan a la playa y se quitan la camiseta: una piel tan pálida que refulge con el brillo del sol puede hacer que nos obsesionemos tanto por oscurecerla que acabemos con una insolación o quemaduras demasiado pronto. Las vacaciones son algo demasiado ansiado como para echarlas a perder el primer día. Por eso más gente se apunta cada día a aplicarse un poco de autobronceador en las semanas previas al primer gran día de playa. Eso sí, probar a colorear nuestra piel en casa puede conllevar algunos riesgos, por lo que es necesario hacerlo siempre sabiendo lo que tenemos entre manos.

    Antes de comenzar con el autobronceado es necesario preparar nuestra piel: un día antes es conveniente una depilación y una exfoliación completa con un guante de crin y algún agente que ayude a purificar la piel. Ahí es donde radica el secreto para una buena sesión: al fin y al cabo, el principio activo de los autobronceadores ‘oxida’ la piel y actuará mejor si no se encuentra células muertas a su paso. Además, es necesario que elijamos un tono que coincida con el de nuestra piel cuando se broncea y no superior: si nos aplicamos mal el autobronceador, o utilizamos una tonalidad demasiado oscura para nuestra piel corremos el riesgo de acabar con manchas irregulares que, aunque se van con el tiempo, resultan muy antiestéticas.

    Una piel bien hidratada absorberá mejor el autobronceador y nos permitirá disfrutar de sus efectos durante más tiempo. Si nuestra dermis es seca resultarán más efectivos aquellos que se presentan como lociones o cremas. Y llega el momento de ponerse manos a la obra: antes que nada hay que aplicar un poco de vaselina en la línea del cabello si lo tenemos claro, para evitar que se pueda manchar, y ponernos unos guantes de látex para evitar que las palmas de las manos queden tan ‘morenas’ como el resto del cuerpo.

    Es necesario aplicar la crema de un modo uniforme. Zonas como los tobillos o los codos y en general todas las partes secas de la piel son malas candidatas para usar el autobronceador. En ellas hay que usar poca cantidad y aplicarla suavemente con las yemas de los dedos. En general, el procedimiento para usar un autobronceador es sencillo, lo más importante es que el producto esté extendido de un modo uniforme. Con estos sencillos pasos conseguiremos que nuestra piel se vea bronceada el primer día de playa... ¡y a disfrutar!

    Estilo
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios