Logo El Confidencial

¡Por fin! Se acabó el reinado de las barbas

Parece difícil predecir el final de las barbas porque aún están por todas partes. Pero sí, todo apunta a que ha llegado la hora del hombre barbilampiño.

Foto: ¡Por fin! Se acabó el reinado de las barbas

Parece difícil predecir el final de las barbas: están en todos lados. Desde que en 2005 se popularizaran entre los hipsters del barrio de Brooklyn de Nueva York, las han llevado estrellas de Hollywood, CEOs de grandes empresas, los modelos más cotizados y hasta presidentes de gobierno. Pero, tras años en los que se han convertido para los hombres en el equivalente en moda al 'nuevo negro', hay señales que podrían apuntar a que la hegemonía del look barbudo ha llegado definitivamente a su fin. Hemos encontrado siete.

1. SOLO UNA PALABRA: SEXO

La alarma saltaba el pasado mes de abril con la publicación de un estudio que podría ser más efectivo que mil editoriales de moda para poner de nuevo en las calles los rostros afeitados. Según la Universidad de Nuevo Gales del Sur, en Australia, los hombres afeitados son más atractivos para las mujeres que los que tienen pelo en la cara. En el estudio, se mostraron a casi 1.500 mujeres fotografías de hombres con barba y sin ella. Cuantos más hombres con barba les enseñaban, más les gustaban los mismos individuos afeitados. ¿Conclusiones del estudio? Que ante la proliferación de barbas, estas pierden su atractivo o que directamente nos gustan los raros. Adiós barba.

2. LAS FIRMAS HAN HABLADO

Campaña de Salvatore Ferragamo
Campaña de Salvatore Ferragamo
Tras un breve romance con las barbas en campañas en las que eran las estrellas, como la de Solo de Loewe, Dolce & Gabbana o Etro, las marcas parecen apostar ahora por el hombre lampiño. Dior Homme, Prada Men y, por supuesto, Saint Laurent lo han reivindicado ya.

3. LOS RANKINGS EXCLUYEN LAS BARBAS

Según Models.com, en el top ten de los modelos más cotizados no hay casi lugar para el vello facial. En un top coronado por Sean O'Pry, imagen de Isabel Marant, Lacoste o Balmain, reinan los modelos bien afeitados, salvo la excepción de Marlon Teixeira, al que conocerás por su campaña de la fragancia Just Cavalli. Parece que ya pasó el tiempo de maniquíes como Christian Goran, Apyros Christopoulos o Patrick Petitjean, que presumian de vello facial. Los nuevos valores en alza de la moda masculina son jóvenes como Abel Van Oeveren, imagen de la ultima campaña de Burberry, Clark Bockelman, de Calvin Klein, o el raruno Chris Davis. Son de todo menos barbudos.

4. LAS CELEBRITIES YA NO LAS LLEVAN

Brad Pitt: de barbudo a delfín (Fotos: I.C.)
Brad Pitt: de barbudo a delfín (Fotos: I.C.)

Tras años de barba, uno de los tótems de Hollywood, Brad Pitt, apareció este año en los Oscar con la cara totalmente afeitada. David Beckham, que puso de moda su barba de varios días entre estratos de la sociedad que nunca hubiesen atisbado esa posibilidad, ya solo la lleva en contadas ocasiones. George Clooney también ha abandonado su canosa barba, y lo mismo han hecho Ben Affleck o Ashton Kutcher. Además, nuevas estrellas de Hollywood, como Jamie Dornan, podrían poner de moda la cara rasurada con su look barbilampiño en 50 Sombras de Grey

5. SENCILLAMENTE SE HAN CRUZADO CIERTOS LÍMITES.

La locura ha llegado a tal punto que han surgido medidas tan desesperadas como el transplante de pelos de barba, por si no eres un hombre muy peludo. Un capricho que puede llegar a costar hasta 8.500 dólares. El caso del hipster que crió a un patito huérfano dentro de su frondoso matojo de pelo facial durante 40 días y lo contó a través de internet es mucho más tierno. Pero no por ello deja de parecer también una broma. 

6. LAS MARCAS DE AFEITADORAS CONTRAATACAN CON FUERZA

Campañas tan originales como la de la americana Dollar Shave Club, que utilizaba las propias barbas de granjeros americanos como emplazamiento publicitario, dejan claro que las empresas no están dispuestas a perder su parte del pastel. Junto a otra marca americana, Harry’s, han revolucionado poco a poco el negocio con la venta de sus cuchillas a través de fórmulas más baratas para el consumidor, como suscripciones mensuales para recibir los cortantes elementos en su propio hogar. Afeitarse ya no resulta tan caro.

7. SU PROPIO ÉXITO

Cuando algo pasa del underground al consumo masivo, la cruel maquinaria de la moda pasará a desecharlo rápidamente. Y así, el ciclo de las tendencias volverá a girar rescatando algo marginal y convirtiéndolo en cool. Si ya está pasando con los pantalones pitillo, que han visto cómo alternativas antes impensables como los boyfriend jeans se ha convertido en un must, ¿quién dice que no podría ocurrir con las barbas?

Estilo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios