Logo El Confidencial
Política y moda

Hillary Clinton: cómo el anti-icono de la moda se convirtió en un referente de estilo

Ni en su etapa como primera dama de EEUU, la precandidata demócrata logró que sus 'looks' fuesen sometidos a juicio. Ahora, aspira a ocupar la Casa Blanca y a que se hable sobre sus estilismos

Foto: La precandidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton, en un acto de campaña el pasado octubre (Reuters)
La precandidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton, en un acto de campaña el pasado octubre (Reuters)

Esta semana, Hillary Clinton ha pasado otra de las pruebas de fuego de la campaña para aspirar a la presidencia de los Estados Unidos (EEUU). En el segundo debate con el resto de candidatos demócratas a las elecciones, Clinton salió otra vez como vencedora frente a sus cuatro contrincantes, todos hombres, allanando así su camino hacia la Casa Blanca. Pero la ex secretaria de Estado no triunfó solo por sus argumentos sobre política exterior, de los que se sabe experta. Clinton consiguió, en ambas ocasiones y por primera vez, que ocurriese algo inédito en la televisión americana: que la ropa que llevaba una mujer pasara absolutamente desapercibida. 

Aunque parezca algo nimio, no lo es tanto. Este logro de Hillary parece venir en el momento ideal ahora que en EEUU se promueven campañas como 'Ask Her More' ('Pregúntale más a ella'), en la que se pide a los medios que vayan más allá de las preguntas sobre su vestido a las mujeres en la alfombra roja, ya que a los hombres les preguntan por su carrera. Hillary, con sus estudiados pero a su vez nada reseñables 'looks', se ha convertido en una paradoja dentro de los medios de comunicación americanos. A pesar de no tener ningún estilo, aparentemente se la considera un icono de la moda. ¿Cómo es esto posible?

Happy National Dog Day!

Una foto publicada por Hillary Clinton (@hillaryclinton) el

Aunque no sea una 'fashionista', Hillary ha impuesto una tendencia a la que en Europa estamos más acostumbrados gracias a mujeres de la política como Angela Merkel, pero que  en Estados Unidos es bastante nueva: la dictadura del traje pantalón. Casi desde sus tiempos como primera dama en la Casa Blanca, ha sido una fiel usuaria de esa simple combinación. Un pantalón y una americana o una blusa le han bastado para todos sus actos oficiales. Así que, al igual que los hombres con el aburrido traje, ella ha logrado que su 'look' sea algo casi invisible.

¿Es esa la situación de igualdad definitiva? Podría serlo ya que, en realidad, lo único que se puede comentar de ella es el color del traje, al igual que en los hombres con el color de su corbata. Su influencia incluso ha sido analizada en varios libros, como 'Love Her, Love Her Not: The Hillary Paradox', en el que varios ensayos hablan directamente de la importancia de su imagen en su candidatura.

El mundo de la moda, a sus pies

Curiosamente el mundo de la moda se ha volcado con la candidata demócrata y la todopoderosa Anna Wintour, a la que probablemente le horroricen los trajes de Hillary, ha sido su mayor apoyo. El pasado mes de septiembre, la editora de 'Vogue' presentó a Clinton en una fiesta para recaudar fondos para su campaña y el evento reunió a la 'crème de la crème' de la moda. Se celebraba en Los Hamptons, el lugar de veraneo de la 'jet' neoyorquina, en la casa de la diseñadora Tory Burch, y acudieron más de 200 invitados. La recaudación, como suele ocurrir en estos casos, no bajó de los muchos ceros. No es la primera vez que Wintour se posiciona a favor de los demócratas, ya lo hizo con Obama y no parece que vaya a dejar de hacerlo con Hillary.

Hard choices.

Una foto publicada por Hillary Clinton (@hillaryclinton) el

Otras caras conocidas del mundo de la moda, como Donna Karan, el propietario de la cadena Barneys, Richard Perry, la actriz y modelo Olivia Wilde o Salma Hayek (esposa del todopoderoso magnate del lujo François-Henri Pinault) también han mostrado su simpatía por Hillary y han aportado para su campaña. Para no tener demasiado estilo, como arguyen sus detractores, sí que parece haber conquistado a la gente que lo tiene. Además de eso, más caras del 'show business' se han dejado seducir por Hillary.

Hace pocas semanas Demi Lovato y el cantante John Legend cantaron en una fiesta en el hotel Hilton Midtown Manhattan de Nueva York para recaudar más fondos para la política demócrata. Y las entradas estaban entre los entre los 250 y los 2.700 dólares. Un día antes, la cantante Katy Perry la apoyó en la cena Jefferson-Jackson de Iowa, uno de los actos más importantes del año para el partido demócrata. Además, el 4 de noviembre Christina Aguilera y su marido organizaron una cena para recaudar fondos para ella. En todos los actos Clinton fue fiel a su estilo: un sobrio traje pantalón.

Katy Perry junto a Hillary Clinton en un acto de campaña el pasado octubre (Instagram)
Katy Perry junto a Hillary Clinton en un acto de campaña el pasado octubre (Instagram)

Mientras los trajes de Hillary cobran protagonismo precisamente por su escaso interés y las 'celebrities' se posicionan a un lado u a otro, la candidata no habla demasiado de su relación con la moda, a no ser que la pregunten. Una de las pocas que lo ha hecho ha sido Lena Dunham en una entrevista que le hizo hace unas pocas semanas. La actriz le preguntó por una de las pocas veces que ha causado polémica con la elección de su vestuario: en su primer acto como primera dama, en 1993. Hace más de 20 años, cuando no era más que la esposa del presidente, Hillary vistió un vestido de Donna Karan que parecía poco apropiado para una mujer de su posición. Al contrario que los trajes que usa hoy, la sexualizaba. 

El modelito  en cuestión era ajustado, tenía los hombros completamente al aire y fue considerado como totalmente desacertado por la prensa y apodado por esta como el vestido ‘cold-shoulder’, en un juego de palabras en inglés que hacía referencia a la supuesta frialdad de Hillary a nivel personal. “¿Puedo decirte una cosa? Es uno de mis vestidos favoritos. Y creo que hoy en día deberíamos hacer más cosas como lo que hice yo con mis hombros”, sentenció Hillary en la entrevista con Dunham. Dejó claro que, bien con vestido o con traje pantalón, su discurso es su mayor arma en la carrera por la presidencia. 

Descarga la APP de Vanitatis en tu móvil o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Pincha aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios