Todo lo que tienes que saber de los efectos del sol en tu piel y cómo evitarlos
  1. Estilo
cuidados de tu rostro

Todo lo que tienes que saber de los efectos del sol en tu piel y cómo evitarlos

Tu piel tiene que estar siempre protegida del sol, aunque no vayas a la playa. La mejor opción y lo más cómodo es utilizar una crema de tratamiento con SPF

Foto:

Lo mejor del sol

A pesar de su mala fama, tomar el sol también tiene efectos muy positivos en tu cuerpo y en tu piel y si eres prudente y responsable, no conviene desterrarlo de tu vida. Los expertos explican la importancia de tomar el sol 10 minutos al día dos o tres veces por semana ya que favorece la producción de vitamina D, fundamental para la absorción de calcio y fósforo.

Además de los beneficios físicos, tomar el sol mejora la calidad del sueño ya que los rayos UV influyen en la hormona melatonina, que es la encargada de regular los ciclos de sueño y ahuyenta la depresión puesto que también favorece la producción de la serotonina, (la hormona del bienestar).

Los peligros

El reflejo de los daños no es inmediato. Seguramente hayas tomado el sol más de una vez sin protección, puedes incluso haber llegado a quemarte, y todo lo que has notado es que te has pelado. Sin embargo la piel tiene ‘memoria’ y el exceso de rayos solares aparecerá con el paso del tiempo, incluso pueden provocar un envejecimiento prematuro de la piel.

Además de la peor consecuencia que puedes sufrir si abusas del sol, el cáncer de piel, puedes notar que la piel pierde elasticidad, serás más propensa a las arrugas, aparecerán manchas y tu piel estará apagada. El rostro es la zona del cuerpo más expuesta a todos los factores externos, incluido uno de los más peligrosos, el sol y por ello siempre debemos llevar la piel protegida para minimizar estos daños.

Cómo aprovechar lo bueno y evitar lo malo del sol

Cuando tomas el sol las células de tu cuerpo activan la producción de un pigmento denominado melanina que es el responsable del tono bronceado que adquiere la piel y que la protege de los rayos UV. Sin embargo, este mecanismo de defensa natural de nuestro organismo no es suficiente para contrarrestar todos los efectos nocivos del sol y tenemos que darle una ayudita con cremas con protección.

Seguramente ahora te surjan las dudas: entonces, ¿utilizo una crema solar?, ¿me aplico una crema con protección y después mi tratamiento? Si también estás pensando que vas a tener que renunciar a tu crema de tratamiento para utilizar una crema con protección solar, te equivocas. La solución es sencilla: por fin tienes el tratamiento y la protección solar en un solo gesto. Por ejemplo, si lo que quieres es combatir el envejecimiento, con la crema REVITALIFT día SPF 30 podrás reducir arrugas y mejorar la firmeza de la piel a la vez que te proteges del sol.

Protección solar Arrugas Cremas Patrocinado por L'Oreal