Logo El Confidencial

¿De verdad estás preparada para volver al flequillo?

Estas son las preguntas que debes hacerte antes de meter la tijera, otra vez. Mechas en colores fantasía, pelirrojas por todas partes, el Karlie-bob...

Foto: ¿De verdad estás preparada para volver al flequillo?

Estas son las preguntas que debes hacerte antes de meter la tijera, otra vez. Mechas en colores fantasía, pelirrojas por todas partes, el Karlie-bob... La verdad es que en temas de cabello somos más impresionables y volubles de lo que nos gustaría reconocer y seguir las tendencias nos apasiona, sobre todo, si nuestra celeb preferida se apunta a ellas. Los cambios de look son buenos y necesarios, y aunque no nos hayamos apuntado al pelo rosa, en la trampa del flequillo sí que hemos caído todas en algún momento. 

Y ¿por qué no? Posiblemente se trata de la forma más sencilla, rápida y eficaz de cambiar de look sin necesidad de meter mucha tijera o pasar por tinte y mechas. Por eso es normal que, pasado un tiempo de melena larga e impoluta, te acuerdes con nostalgia de tus días a lo Jane Birkin, o incluso te den ganas de cortar un par de dedos más y sacar a relucir tu lado más naif a lo Amélie. Además a Emma Stone le queda tan bien... Y todos los tíos parecen estar locos por Zooey Deschanel, ¿no? Sea como sea, el flequillo es una tentación constante, pero antes de volver a caer, deberías hacerte estas preguntas para saber que vuelves a estar preparada para llevarlo. ¡Ojo! La honestidad es la clave.

 

• ¿Es primavera o verano?

Si has respondido sí, entonces no debes cortarte el flequillo. Llevar flequillo supone un cambio muy apreciable al que te tienes que acostumbrar, y mantener un flequillo impoluto es un poco complicado. Si a esto le añadimos calor y sudor, y una humedad del 85%, el resultado va a ser un desastre y te vas a arrepentir.

 

• ¿Te gustaba tu flequillo la última vez que lo llevaste?

Puede resultar una pregunta muy obvia o tonta, pero en cuestiones de cabello tendemos a ser muy impulsivas e irracionales. Si no, ¿por qué volviste al rubio platino cuando habías jurado que no lo harías jamás, o por qué sigues mirando fotos del pixie de Mia Farrow en cuanto te empieza a molestar hacerte una coleta? Eso de que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra es perfectamente extrapolable al mundo de las tijeras, así que sé muy sincera contigo misma para contestar esta pregunta.

 

• Si has respondido sí a la pregunta anterior, ¿por qué lo dejaste crecer de nuevo?

Por cambiar, porque tu pelo es rizado y tienes que estar con la plancha enchufada cada día, o porque tu pelo es fino y tiende a engrasarse, por lo que llevar flequillo te obligaba a lavártelo casi todos los días, porque justo en el flequillo tienes un remolino rebelde que tienes que trabajar cada mañana... Los motivos para dejarte el flequillo largo pueden ser infinitos, pero repásalos antes, porque ahí puede estar la respuesta a si merece la pena volver a llevarlo o no.

 

• ¿El motivo por el que te dejaste crecer el flequillo se ha convertido en algo irrelevante?

Tu pelo seguirá siendo rizado, pero a lo mejor tienes unas planchas maravillosas que te ahorran mucho tiempo en el alisado, o has encontrado un champú en seco perfecto para no tener que lavarlo todos los días... O a lo mejor te dejaste crecer el flequillo porque a tu ex no le gustaba y ahora (obviamente) te da igual lo que piense. En cualquiera de estos casos, puedes cortar tranquilamente.

Belleza
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios