Logo El Confidencial
NOTICIAS

Carmen Posadas: "He hecho un esfuerzo muy grande por salirme del famoseo"

Carmen Posadas (Montevideo, 1953) se bebe la vida a sorbos. No tiene reparos en hablar de sus retoques estéticos, su acomodado tren de vida ni de

Foto: Carmen Posadas: He hecho un esfuerzo muy grande por salirme del famoseo
Carmen Posadas: "He hecho un esfuerzo muy grande por salirme del famoseo"

Carmen Posadas (Montevideo, 1953) se bebe la vida a sorbos. No tiene reparos en hablar de sus retoques estéticos, su acomodado tren de vida ni de las cloacas de la jet set a la que pertenece. O a la que perteneció. Viuda de Mariano Rubio, ex gobernador del Banco de España, vive con aplomo el momento de su consolidación como escritora. No lo tuvo fácil. Ella misma fue su mayor traba. Posfeminista, madre y abuela, presenta su última novela, Invitación a un asesinato (Ed. Planeta). En el amor: “Todo bien, gracias”

P: ¿Por qué sería usted capaz de matar?

R: Creo que, como la mayoría de la gente, lo haría por aquellos a los que quiero: mis hijas y mis nietos. Espero no verme nunca en esa situación

P: ¿Existe el crimen perfecto?

R: Sí. De todos los asesinatos se resuelven tan sólo el 15% y suelen pasar por accidente. ¡Quién sabe!

P: Sus musas tienen nombre de…

R: La inspiración me llega trabajando. Me levanto muy temprano. A las ocho ya estoy delante del ordenador. Y no me levanto hasta la hora de comer. Antes escribía por la tarde, pero como ahora pertenezco a la generación sándwich, es decir, voy de un sitio a otro para ver a los míos, pues no tengo tiempo. Necesito estar sola en muchas ocasiones; cuando me pasa, cojo el coche y me pierdo.

P: Se considera usted posfeminista. Explíquese.

R: Quiero decir que, si bien en el Tercer Mundo a las mujeres aún nos queda que batallar, en el Primer Mundo no veo necesario continuar teniendo esa actitud beligerante. No me gusta que me traten como a una especie protegida.

P: A usted, ¿le afecta la crisis?

R: No me afecta la crisis económica, no puedo mentir.

P: ¿Y la de los valores?

R: Sí que es verdad que asistimos a una crisis de valores. Lo que más me preocupa es la crispación de la gente. La crisis sirve para poner en orden las prioridades.

P: Hay mucha gente que quizá no entienda que una escritora como usted, que ha dicho en multitud de ocasiones que le gusta retratar la realidad, proceda de una familia acomodada y no rechace su estatus.

R: En verdad, ese es un punto de vista miope. Proust o Truman Capote también procedían de clases acomodadas. Y no por ello no retrataron lo que sucedía.

P: Ganó el Premio Planeta en 1998, ¿la cultura es un oficio?

R: Sí, yo creo que sí. Tiene una parte de talento que es innato o se puede adquirir. Hay muchos escritores que no creen en los talleres literarios y los desprecian. Pero yo creo que se puede.

P: Si se diera el caso de que le ofreciesen ser ministra, ¿aceptaría por casualidad?

R: [Ríe] Francamente, no. No me gustaría nada de nada ser ministra.

P: ¿'I griega' es igual a 'ye'?

R: A mí me sigue gustando mucho la 'i griega'. Es curioso, ¿verdad?, toda la polémica que se ha organizado. Gabriel García Márquez dijo que había que enterrar las haches rupestres, pero que lo diga un escritor de la talla de Gabriel no pone las cosas fáciles.

P: ¿Se siente reconocida como escritora?

R: Me ha costado más de lo normal. Siempre he tenido una timidez enfermiza y he sido el patrio feo de la familia, la más fea de mis hermanas, y entonces la literatura sirvió para refugiarme en mi diario, toda una tragedia lacrimógena. Gracias a Dios que lo destruí. Mi padre también me influyó, porque era un gran lector, de educación estricta y victoriana.

P: Dice convencida que era la más fea de la familia.

R: Sí, porque es verdad. Pero, por suerte, durante mi adolescencia mi madre me llevó a operarme la nariz a París y mi vida cambió.

P: Habla usted sin reparos de sus retoques estéticos. Es más, reconoce que en muchas ocasiones no dejan de preguntarle por la clínica estética de su hija Sofía.

R: Es cierto. No me importa hablar de ello. Hago todo lo que se puede para estar mejor cada día. No soy partidaria de hacerme un lifting y entrar en el quirófano…en cambio, sí lo soy de la medicina estética que es lo que hace mi hija. Sin bisturí. Bótox, peelings…queda más natural. Además yo confío mucho en ella, que me conoce demasiado bien.

P: ¿Cómo lleva el interés en su vida por parte de la prensa rosa?

R: He hecho un esfuerzo muy grande por salir del famoseo, porque no es lo que me interesaba. Pero tengo muchos amigos del mundillo.

P: ¿Guarda rencor a alguien?

R: No soy nada rencorosa. Todavía me encuentro con gente que me dice: "Oye, Carmen, que te he hecho una faena muy grande". Y yo como si nada.

P: ¿Por qué se atreve ahora con la novela policíaca?

R: La novela policíaca tiene dos niveles de lectura. El lector rápido y el más intelectual, que busca la sátira de la realidad, situaciones y preocupaciones.

P: ¿Le presta mucha importancia a las críticas?

R: Me gustaría decir que no, pero sí que me importan. Lo bueno de España es que no consiguen hundirte como, por ejemplo, pasa en Estados Unidos. Unabmala crítica del New York Times, por ejemplo….

P: ¿Quién es su ángel de la guarda?

R: Es mi correctora.  Leemos en voz alta lo que escribo para saber si suena bien. La musicalidad es muy importante.
 

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios