El hijo de Gunilla von Bismarck, a punto de ser padre
  1. Noticias
NOTICIAS

El hijo de Gunilla von Bismarck, a punto de ser padre

El tataranieto del canciller Otto von Bismarck está a punto de nacer en Marbella en las próximas semanas. Francisco Ortiz y Elisabet Dutú están preparando la cuna

Foto: El hijo de Gunilla von Bismarck, a punto de ser padre
El hijo de Gunilla von Bismarck, a punto de ser padre

El tataranieto del canciller Otto von Bismarck está a punto de nacer en Marbella en las próximas semanas. Francisco Ortiz y Elisabet Dutú están preparando la cuna del que será el heredero del clan Bismark. “El niño está a punto de llegar. Estamos que no nos lo creemos. Es una experiencia preciosa”, destacó el hijo de Gunilla von Bismarck a Vanitatis

Ahora la pareja se quedará en la Costa del Sol una temporada pero desde que se casaron sus vidas han estado a caballo entre Los Ángeles, Suiza y España. “Para que Lis este tranquila estamos disfrutando de la tranquilidad de Marbella”, señaló Ortiz.

El clan Gunilla no faltó al Starlite Festival, que arrancó el sábado con la actuación del guitarrista George Benson. Baile por aquí y baile por allá. Gunilla estuvo pletórica a ritmo de jazz por ser abuela mientras que el empresario Luis Ortiz, el rey de la noche de Marbella, indicó que ya tenía una batería de consejos que darle a su nieto para que herede “la sabrosura de un buen chori”.

Uno de los inversores de Tuenti

Fran, su padre, se ha convertido en un personaje por sí solo. Nació en los años ochenta, al final de la época dorada de Marbella, pero su presencia ha sido un eterno referente del glamour, las fiestas más exclusivas y la vida desenfadada. Aunque él siempre ha sido capaz de llevarlo con atino y cordura.

Cuando iba a cumplir diez años años, sus padres se divorciaron y él se fue a vivir con Luis. Gunilla es de las que siempre ha pensado que los hombres tenían que estar juntos. Aunque la realidad es que, a pesar de haberse divorciado, Gunilla y Luis hacen todos juntos. Y ahora su nieto todavía les unirá más. Al igual que a su nuera, con la que Gunilla ha tenido sus más y sus menos.

“Lis”, la chica de los zapatos rojos que para su hijo es “la mujer perfecta”. Y es que cuando Fran conoció a la que será madre de su hijo mantenía un bello romance con Leticia Hachuel, la bella heredera de todo un imperio. La chica se enteró de la noche a la mañana de que “Fran estaba con otra” y la familia no lo llevó muy bien. Pero lo cierto es que Francisco se ha sabido ganar el respeto de todos en Marbella: lleva implícito ese toque de disciplina y de duende de su padre.

Además, fue uno de los primeros inversores de Tuenti, la popular red social, que se vendió a Telefónica por 75 millones de euros en 2010. Ahora, parte de esas ganancias, unos 4 millones de dólares, los invirtió en Glass, su proyecto más ambicioso hasta la fecha: una aplicación que cambia radicalmente la forma de compartir información y relacionarse en Internet. 

Gunilla Bismarck