Alejandra Conde y Laura Ponte, un reencuentro entre excuñadas
  1. Noticias
FERNANDO MARTÍNEZ DE IRUJO OPTÓ POR CALLAR

Alejandra Conde y Laura Ponte, un reencuentro entre excuñadas

La hija del famoso banquero Mario Conde coincidió con su excuñada. La modelo estuvo saliendo con su hermano tras separarse de Beltrán Gómez-Acebo

Las vistas que pueden verse desde la azotea del Círculo de Bellas Artes eran el escenario perfecto para evento. La elegancia y buen gusto de los asistentes entraba en perfecta sintonía con el paisaje, el Madrid más urbano iluminando de fondo la velada. Una fiesta organizada por Yo Dona y amenizada por decenas de rostros conocidos que no quisieron perderse la ocasión. La revista de moda y tendencias de Unidad Editorial inauguraba la Mercedes-Benz Fashion Week, una cita con la moda que muchos no podían perderse.

Fue el caso de Alejandra Conde, hija del famoso banquero y tertuliano Mario Conde, que tras mucho tiempo alejada de los focos se dejó ver en el evento. Su presencia despertaba interés por varios motivos. Primero porque hace apenas un mes que se estrenó el biopic sobre la vida de su padre, algo que no dejó indiferente a nadie. Telecinco explotó la faceta más familiar del empresario y político revelando informaciones que levantaron muchas ampollas. Por otro lado, Alejandra coincidía con su excuñada Laura Ponte. Si hace justo un añola hija de Mario Conde optó por no acudir a un acto al que acudía Laura, esta vez ambas sí han coincidido. La modelo, que estuvo saliendo con el hermano de Alejandra tras su ruptura con Beltrán Gómez-Acebo, fue una de las últimas en llegar y enseguida llamó la atención. Enfundada en una chaqueta de cuero negra bastante amplia al estilo John Travolta, pantalones de campana y ojos ahumados, Ponte contrastaba con los vestidos de firma especialmente elegidos para la ocasión por sus compañeras de photocall.

Fue el caso de Paloma Lago, María José Suárez o María de Villota, esta última muy elegante con un vestido negro muy ceñido que mostraba su envidiable figura y unos zapatos rojos de charol a juego con su parche. La piloto se mostró radiante y más guapa que nunca. Quizá porque la cara es el espejo del alma, según dicen, y ella el alma lo tiene más feliz que nunca. “Aun estoy saboreándolo (la boda con Rodrigo García) porque está muy reciente. Fue un día increíble, entré y no paré de llorar, nunca pensé que sería tan llorica…. “, decía la deportistacuando le preguntaban por el día de su boda mientras se deshacía en halagos con el que es ya su marido: “Rodrigo es muy sencillo y juntos saboreamos lo más básico de la vida. Es muy sonriente y me aporta tranquilidad. Lo ha llevado todo con un temple…El accidente nos ha unido mucho y queríamos estar juntos, poder decir ‘mi marido y mi mujer’”.

María compartió elegancia con Silvia Jato, Lorena Van Heerde o Irene Meritxell, novia de Imanol Arias, que anoche cedió todo el protagonismo a su pareja. Muy delgado y atractivo, el actor atendió a los periodistas con amabilidad y negó que, de momento, estuviera pensando en boda.

Mucho más comedido con la prensa se mostró Fernando Martínez de Irujo. Aunque los medios insistían en que no le preguntarían por su vida privada y su familia, el hijo de la duquesa de Alba prefirió no hacer ninguna declaración y disfrutar con tranquilidad de la fiesta. Él y su familia son hoy un punto caliente del papel cuché ya que Fran Rivera, el que fuera el ojo derecho de doña Cayetana, se casa este sábado y se prevé que, después de la sonada disputa que mantuvieron Fran y Eugenia por la custodia de la pequeña Tana el año pasado, la duquesa ni siquiera felicitare al que fue mucho más que un yerno para ella.

Laura Ponte Fernando Martínez de Irujo Paloma Lago Mario Conde
El redactor recomienda