Logo El Confidencial
el tribunal supremo rechazó su recurso

Mercedes Milá entrega las llaves de su casa ilegal de Menorca

Mercedes Milá tira la toalla en su batalla judicial contra la Autoridad Portuaria de Baleares y hace entrega de las llaves de la que fue su residencia de La Solana, en el municipio menorquín de Mahón.

Foto: Mercedes Milá en una imagen de archivo (I.C.)
Mercedes Milá en una imagen de archivo (I.C.)

Mercedes Milá tira la toalla en su batalla judicial contra la Autoridad Portuaria de Baleares y hace entrega de las llaves de la que fue su residencia de La Solana, en el municipio menorquín de Mahón. Uno de los hermanos de la periodista, José María Milá, fue el encargado de entregar las llaves de las parcelas a la Autoridad Portuaria. La periodista y su hermano Lorenzo eran los únicos propietarios que todavía no habían cedido las llaves tras el rechazo del  recurso que solicitó ante el Tribunal Supremo. Este había sido su último esfuerzo por conservar la que ha sido su residencia durante 18 años.

La existencia de esta residencia familiar se remonta a los años 70. Por aquel entonces, en esta zona, situada junto al puerto pesquero de Mahón, se construyeron, a través de una concesión del Ministerio de Obras Públicas de Franco a la Cofradía de Pescadores de la localidad, varias casetas destinadas exclusivamente a actividades pesqueras. En aquellos años, y después de la contaminación de las aguas del puerto como consecuencia de los vertidos de un colector municipal de aguas residuales, la captura del marisco se suspendió, por lo que los propietarios de esas casetas comenzaron a venderlas de manera ilegal. Situadas en terreno público propiedad de la Autoridad Portuaria, dos de esas parcelas fueron compradas por Alfonso Milà Sagnier, tío de los hermanos Milá, y otra por el que fuera marido de la presentadora, José Sámano de la Brena, que él mismo transfirió en el año 2000 a la sociedad de Mercedes Milá, Taramparo S.L. También Ana Belén y Víctor Manuel adquirieron una de las casetas además de un terreno anexo.

En 1992, y después de que todas esas edificaciones antes destinadas a la pesca se convirtieran definitivamente en lugar de residencia de varias familias, el Gobierno socialista de Felipe González intentó regularizar la situación de estos terrenos otorgándoles una concesión por 17 años improrrogables, hasta el año 2009. Curiosamente sólo un mes antes de que entrara en vigor la Ley de Puertos del 24 de noviembre de 1992 en la que se prohibía, de forma expresa y concisa, el uso residencial de los terrenos situados en zona portuaria. Una vez finalizado dicho permiso, la Autoridad Portuaria pidió formalmente a los propietarios de las viviendas que las abandonaran y entregaran las llaves. Mercedes Milá y su hermano Lorenzo fueron los únicos que no aceptaron esta petición puesto que el pasado 20 de septiembre Ana Belén y Víctor Manuel entregaron también las llaves de la finca que poseían en la primera línea del Puerto de Mahón.

Después de varios procesos judiciales en los que solicitaban la suspensión cautelar de la medida, finalmente el Tribunal Supremo dio la razón en agosto de este año a la Autoridad Portuaria, que volvía a reclamar las llaves de sus viviendas sin ningún tipo de indemnización. Con esta acción por parte de los hermanos Milá se pone fin a la batalla judicial por la casa de Mahón. Mercedes, pregonera de las últimas fiestas de la localidad menorquina, ha adquirido una nueva casa en el casco urbano del mismo pueblo que “cumple con todas las normativas de urbanismo”. 

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios