Logo El Confidencial
SE HA EMITIDO UNA ORDEN DE DESAHUCIO

Mercedes Milá vacía su casa expropiada de Mahón pero se resiste a entregar las llaves

Desde que en 2010 caducara la concesión extraordinaria de las parcelas ubicadas en La Solana, ha intentado agotar todas las opciones legales

Foto: La presentadora veraneando en Menorca con su hermano y su madre. A la derecha, vestida de payesa en 'Gran Hermano' (I.C.)
La presentadora veraneando en Menorca con su hermano y su madre. A la derecha, vestida de payesa en 'Gran Hermano' (I.C.)

Guardar en cajas todos los recuerdos de una vida no es tarea fácil. Después de un largo y complicado proceso judicial, Mercedes Milá ha comenzado a hacer la mudanza de su casa de La Solana, municipio menorquín de Mahón. Fue el pasado mes de septiembre, tras dar el pregón de las fiestas del pueblo, al que se siente muy apegada desde hace casi dos décadas.

La presentadora es uno de los últimos propietarios que intentaba evitar la orden de desalojo que dictó la Autoridad Portuaria de Baleares en febrero de este año. Desde que el 22 de diciembre de 2010 caducara la concesión extraordinaria de las parcelas ubicadas en La Solana, Mercedes Milá ha intentado agotar todas las opciones legales para seguir viviendo en su casa. Sin embargo, y después de gastar su última bala, el Tribunal Supremo rechazó su recurso y dio vía libre a la Autoridad Portuaria de Baleares para exigir de nuevo unas llaves que todavía no han sido entregadas.

La existencia de esta residencia familiar se remonta a los años 70. Por aquel entonces, en esta zona, situada junto al puerto pesquero de Mahón, se construyeron, a través de una concesión del Ministerio de Obras Públicas de Franco a la Cofradía de Pescadores de la localidad, varias casetas destinadas exclusivamente a actividades pesqueras. En aquellos años, y después de la contaminación de las aguas del puerto como consecuencia de los vertidos de un colector municipal de aguas residuales, la captura del marisco se suspendió, por lo que los propietarios de esas casetas comenzaron a venderlas de manera ilegal.

Situadas en terreno público propiedad de la Autoridad Portuaria, dos de esas parcelas fueron compradas por Alfonso Milà Sagnier, tío de los hermanos Milá, y otra por el que fuera marido de la presentadora, José Sámano de la Brena, que él mismo transfirió en el año 2000 a la sociedad de Mercedes Milá, Taramparo S.L. También Ana Belén y Víctor Manuel adquirieron una de las casetas además de un terreno anexo.

En 1992, y después de que todas esas edificaciones antes destinadas a la pesca se convirtieran definitivamente en lugar de residencia de varias familias, el Gobierno socialista de Felipe González intentó regularizar la situación de estos terrenos otorgándoles una concesión por 17 años improrrogables, hasta el año 2009. Curiosamente sólo un mes antes de que entrara en vigor la Ley de Puertos del 24 de noviembre de 1992 en la que se prohibía, de forma expresa y concisa, el uso residencial de los terrenos situados en zona portuaria.

Una vez finalizado dicho permiso, la Autoridad Portuaria pidió formalmente a los propietarios de las viviendas que las abandonaran y entregaran las llaves. En febrero de 2010, únicamente tres de los 'propietarios' no acataron la petición. “Se comunicó a todos los dueños y de forma individual la finalización de la concesión. Mercedes Milá, su hermano Lorenzo y Víctor Manuel fueron los únicos que no entregaron las llaves. A partir de ahí, interpusieron alegaciones y varios recursos judiciales con un mismo objetivo”, asegura a Vanitatis una fuente de la Autoridad Portuaria de Baleares. “Ellos pensaban que tenían derecho de permanecer allí”.  

Mercedes Milá y su hermano no entrentregaron las llaves en febrero de 2010 porque creían que tenía derecho a vivir a llDespués de varios procesos judiciales en los que solicitaban la suspensión cautelar de la medida, finalmente el Tribunal Supremo dio la razón en agosto de este año a la Autoridad Portuaria, que volvía a reclamar las llaves de sus viviendas sin “ningún tipo de indemnización”.

Un mes y medio después, los Milá aún no han movido ficha, algo que sí hicieron Víctor Manuel y Ana Belén, que entregaron las llaves en verano. “A día de hoy todavía no hemos recibido las llaves de Mercedes Milá y su hermano. Están ocupando ilegalmente un terreno que no es suyo”, insiste la misma fuente. “Estamos pendientes de una orden de precinto y desahucio de esas viviendas”, añade.

Sin embargo, y a pesar del fin de la concesión, dos de esas casetas han vuelto a gozar de un nuevo permiso. Según la Autoridad Portuaria, “se ha permitido ocupar dos solares de esa zona pero sólo con fines pesqueros” a dos de aquellos propietarios que entregaron las llaves en la fecha inicialmente acordada. Acerca del resto de terrenos, aún no se sabe qué será de ellos. “Aún no hay una decisión tomada sobre qué se va a hacer con ellos”. Sobre si serán derruidos, asegura que “a día de hoy está contemplado pero no sabemos si se ejecutara”.

La versión de Mercedes Milá

Desde que la presentadora tuviera conocimiento de la orden de desalojo de su vivienda, no ha dudado en defender su causa públicamente. En el mes de julio aseguró que iba a continuar veraneando en La Solana y que se negaba en rotundo “a abandonar la isla”. “No me iré de Menorca se ponga como se ponga la Autoridad Portuaria”, aseguró mientras presentaba en Mahón la campaña ‘Doce Meses, Doce Causas’ de Mediaset. “Es mi paraíso, mi lugar, el que más amo. El olor es diferente al de otros lugares del mundo. Llevo 18 años aquí y seguiré luchando. No nos moverán”.

Es un tema muy doloroso y complicado. Sigo al pie de la letra el proceso judicialSólo tres meses después, y ya con la decisión firme del Tribunal Supremo, la actitud de la presentadora sigue siendo combativa. Vanitatis se ha puesto en contacto con ella y, aunque para Milá “es un tema muy doloroso y complicado”, es consciente de la realidad: “Estoy metida en un proceso judicial que sigo al pie de la letra”, dice, sin confirmar o desmentir la información de la Autoridad Portuaria de que ni ella ni su hermano han entregado las llaves de sus viviendas. “No tengo nada más que contestar”, finaliza la conversación telefónica.

Construye una nueva casa

Después de casi dos décadas residiendo en Mahón, Mercedes Milá se resiste a irse de la isla, por lo que ha optado por la solución más sencilla: construirse una casa.

Alejada del puerto pesquero, pero con vistas a él, la presentadora ha adquirido una licencia para reformar y ampliar una vivienda en la localidad que fue otorgada en 2007 cuando aún gobernaba el PSOE en la localidad. “Está situada en el casco urbano de Mahón y esta sí que cumple con todas las normativas de urbanismo”, afirma a este medio el Ayuntamiento de Mahón. “Hasta hace bien poco estaba de obras. Tiene varios pisos y hasta cuatro plazas de garaje”.

La posición del Ayuntamiento de Mahón –ahora en manos del Partido Popular tras 28 años de mandato socialista– sobre el enfrentamiento judicial entre los hermanos Milá y la Autoridad Portuaria no deja de ser sorprendente. A pesar de asegurar que el Consistorio “no tiene competencia sobre ese tema”, lo cierto es que la estética del lugar es algo que les preocupa: “Esa zona no puede quedar en estado de abandono porque, con el tiempo, sólo habrá inmundicia y todo lo que ello conlleva: ventanas rotas, nuevos ‘inquilinos’... Es una cuestión de limpieza y seguridad sanitaria. Hay que tener en cuenta la estética del lugar, que es lo que de verdad importa”. 

Noticias
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios