Begoña Fernández, de secretaria a esposa de Jesús Hermida
  1. Noticias
SE DIVORCIÓ DE SU PRIMERA MUJER EN 1995

Begoña Fernández, de secretaria a esposa de Jesús Hermida

Se conocieron cuando ella, aún en la universidad, realizaba prácticas en el programa de radio del periodista. Su buen hacer la convirtió en su secretaria y años más tarde, tras divorciarse Hermida, se dieron el ‘sí quiero’

Foto: Begoña Fernández junto a Jesús Hermida en 1999 (Gtres)
Begoña Fernández junto a Jesús Hermida en 1999 (Gtres)

Begoña Fernández llora al hombre que admiró y amó desde que era estudiante. Jesús Hermida se ha ido y no ha escrito sus memorias, y eso que se lo habían pedido varias veces distintas editoriales. El único libro que ha dejado escrito se lo prometió a Begoña. Le dejó su historia para ella, escrita a mano, para que haga lo que desee.

Para Jesús Hermida, Begoña Fernández fue en su vida una especie de superwoman, de la que le sedujo esa mezcla de fragilidad y dureza que le acompaña en sus decisiones. No obstante, Begoña fue una mujer totalmente entregada a Jesús. Por ejemplo, llevaba siempre en el bolso un termo de café que Hermida consumía reiteradamente.

Begoña estudió la carrera de Periodismo en la Facultad de Ciencias de la Información. Acudía a clases cuando podía, y cuando lo hacía, pedía los apuntes atrasados. “Ya había empezado a hacer prácticas con Jesús por aquel entonces en la radio y no tenía tiempo para nada. Venía muy poco, estaba en el turno de mañana y siempre iba corriendo”, explica a Vanitatis una compañera de estudios de la periodista. “Cuando Begoña llegaba a clase siempre nos volvíamos todas para mirarla. Nos llamaba la atención cuando llegaba, era como una señora con sus abrigos de pieles, con la tez muy maquillada de oscuro, y con un gesto adusto y preocupado para la edad que teníamos. Y siempre olía a una colonia muy fuerte”.

Begoña Fernández nunca vivió esa etapa en la que los estudiantes iban al bar de la facultad a tomarse unas cervezas con los compañeros y echar unas cartas. La periodista pronto se convirtió en la secretaria perfecta del maestro Hermida, alque todos admiraban en la facultad. Poco a poco, Begoña fue creciendo en el terreno profesional. Y de secretaria paso a la dirección en una carrera meteórica. De hecho, ha sido una de las pioneras en el terreno de la dirección televisiva, en donde las mujeres no abundan.

De secretaria a esposa y mano derecha

A Begoña le tocó luchar contra un entorno familiar que no veía con buenos ojos la relación con 'un hombre casado'y la curiosidad morbosa de una relación 'secretaria-jefe'. No fue fácil y Begoña en muchos momentos de su vida luchó incluso contra su propio corazón. Pero el amor y respeto que ambos se tenían consiguieronque la periodista hiciera la vista gorda a los problemas y, tras el divorcio de Jesús Hermida y María Nieves, ambos se casaron en una ceremonia civil en 1999. El tenía 62 años y ella, 36. Y hasta que falleció este lunes, los dos vivían juntos, rodeados de perros y gatos, que los tenían a decenas, en esa casa de retiro a treinta kilómetros de Madrid donde salían al campo, paseaban, leían y oían música.

Cuando enmayo de 2002 Jesús Hermida fue nombrado director de Antena 3 Televisión, cadena a la que había estado vinculado casi desde su nacimiento, Begoña Fernández fue realmente el brazo ejecutor de todos los proyectos del periodista. Esta andadura duró solo un año, pues dejó el cargo en octubre de 2003. Al año siguiente se incorporó a Castilla-La Mancha TV para presentar la segunda edición de las noticias. Luego vinieron proyectos más lightcomo La imagen de tu vida o La tele de tu vida, un espacio sobre los 50 años de la historia de TVE.

Begoña, que siempre fue muy discreta en su relación, era 'temida'en el plano profesional. Cuando empezó a dirigir los castings de los programas, “los 'chicos y chicas Hermida' la temían. Era dura, su expresión de enfado era proverbial, y si algo no salía bien en el equipo, bufaba, torcía el morro y daba un manotazo a su melena y decía que pasara el siguiente”, cuenta a Vanitatis una de las 'chicas Hermida' a la que ordenó cortarse la melena si quería formar parte del programa.

Nieves, la madre de sus hijos

Jesús Hermida conoció a Nieves, la madre de sus hijos, a los 16 años. Fue como los amores de entonces. Jesús la conoció en Huelva y el corazón le dio un vuelco. La joven solo vivió un año en la ciudad onubense, pero a él le tocó tanto el corazónque siguió los pasos de la chica y se fue a Madrid para estar más cerca de ella. De esa época el periodista recordaba que trabajó en lo que pudo. “Ahorró 300 pesetas y se marchó en tren”. Llegó con la maleta cargada de ilusiones y allí encontró trabajo como albañil y, después, como administrativo.

Con el dinerillo que ganaba se matriculó en la facultad de Filosofía y Letras. En 1957, publicó su primer trabajo periodístico en la revista Signo y, poco después, se matriculó en la vieja Escuela Oficial de Periodismo, instalándose en un colegio mayor para estudiantes trabajadores, donde muchas chicas se le acercaban. Su casi metro ochenta de estatura, su delgadez y sus ojos vivarachos le hacían uno de los hombres mas apuestos del recinto estudiantil. Pero él solo tenía ojos para Nieves. Y ella para él, que le tricotaba guantes y bufandas, y le llevaba bocadillos.

Periodismo Jesús Hermida
El redactor recomienda