Logo El Confidencial
cesiones nobiliarias

'Juego de tronos' en la Casa de Alba: Brianda Fitz-James Stuart, la primera en 'caer'

El segundo hijo de la duquesa de Alba ha cedido dos de sus títulos nobiliarios a sus hijos. A la espera de que Carlos Fitz-James Stuart se convierta en duque de Alba, ¿cómo queda el organigrama familiar?

Juego de Tronos en la Casa de Alba

Si Liria es a la difunta Cayetana Fitz-James Stuart lo mismo que Eddadr Stark a Invernalia, resulta que en la Casa de Alba, como en la célebre serie Juego de tronos, también hay baile de títulos entre sus míticas estirpes ducales. Hace unas semanas, el duque de Huéscar, Carlos Fitz-James Stuart (66 años), solicitó 36 títulos nobiliarios inherentes a su condición de dueño y señor de la mencionada casa. Por todos ellos deberá abonar al Estado un total de 46.984 euros.

Pero el que se convertirá en el decimonoveno duque de Alba no es el único que ha abierto el melón de la sucesión. Su hermano Alfonso Martínez de Irujo (64), el poseedor de una importante nómina de títulos adscritos a la Casa de Híjar, ha decidido ceder a sus dos hijos dos distinciones. En un plazo de escasos 30 días “si no hay nadie que presente objeción alguna”, tal y como ha aparecido publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE), su primogénito Luis Martínez de Irujo y Hohenlohe (36) recibirá el título de duque de Aliaga con Grandeza de España. Para el segundo, Javier (33), ha dispuesto que herede el título de marqués de Almenara.

A pesar de que con esta distribución el segundo hijo de Doña Cayetana no se quedará sin títulos –mantendrá el ducado de Híjar (con Grandeza de España), los condados de Aranda y de Palma del Río, el marquesado de Orani y los condados de Ribadeo y Guimerá–, es cierto que su persona no aglutina todos los pertenecientes a la también célebre casa de Híjar. Fue el padre de la difunta duquesa de Alba quien dispuso que su nieto Alfonso ostentara todas estas distinciones. Pero no fue del todo así.

Los otros Híjar

De esta rama ducal son también el condado de Salvatierra –cuyo poseedor es Cayetano Martínez de Irujo (52)– y el marquesado de San Vicente del Barco, de Fernando Martínez de Irujo (55), el único hijo soltero de doña Cayetana.

Tal y como ha podido desglosar Vanitatis, después de la cesión de títulos por parte de Alfonso Martínez de Irujo, el resto de nietos entrarían a formar parte del Juego de tronos a la hora de heredar los títulos de sus progenitores. En primer lugar, por tradición, Carlos Fitz-James Stuart debería cederle su ducado más querido (el de Huéscar) a su primogénito Fernando. A su segundo vástago, Carlos, podría darle cualquier título menos el de duque de Alba.

Cayetano Martínez de Irujo distribuiría sus dos títulos –el ducado de Arjona y el condado de Salvatierra– entre sus mellizos Luis y Amina de la forma que él prefiera. Cayetana, la hija del torero Fran Rivera y Eugenia Martínez de Irujo no tendrá problemas: al ser hija única recibirá la distinción que ostenta su madre: el ducado de Montoro.

Brianda Fitz-James Stuart sería la peor parada. Para ella, como en la serie, "se acerca el invierno (de títulos y señoríos)". Su padre, Jacobo, solo posee una distinción: la de conde de Siruela que, a todas luces, recaerá en su primogénito. Por ello, en esta suerte de Juego de Tronos, la nieta de la duquesa sería la primera en caer. Solo un hombre la salvaría: su tío Fernando Martínez de Irujo. Si él 'se apiadara' de ella y dispondría otorgarle el marquesado de San Vicente del Barco en un futuro.  

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios