Logo El Confidencial
este sábado en sevilla

La puesta de largo de los hijos de Francesca Thyssen reúne a los cachorros de la jet

Eleanora, Ferdinand y Gloria, los hijos de Francesca Thyssen y Carlos de Habsburgo, archiduques de Austria, fueron, junto con estos, los anfitriones del gran baile organizado en Casa Pilatos

Foto: Francesca Thyssen y Carlos de Habsburgo junto a sus hijos (Gtres)
Francesca Thyssen y Carlos de Habsburgo junto a sus hijos (Gtres)

Eleanora, Ferdinand y Gloria,los hijos de Francesca Thyssen y Carlos de Habsburgo, archiduques de Austria fueron, junto con sus padres, los anfitriones del gran baile organizado en Casa Pilatos, el palacio de los Medinaceli. Como anticipó Vanitatis, se trataba de disfrutar de un fin de semana completo en Sevilla con actividades tan variadas como la cena de gala o un almuerzo campero con espectáculo de caballos andaluces en la finca propiedad de Francesca. Además de ser coleccionista y experta en arte contemporáneo, la hija del barón Thyssen cuenta entre sus propiedades con Almadén de la Plata, una finca en la sierra donde cría caballos. De ahí que eligiese Sevilla como ciudad para festejar a sus tres hijos y a los cachorros de la jet internacional que mantienen esa amistad endogámica en la que se relacionan solo entre ellos. Francesca se vistió de azul con falda abullonada y las hijas, de blanco estilo vestal la mayor y Gloria de rosa con la parte superior cuajada de cristales que parecían diamantes.

Luis Medina durante la celebración (Gtres)
Luis Medina durante la celebración (Gtres)

El sábado por la noche, el palacio de los Medinaceli abrió sus puertas para cerca de doscientos invitados, la mayoría de ellos gente joven de similar edad a la de los hijos Habsburg, aunque también hubo amistades de los padres. Entre los primeros, estaban Boris y Beltrán, los hijos de Miriam Ungría. Boris, que estudia en Austria, es amigo de Ferdinad y Gloria, a los que trata regularmente. También estuvieron sus primos, los hijos de Kubrat y Carla Royo, y los de Constantin y María García de la Rasilla, Luis Medina, Simoneta Gómez Acebo y su hijo Beltrán, José Antonio Ruiz Berdejo, Enrique Moreno de la Cova, Cristina Ybarra, Luis Medina, Rocío Peralta y Cayetano García. La hija del rejoneador Rafael Peralta y Mámer Revuelta, diseñadora de trajes de flamenca que utilizaron algunas de las invitadas en la fiesta campera del viernes, llamó la atención con un espectacular diseño en rojo pasión.

El Gran Sevilian Ball, nombre con el que aparecía el evento en la convocatoria, tuvo una puesta en escena muy llamativa con temática del tipo Las mil y una noches. Mientras los invitados llegaban, se sirvió un aperitivo en uno de los jardines del palacio a base de jamón, lomo, queso y productos andaluces. Hubo champán a demanda y vinos reserva. Se había recreado un espacio mágico con personas reales colocadas estratégicamente como esculturas griegas, luces que cambiaban de color y sonido de pájaros y agua.

Francesca Thyssen minutos antes de entrar en la celebración (Gtres)
Francesca Thyssen minutos antes de entrar en la celebración (Gtres)

La cena, servida por el restaurador Alfonso, tuvo lugar en el patio central con mesas imperiales y redondas cubiertas de manteles morados y sillas doradas. Con una decoración de farolillos morunos, flores de colores rosas, amarillas, naranja colocadas en pequeños jarrones de cristal y sillas doradas. El menú consistió en roast beef con granada y cuscús. De postre, hubo helado con pasas al aroma Pedro Ximénez. Cuando finalizó la cena, los jóvenes pasaron a las antiguas caballerizas, donde se había instalado la discoteca y la barra libre. El patio central quedó para los mayores y para los que quisieran tomar el fresco. A medianoche, se servían pulgas de embutido, mini hamburguesas, palos de queso… unos tentempiés para aguantar hasta la madrugada.

Así quedaron las mesas organizadas para el evento (Vanitatis)
Así quedaron las mesas organizadas para el evento (Vanitatis)

La Casa Pilatos se construyó entre los siglos XV y XVI y combina la arquitectura gótica, mudéjar y renacimiento. El palacio, que ahora regenta a través de la fundación Casa Ducal de Medinaceli el hermano pequeño del desaparecido duque de feria, el duque de Segorbe, se ha convertido en un reclamo para organizar bodas y puestas de largo. Esta celebración ha vuelto a ponerse de moda entre las jóvenes de la alta sociedad con padres que estén dispuestos a pagar como mínimo 18.000 euros cuando las hijas llegan a su mayoría de edad. En la fiesta de los Thyssen el coste total superaría los 40.000 euros

Carlos de Habsburgo, Francesca Thyssen y sus hijos entrando a la Casa Pilatos (Gtres)
Carlos de Habsburgo, Francesca Thyssen y sus hijos entrando a la Casa Pilatos (Gtres)

 

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios