Logo El Confidencial
UNA EXPOSICIÓN DE ARISTAS PERUANOS

María Porto, Preysler y los Foster, unidos por amor al arte (peruano)

El matrimonio formado por Eduardo y Mariana Hochschild, una de las grandes fortunas de Perú estimada en 2.200 millones de dólares según la revista 'Forbes', presentaron su colección

El matrimonio formado por Eduardo y Mariana Hochschild, una de las grandes fortunas de Perú estimada en 2.200 millones de dólares según la revista 'Forbes', presentó en Madrid su impresionante colección de pintura en la Sala Alcalá 3, propiedad de la Comunidad. Era la primera vez que las 66 piezas salían de su país con destino a Europa. La capital de España se convertía así en el centro neurálgico de un arte peruano poco conocido en Europa. De ahí que la iniciativa de los Hochschild sirva como atractivo cultural durante un mes.

Lo curioso es que la muestra está coordinada por la marchante y exdirectora de la galería Marlborough María Porto, mujer de Álvarez Cascos. El político quiso apoyar a su pareja y acudió a la exposición acompañado de su hijo Alfonso, el mayor de los que tuvo con Gema Ruiz Cuadrado. El joven es una fotocopia de su padre y no quiso perderse la exposición, que contó también con la presencia de la mayoría de los artistas peruanos cuya obra se exponía.

Eduardo Hochschild (Gtres)
Eduardo Hochschild (Gtres)

El viaje de todos ellos más el alquiler de la sala y la posterior cena en la sede que preside Cristina Cifuentes fueron costeados por los mecenas Hochschild. El matrimonio se acompañó de tres de los chefs más importantes de su país, que se encargaron de servir la cena posterior al estreno pictórico, al que también estaban invitados Cifuentes y Jaime de los Santos, director de la Oficina de Cultura y Turismo de la Comunidad. No faltaron nombres conocidos relacionados con el arte como Norman Foster y Elena Ochoa; los hijos de Ana Gamazo y Juan Abelló, dueños de grandes obras de arte que fueron expuestas hace dos años en el palacio de Cibeles; Kareen y Carolina Hachuel; Konstantin de Bulgaria, y representantes de las grandes familias peruanas y venezolanas que viven en España.

Ana Botella (Vanitatis)
Ana Botella (Vanitatis)

Amigos y conocidos como Ana Botella, Carolina Adriana Herrera, que quiso apoyar a su amigo el fotógrafo y artista Mario Testino, con obra expuesta entre otros muchos. No podía faltar Mario Vargas Llosa, que ha participado en varias ocasiones en los seminarios culturales organizados por el anfitrión. Acudió con Isabel Preysler, que por una vez no se convirtió en la protagonista de la reunión ni opacó a la mecenas Marina Hochschild, una mujer encantadora, bellísima y experta en arte peruano, además de abogada de reconocido prestigio. Su hija Alexia, de 21 años, que estudia periodismo en Madrid, está muy implicada en la colección familiar.

Mario Testino con Carolina Adriana Herrera (Vanitatis)
Mario Testino con Carolina Adriana Herrera (Vanitatis)

Según contaba María Porto, “hay un texto suyo en el catálogo. Es una exposición única con verdaderas joyas que por primera vez se muestran fuera de Perú. Y ha sido difícil la selección, pero creo que lo hemos conseguido”, explicaba la pareja de Álvarez Cascos. El que fuera ministro del PP prefirió pasearse por las salas y obvió cualquier pregunta relacionada con la actualidad como la sentencia del caso Nóos y la absolución de la infanta Cristina. Tampoco quiso referirse a la manera de gobernar de su antiguo jefe, Mariano Rajoy: “Aquí estoy para disfrutar de la exposición. De lo único que hablo es de Asturias y la manera de mejorar la vida de mis paisanos. De los demás nada de nada”. Mientras hacía esta aclaración, su hijo Alfonso sonreía. Valía más la pena leer su lenguaje corporal, que transmitía algo parecido a “él es así”.

Marina Hochschild con María Porto y la galerista Soledad Lorenzo
Marina Hochschild con María Porto y la galerista Soledad Lorenzo

Coincidiendo con las fechas de apertura de la feria de ARCO, que tiene este año como país invitado Argentina, los mecenas peruanos demostraron gran generosidad porque tanto la exposición como todo lo que rodea esta muestra corre a su cargo. A diferencia de otros coleccionistas privados que almacenan obras, Eduardo Hochschild, ingeniero mecánico y físico, asegura que “el arte está para disfrutarlo y si no, no lo compro. Todo lo que tengo está en mis casas y en las oficinas de mi empresa. No entiendo que no esté expuesto”. El dueño de las cementeras más importantes de Perú tiene una relación muy directa con los artistas: “Todo los años, el 26 de diciembre, reúno a todos los artistas y los invito a comer. Cuando empecé con esta costumbre éramos 20 y ahora más de doscientos”.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Noticias

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios