UN INGREDIENTE PARA TUS PLATOS

7 deliciosas recetas, dulces y saladas, con yogur

Desnatados o enteros, con sabor a frutas o naturales, griegos, con o sin azúcar, líquidos o con textura de mousse, con galletas, muesli, con trozos de fruta, con cacao, soja, frutas tropicales e incluso sabor a tarta de queso... Y tan útiles para cocinar

Foto: Un simple yogur... y cuántas cosas se pueden hacer con él
Un simple yogur... y cuántas cosas se pueden hacer con él

Elegir un yogur en los lineales del súper es toda una aventura hoy en día. Pero en sus variedades más tradicionales, el yogur natural y el griego, es un excelente ingrediente en la cocina.

El yogur, que no es más que leche fermentada, es uno de los alimentos más reconocidos por sus beneficios para la salud. Tiene una enorme capacidad para mejorar la digestión y regenerar la flora intestinal. Es fuente de proteínas de alto valor biológico, calcio, fósforo, magnesio, vitaminas del grupo B, además de vitamina A y D. El yogur se digiere más fácilmente que la leche, ya que la fermentación transforma la lactosa en ácido láctico. Y lo más importante: está delicioso.

Un alimento milenario y de total actualidad
Un alimento milenario y de total actualidad

En las gastronomías de Oriente Medio, India, Turquía o Grecia, el yogur es un ingrediente fundamental. Aquí cada vez se emplea más en la cocina… especialmente en repostería, ya que permite hacer dulces nutritivos y saludables, con muchas menos calorías. También se emplea para marinar carnes y para crear salsas ligeras tan cremosas como las elaboradas con nata. Incluso con su versión más calórica, el yogur griego, el resultado es de recetas más ligeras.

Bizcocho de yogur y limón con semillas de amapola

Es el bizcocho más popular, modernizado con las semillas de amapola, pero elaborado como siempre lo han hecho nuestras madres, empleando como medida el propio yogur.

Bizcocho de limón
Bizcocho de limón

Ingredientes:

3 huevos grandes
1 yogur natural
1 medida del yogur de azúcar
3 medidas del yogur de harina
1 medida del yogur de aceite de girasol
1 medida del yogur de leche
1 sobre de levadura
La ralladura de 1 limón
1 cucharada de semillas de amapola
Elaboración:
1. Colocar en un bol amplio el yogur, el azúcar y el aceite y mezclar bien.
2. Separar las claras de las yemas e incorporar estas últimas al bol del yogur, junto con la ralladura de limón, la leche y las semillas de amapola. Volver a mezclar.
3. Añadir poco a poco la harina y la levadura previamente tamizadas. Ir mezclando hasta que queden totalmente integradas.
4. Aparte, batir las claras a punto de nieve, hasta que se formen picos. Añadir las claras a la masa con cuidado, con movimientos envolventes, para que no se bajen las claras.
5. Verter la masa en un molde engrasado y meter en el horno, ya precalentado a 180°C a media altura. Hornear durante 30 minutos. Para saber si el bizcocho está hecho, pinchar con un palillo. Cuando el bizcocho está bien hecho, el palillo saldrá limpio. Eso sí, no abrir la puerta del horno hasta el final, o el bizcocho podría ‘bajarse’.

Postre de yogur, fresas y crumble

Un postre goloso... pero ligero. Ideal para estos días de excesos. Y lo mejor, muy sencillo de elaborar.

Postre de yogur, fresas y crumble
Postre de yogur, fresas y crumble


Ingredientes para 4 personas:
200 g de fresas
2 yogures griegos
200 g de nata para montar
120 g de galletas
50 g de mantequilla
30 g de almendra molida
30 g de azúcar moreno
1 cucharada de azúcar
1 cucharada de vinagre balsámico de Módena

Elaboración:
1. Para hacer el crumble, triturar con ayuda de la batidora las galletas hasta reducirlas a polvo.
2. Mezclar la almendra molida, la mantequilla y el azúcar moreno.
3. Repartir la mezcla en una bandeja de horno cubierta con papel sulfurizado. Hornear a 180°C durante 7 minutos. Sacar la preparación, remover y volver a hornear otros 5 minutos. El crumble debe quedar roto, como una especie de harina gruesa. Dejar enfriar.
4. Montar la nata –que debe estar bien fría– hasta obtener una textura cremosa. Mezclar con el yogur griego.
5. Lavar las fresas y partirlas en trozos.
6. Poner en un bol el azúcar con el vinagre balsámico de Módena. Añadir las fresas previamente lavadas y partidas, para que se impregnen bien.
7. Para montar este postre de yogur, fresas y crumble, en el vaso o copa elegidos, ir alternando capas de crumble, fresas, yogur… terminando siempre con yogur. Reservar en la nevera.

Batido de chocolate con muesli y frambuesas

Ahora que tan de moda están los smoothies, los batidos tradicionales elaborados con yogur ganan enteros. También se pueden elaborar con yogur batidos detox con verduras, pero en este caso optamos por una versión dulce, ideal para el desayuno.

Batido de chocolate con muesli y frambuesa
Batido de chocolate con muesli y frambuesa

Ingredientes para un vaso grande:
200 g de yogur natural o con sabor a vainilla
200 ml de leche
1 cucharilla de cacao en polvo
1 cucharilla de azúcar
1 cucharada de muesli
2 frambuesas

Elaboración:
1. Meter en el congelador el yogur 1 hora antes de preparar la receta.
2. Poner en el vaso de la batidora el yogur, la leche, el cacao en polvo y el azúcar y triturar bien hasta que la mezcla esté esponjosa.
3. Verter la preparación en un vaso grande y esparcir por encima el muesli y una o dos frambuesas.
4. Se puede sustituir el muesli por algún fruto seco picado, como avellanas o pistachos.

Salsa tzatziki

El tzatziki es una salsa típica de las cocinas griegas y turca, aunque se elabora en todo Oriente Medio. Es ideal para acompañar el falafel y platos de carne especiadas, como el kebab.

Salsa tzatziki
Salsa tzatziki

Ingredientes:
2 yogures griegos
Medio pepino
1 diente de ajo
El zumo de medio limón
Aceite de oliva virgen extra
8 hojas de menta fresca
Sal
Pimienta negra
Elaboración:
1. Pelar el pepino y rallarlo con un rallador fino. Colocar el resultado en un colador amplio, añadir sal y dejar escurrir su agua durante 10 o 15 minutos.
2. Colocar el yogur en un bol y añadir el zumo de limón, sal y pimienta negra recién molida.
3. Pelar el ajo, partir por la mitad para retirar el germen y machacar en el mortero.
4. Añadir el ajo y el pepino al bol del yogur.
5. Picar las hojas de menta bien finas y añadir a la salsa. Mezcla bien hasta que todos los ingredientes estén bien integrados. Terminar con un chorro de aceite de oliva virgen extra.

Crema fría de remolacha o borscht

La sopa tradicional rusa, y del resto de países exsoviéticos, como Ucrania, se moderniza en este caso para servirse fría en forma de crema. Originalmente, en Rusia se aderezaba el borscht con un tipo de yogur denominado ‘smietana’, elaborado con nata y suero de mantequilla.

Sopa fría de remolacha
Sopa fría de remolacha

Ingredientes para 4 personas:
2 carcasas de pollo
2 zanahorias
1 puerro
1 cebolleta
1 nabo pequeño
1 rama de perejil
5 remolachas frescas
2 yogures naturales
Cebollino

Elaboración:
1. En primer lugar se elabora un caldo. Para ello, poner a cocer en 2 litros de agua las carcasas de pollo, con las verduras perfectamente limpias, peladas y partidas en trozos, es decir, la zanahoria, el puerro, la cebolleta, el nabo y la rama de perejil. Sazonar.
2. Cocer durante 35 o 40 minutos o hasta que haya reducido a 1 litro y medio. Colar y reservar.
3. Aparte, poner a cocer las remolachas peladas en abundante agua con sal hasta que estén tiernas. Para comprobar si están bien cocidas, pinchar con un cuchillo. Escurrir.
4. Dejar enfriar ligeramente las remolachas. Cuando estén tibias, partir en trozos y añadir al caldo de verduras.
5. Añadir los trozos de remolacha al caldo de verduras y triturar. Pasar por el chino para obtener una crema fina. Añadir el yogur y probar para rectificar de sal si fuera necesario. Reservar en la nevera.
6. Servir fría con una cucharada más de yogur por encima. Espolvorear un poco de cebollino picado, una pizca de eneldo picado muy menudo y, si gusta, un rabanito picado.

Berenjenas a la griega

Una receta sencilla, saludable y ligera, con el carácter mediterráneo griego y alguno de sus productos más populares, como son la berenjena, el queso feta y el yogur.

Berenjenas a la griega
Berenjenas a la griega

Ingredientes para 4 personas:

2 berenjenas
Aceite de oliva virgen extra
Media granada
2 yogures griegos
50 g de queso feta
El zumo de medio limón
Sal
Pimienta negra
Varias hojas de albahaca

Elaboración:
1. Partir por la mitad, longitudinalmente, las berenjenas. Hacer cortes sobre la carne y untar generosamente con aceite de oliva virgen extra. Envolver en papel de aluminio cada mitad y meter en el horno, precalentado a 190°C. Hornear durante 35 o 40 minutos.
2. Pasado ese tiempo, sacar del horno y dejar atemperar.
3. Pelar la granada y sacar todos sus granos.
4. Mientras tanto, preparar la salsa. Para ello, triturar el yogur griego junto con el queso feta. Poner en un bol y añadir el zumo de limón, sal y pimienta negra recién molida. Incorporar también la albahaca picada.
5. Desenvolver las berenjenas del papel de aluminio y untar generosamente con la salsa de yogur. Añadir por encima los granos de la granada y terminar con un poco más de pimienta y un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Pollo a la mantequilla

Los lácteos, fundamentalmente el yogur y el queso fresco, son la principal fuente de proteínas en la India y una excepcional forma de suavizar las comidas picantes. Este pollo a la mantequilla, butter chicken o murg makhni, es una de las recetas más populares.

Pollo a la mantequilla
Pollo a la mantequilla

Ingredientes para 4 personas:
1 kg de muslos de pollo
250 g de yogur griego
1 cebolla
2 dientes de ajo
Un trozo de unos 4 cm de jengibre
1 chile rojo fresco
3 cucharillas de garam masala
1 cucharilla de cúrcuma
60 g de mantequilla
125 ml de tomate natural triturado
125 ml de nata para cocinar
60 g de mantequilla
1 cucharilla de azúcar
1 cucharada de comino
Sal
Pimienta negra
Zumo de 1 limón
Cilantro fresco

Elaboración:
1. Salpimentar el pollo y rociarlo con el zumo de limón.
2. Triturar la cebolla, la guindilla roja (con o sin semillas según guste el picante), el ajo, la mitad del jengibre, el yogur. Añadir 2 cucharillas de garam masala y la cúrcuma. Colocar esta marinada en un bol amplio e introducir el pollo. Cubrir con plástico film y guardar en la nevera al menos durante 4 horas, aunque también se puede preparar la noche previa.
3. Precalentar el horno a 220°C y asar el pollo, bien escurrido de su marinada, durante 30 minutos.
4. Mientras, acercar al fuego un cazo con la mantequilla. Cuando se haya derretido, añadir el puré de tomate y la otra mitad del jengibre rallado. Incorporar el azúcar para corregir la acidez, la nata, la marinada del pollo, 1 cucharilla de garam masala y el comino. Cocinar durante 5 minutos. Si se queda muy seco o espeso, se puede añadir un poco de agua.
5. Incorporar el pollo y cocinar a fuego suave otros 5 minutos. Servir con unas hojas de cilantro por encima.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos sobre moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Gastronomía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios