Logo El Confidencial
LA CITA DEL AÑO

Tatuajes vs. tiaras: Sofía y Magdalena de Suecia brillan en los Nobel

Una de rosa y otra de azul, pero ambas impecables con los diseños escogidos y tirando de las joyas de la colección real, con las que han brillado aún más

Foto: Magdalena y Sofía de Suecia, en la ceremonia de los Premios Nobel. (Getty)
Magdalena y Sofía de Suecia, en la ceremonia de los Premios Nobel. (Getty)

Vuelta a casa y a lo grande. Es lo que ha hecho Magdalena de Suecia, que, a pesar de vivir en Miami, no puede perderse un cita tan importante como la ceremonia de los Premios Nobel, sin duda la fecha más importante del año en el calendario sueco. Eso sí, ha acudido sin su marido, Chris O´Neill, y acompañando a su hermano, Carlos Felipe, y la princesa Sofía, en la primera fila de la Sala de Conciertos de Estocolmo, donde cada año tiene lugar la cita. Ha sido un auténtico duelo de estilo y belleza para el que nosotros ya tenemos un veredicto: empate.

Una de azul y otra de rosa, las dos han estado deslumbrantes con los estilismos escogidos, con diseños muy parecidos que daban un gran protagonismo a los hombros y la espalda, dejándolos al descubierto. Coincide, además, que la princesa Sofía lleva un tatuaje en la parte alta de la espalda, casi en la nuca, por lo que el dibujo, que habitualmente queda oculto por la ropa y el pelo, contrastaba con las impresionantes joyas, a juego con el azul turquesa de su vestido, un diseño adaptado a su figura de la diseñadora sueca Emelie Janrell, apostando así por la moda patria.

La princesa Sofía, en la ceremonia de los Premios Nobel, este martes. (Cordon Press)
La princesa Sofía, en la ceremonia de los Premios Nobel, este martes. (Cordon Press)

Una vez más, Sofía ha escogido su tiara favorita, la que sus suegros le regalaron para su boda. No es la que tiene más valor, pero sí la de más significado, y es rara la ocasión en la que no se presenta con ella. Es una pieza versátil, ya que el diseño original está rematado por pequeñas esmeraldas, pero que pueden intercambiarse por perlas u otro tipo de piedras preciosas. En esta ocasión, y para combinarlo con el color del vestido, la diadema tenía pequeñas turquesas, a conjunto con los pendientes, también con turquesas en forma de enorme lágrima.

Por su parte, u cuñada, la princesa Magdalena, sí ha tirado de joyero real, escogiendo una de las tiaras familiares más valiosas. Se trata de la tiara Kokoshnik de aguamarina, una exclusiva pieza cuyo valor se estima -aunque no se puede calcular con exactitud- en medio millón de euros, ya que está compuesta por cinco aguamarinas de diferentes tamaños engarzadas en un entramado de diamantes, la misma piedra preciosa de los pendientes, los llamados 'de charretera' y que son una de las joyas preferidas tanto de ella como de su hermana, la princesa Victoria. Aunque lo cierto es que no le han hecho falta muchas joyas para brillar con su vestido, ya que ha dado todo un golpe de efecto con el color rosa y el corte palabra de honor.

La princesa Magdalena, en la ceremonia de los Premios Nobel, este martes. (Cordon Press)
La princesa Magdalena, en la ceremonia de los Premios Nobel, este martes. (Cordon Press)

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios