Logo El Confidencial
MALOS HUMOS

Letizia, Juan Carlos, Harry, Isabel II... Cuando los royals perdieron los estribos

Tanto en la familia real británica como en la española, recordamos enfados inesperados y pérdidas de nervios completamente espontáneas

Foto: La reina Isabel II y la reina Letizia, en una imagen de archivo. (EFE)
La reina Isabel II y la reina Letizia, en una imagen de archivo. (EFE)

La guerra abierta entre el príncipe Harry y Meghan Markle con algunos medios británicos viene de lejos. La presión mediática fue, de hecho, uno de los motivos que la pareja esgrimió para justificar su salida de la familia real.

Hace una semana, los Sussex dieron un nuevo -y decisivo- paso en su enfrentamiento con la prensa británica. La pareja envió una carta a cuatro conocidos tabloides británicos para anunciarles que, a partir de ahora, no habrá ningún tipo de colaboración con estas cabeceras como tampoco con sus periodistas. Concretamente, los medios a los que afecta son el 'Daily Mail', el 'Express', el 'Mirror' y 'The Sun'.

[LEA MÁS: Harry y Meghan, el drama oculto de su historia que podría condenarles de por vida]

La carta de los Sussex contenía un discurso claro contra estos tabloides, emitido, eso sí, de una manera muy meditada y correcta. Pero no siempre los royals han reaccionado ante un enfado con ese nivel de educación que se espera de ellos. El propio Harry, después de que Meghan desvelara en unas declaraciones sorprendentes ante una cámara en África el dolor que había sentido ante las críticas de la prensa, perdió los estribos ante una periodista.

El príncipe Harry y Meghan Markle. (EFE)
El príncipe Harry y Meghan Markle. (EFE)

El príncipe había enviado esa misma semana un comunicado comparando a su esposa con su madre y el acoso que esta sufrió, y asegurando que la prensa amarillista británica se cebaba con ella un día tras otro. Dos días después, Harry acudió a un acto oficial en Malaui, donde estuvo conversando con jóvenes desfavorecidos. Fue mientras se dirigía al coche cuando el príncipe Harry protagonizó un encontronazo con una periodista que tan solo le estaba trasladando una cuestión sobre el acto. Rhiannon Mills, de Sky News, se acercó a Harry para saber más acerca del evento. "Con esta breve conversación, ¿qué esperas conseguir?", le preguntó la periodista al príncipe, a lo que él, con una leve sonrisa y tono sarcástico, le dijo: "¿Qué? Pregúntales a ellos".

La reportera siguió intentando conseguir una respuesta por parte del duque: "¿Es por eso que es importante que vengas a hablar con ellos?", continuó. Y ya fue cuando Harry perdió los nervios y tajante le cortó: "Rhiannon, no te comportes de esta manera". Acto seguido se subió al coche y se marchó.

El príncipe Harry, en su acto oficial en Malaui en octubre de 2019. (Getty)
El príncipe Harry, en su acto oficial en Malaui en octubre de 2019. (Getty)

No es el único miembro de la familia real británica que ha protagonizado un enfado espontáneo. La mismísima Isabel II ha demostrado que no siempre es perfecta. Durante una sesión de fotos en 2007 con la famosa fotógrafa Annie Leibovitz, el 'Daily Mail' desveló que Leibovitz le pidió a la reina que se quitara la corona para un retrato oficial. Las cámaras de la BBC captaron el momento de la conversación en la que Leibovitz le dijo a Isabel II que la foto "se vería mejor sin la corona porque la túnica es muy…". Pero la reina le interrumpió y le respondió: "¿Menos elegante? ¿Qué crees que es esto? No voy a cambiar nada. Ya me he vestido así bastantes veces, muchas gracias". Acto seguido se giró y se marchó.

No fue la única vez que la reina de Inglaterra perdió los estribos. “En Windsor Great Park, la reina estaba mirando al príncipe Felipe conduciendo un carruaje. Sin embargo, su diversión fue interrumpida por una multitud de fotógrafos curiosos que se pusieron en medio”, explican en el documental 'HM The Queen: A Remarkable Life' en el que se ve cómo Isabel II les hace un gesto con la mano para que se aparten mientras les grita: "¿Os importa?".

Isabel II en Windsor Great Park, en una imagen de archivo. (Getty)
Isabel II en Windsor Great Park, en una imagen de archivo. (Getty)

En nuestro país, también tenemos ejemplos de enfados inesperados por parte de miembros de la familia real. Los de Letizia han sido los más comentados. Su famoso rifirrafe con la reina Sofía en la catedral de Palma de Mallorca ya ha quedado para la posteridad. Letizia se interpuso entre su suegra y un fotógrafo cuando la reina Sofía trataba de fotografiarse junto a sus nietas, Leonor y Sofía.

Otro enfado de Letizia que no tardó en hacerse viral fue el que le provocó un miembro de su seguridad cuando, frente a una multitud de ciudadanos que querían saludar a la Reina de cerca, Letizia tropezó. "Casi me caigo. No me has avisado del escalón", espetó a su escolta.

Letizia, junto a su escolta en el momento del tropezón. (Limited Pictures)
Letizia, junto a su escolta en el momento del tropezón. (Limited Pictures)

Pero para histórico, el enfado que el rey Juan Carlos protagonizó en 2007. Ocurrió durante la XVII Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y el objeto de su ira fue Hugo Chávez. José Luis Rodríguez Zapatero estaba echando en cara al presidente venezolano los términos en los que se había referido a José María Aznar, pero Hugo Chávez le interrumpía una y otra vez. Fue entonces cuando el rey Juan Carlos, harto, estalló, gritando aquel famoso "¿Por qué no te callas?".

Las hijas de los eméritos también han demostrado en público el mal humor que pueden llegar a tener. Hace un año, la infanta Elena hizo gala de él en la estación del AVE. A su llegada a Sevilla, la hermana del rey Felipe VI expresó su descontento al ver a los reporteros, con dos contundentes expresiones: ”¡Gentuza!” y ”¡Qué coñazo!”.

La infanta Elena, en una imagen de archivo. (EFE)
La infanta Elena, en una imagen de archivo. (EFE)

La infanta Cristina, por su parte, también cargó su ira contra la prensa. En 2012 y en medio del escándalo por el caso Nóos, al ser abordada por una reportera televisiva en un supermercado de Washington, la esposa de Iñaki Urdangarin se mostró molesta: "Estamos intentando llevar una vida normal y ustedes no nos dejan, ese es el problema que tenemos. Lo que quiero es que me dejen vivir tranquila". "¿Usted cree que se puede vivir así?", le espetó.

Casas Reales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios