Olivia de Havilland, pieza clave en el amor de Grace Kelly y Rainiero: así fue su primera cita
  1. Casas Reales
PRINCIPADO MONEGASCO

Olivia de Havilland, pieza clave en el amor de Grace Kelly y Rainiero: así fue su primera cita

Olivia y su marido planearon en un tren la primera cita de la actriz y el príncipe. Nunca imaginaron que ambos protagonizarían, tiempo más tarde, la boda del siglo

Foto: Fotografía del compromiso de Grace Kelly y el príncipe Rainiero de Monaco, 1956. (EFE)
Fotografía del compromiso de Grace Kelly y el príncipe Rainiero de Monaco, 1956. (EFE)

Olivia de Havilland, la última leyenda viva del Hollywood dorado, murió el pasado 27 de julio a la edad de 104 años. La mítica actriz dejaba tras de sí la estela de una gran estrella, películas míticas y una vida plagada de polémicas.

Tras su muerte, son muchas las anécdotas que esta gran mujer protagonizó; entre ellas, una muy desconocida que tiene que ver con una de las parejas más admiradas del mundo de la realeza: Grace Kelly y el príncipe Rainiero de Mónaco.

Olivia de Havilland tuvo mucho que ver en la historia de amor de estas dos grandes personalidades. La estrella de 'Lo que el viento se llevó' jugó un papel clave en este matrimonio. La casualidad quiso que Olivia y Grace coincidieran en un tren durante la primavera de 1955, cuando ambas viajaban de París a Cannes para asistir a la octava edición del famoso Festival de Cine.

[LEA MÁS. Olivia de Havilland contra Joan Fontaine: así habló la actriz de su guerra entre hermanas]

Por aquel entonces, Olivia de Havilland acababa de contraer matrimonio con el editor de 'Paris-Match', Pierre Galante, quien la acompañaba en este viaje.

Olivia de Havilland, en una imagen de estudio. (Cordon Press)
Olivia de Havilland, en una imagen de estudio. (Cordon Press)

Galante fue el primero en percatarse de que Grace Kelly también se encontraba en ese tren, y fue a él al que se le ocurrió la idea de presentar a la actriz y al príncipe Rainiero. Durante una cena con su esposa y el editor en jefe de 'Paris-Match', Gaston Bonheur, lanzó la idea.

La propia Olivia narró la historia en una entrevista concedida a 'People': "Mi esposo había nacido en Niza, en la Costa Azul. Sugirió la reunión entre Grace y Rainiero durante la cena con Bonheur, de camino a Cannes, una idea aceptada de inmediato y con entusiasmo por este último".

Grace Kelly, en 1970. (EFE)
Grace Kelly, en 1970. (EFE)

Olivia de Havilland no dudó en entablar una conversación con Grace Kelly en el tren. Se acercó a ella. "Grace me llamó la atención en aquel primer encuentro porque me pareció una mujer joven bastante reservada, contenida y bien educada", dijo De Havilland. Cuando le preguntó si aceptaría un encuentro con Rainiero, Olivia aseguró en 'People' que "Grace aceptó de inmediato, pero puso una condición muy profesional: que dicha reunión debía ser aprobada primero por el estudio que patrocinaba su visita a Cannes: MGM".

La aprobación se produjo y fue Galante el que contactó con Rainiero. Finalmente, Grace Kelly fue invitada a palacio. Ella y Rainiero hicieron un recorrido por su zoológico privado, conversando sin cesar en la que fue su primera cita.

Grace Kelly y el príncipe Rainiero III,  durante el Baile de la Rosa en 1966. (EFE)
Grace Kelly y el príncipe Rainiero III, durante el Baile de la Rosa en 1966. (EFE)

Según Olivia de Havilland, quien vio a Kelly más tarde, esa noche, en el cóctel del festival, aseguró que "estaba en un estado de encantamiento".

Solo siete meses después de su primer encuentro, Rainiero viajó a Estados Unidos para pedir la mano de Kelly. Ambos protagonizarían más tarde la que fue bautizada como la boda del siglo.

Grace Kelly Rainiero de Mónaco Olivia de Havilland
El redactor recomienda