Amalia de Holanda respira tranquila: su acosador, condenado a prisión
  1. Casas Reales
UNA OBSESIÓN ENFERMIZA

Amalia de Holanda respira tranquila: su acosador, condenado a prisión

Tras varios meses, termina una de las pesadillas que, a sus 16 años, ha tenido que vivir la primogénita de los reyes Guillermo y Máxima

placeholder Foto: La princesa Amalia, durante el posado veraniego. (Reuters)
La princesa Amalia, durante el posado veraniego. (Reuters)

La princesa Amalia de Holanda vivía el pasado enero una experiencia bastante desagradable, al recibir amenazas de diferente índole por parte de un exsoldado que había desarrollado una obsesión enfermiza con ella. Un asunto del que no se tenía constancia hasta dos meses después, dada la férrea defensa de la privacidad de sus hijas que hacen los reyes Guillermo y Máxima, algo además muy comprensible en esta situación. Fue en julio cuando se conocía que el acosador había sido obligado a ingresar en un centro psiquiátrico, de cara a que se elaborara un informe psicológico para poder juzgarle teniendo en cuenta sus facultades mentales. Ahora, ha sido condenado a tres meses de cárcel, para tranquilidad de la familia real.

Todo empezaba en enero, cuando el exsoldado, del que solo se conoce que vivía en la calle, se llama Wouter G. y tiene 32 años, daba con la cuenta privada de uno de los mejores amigos de Amalia, al que empezó a enviar mensajes bastante inquietantes: "Creo que voy a ocasionar una víctima y tú sabes quién es". No fue el único que los recibió. También utilizó una cuenta de un seguidor de la heredera holandesa para lanzar sus amenazas, pensando que hablaba directamente con ella: "Sí, muchacha. No hay escapatoria. Mi odio por ti sigue creciendo", además de indicar que se encontraría entre la multitud durante el Día del Rey, una celebración en la que toda la población se echa a las calles y la familia real está muy cerca del público.

placeholder La familia real, durante una de las celebraciones del Día del Rey. (Reuters)
La familia real, durante una de las celebraciones del Día del Rey. (Reuters)

El acosador de Amalia no tardaba en ser localizado y detenido para ser llevado ante un juez. En una primera audiencia celebrada, se leyeron otros mensajes enviados por él, todavía más inquietantes, y algunos de índole más obscena, en los que amenazaba con "lamerla" y "ahogarla", además de asegurar que estaba ahorrando para comprar un arma y que saldría de una alcantarilla para dispararle a alguien. En ese momento, el juez decidió que tendría que pasar por el Pieter Baan Centrum, un centro psiquiátrico dirigido por el Ministerio de Justicia holandés, donde estaría detenido de forma preventiva hasta la celebración del juicio, que tenía lugar hace unos días y del que ya se ha dictado sentencia.

Así, aunque el fiscal pedía una pena de diez meses de cárcel, el exsoldado tendrá que ir a prisión durante tres meses, además de tener que someterse a un tratamiento psiquiátrico obligatorio que puede durar hasta los cuatro años, ya que se le ha diagnosticado discapacidad por esquizofrenia, y en la anterior ocasión en la que se le impuso quiso rechazar el tratamiento. Una medida que, para tranquilidad de la princesa Amalia, ahora no podrá esquivar.

placeholder La princesa Amalia y el rey Guillermo, durante el posado veraniego de la familia. (Reuters)
La princesa Amalia y el rey Guillermo, durante el posado veraniego de la familia. (Reuters)
Amalia de Holanda
El redactor recomienda