Logo El Confidencial
se estrena la última entrega

Por qué 'Cincuenta sombras' demuestra más poderío femenino que otras películas

El estreno de 'Cincuenta sombras liberadas' nos lleva a analizar el fenómeno y lo que la saga ha hecho por las mujeres a pesar de la polémica

Foto: Fotograma de 'Cincuenta sombras liberadas'.
Fotograma de 'Cincuenta sombras liberadas'.

En plena oleada de neofeminismo, este fin de semana desembarca en los cines la tercera película de una saga que, febrero a febrero, ha conseguido que un buen puñado de espectadores acudan en masa al cine. ¿Cuál es el secreto de 'Cincuenta sombras de Grey'? ¿Por qué hubo tanta polémica con la primera cinta y algunos la consideraron machista? ¿Por qué se desprecia automáticamente un fenómeno de este tipo por su carácter eminentemente popular?

Este viernes se estrena 'Cincuenta sombras liberadas', última entrega de esta trilogía en la que una joven e ingenua periodista saciaba sus fantasías sexuales (y de paso se enamoraba) junto a un poderoso y atractivo empresario con el cuerpo de un adonis. Ahora se han casado y se ven envueltos en una trama de 'thriller' en la que el sexo tiene mucho que decir.

Un fotograma de '50 sombras liberadas'. (Universal Pictures)
Un fotograma de '50 sombras liberadas'. (Universal Pictures)

El fenómeno literario saltó a la gran pantalla en 2015 y hubo alguna que otra lectura en clave machista (sobre todo de la primera película) que no impidió que fuese un éxito arrollador de taquilla. En una reciente entrevista en la que hablaba de su personaje, Dakota Johnson consideraba que Anastasia Steele es un “modelo para las jóvenes”. Vanitatis ha elaborado una lista breve pero concisa para demostrar que, efectivamente, existe una lectura feminista (y muy poderosa) de la saga 'Cincuenta sombras'. Estas son las razones:

- El personaje de Anastasia tiene motivaciones:

Aunque muchos la quisieran reducir a una timorata joven manipulada a la hora de participar en juegos erótico-festivos, la inocencia de Anastasia tenía motivaciones reales. Las películas han explicado, siempre desde su visión, cómo la falta de una figura paterna generaba en ella dudas, ciertos miedos acerca de los prototipos masculinos. Sin embargo, la protagonista de la historia no es la clásica damisela en apuros, ya que todo lo hace por su propio pie y sin miedo a equivocarse (aunque a veces lo haga). Además (y saliéndose del 'mainstream' que denunciaba la crítica más sesuda), las tres cintas han mostrado un interesante intercambio de roles. Porque para traumas ya estaban los de Christian Grey.

Dakota Johnson en los últimos Globos de Oro. (Reuters)
Dakota Johnson en los últimos Globos de Oro. (Reuters)

- El 'salvado' es el chico:

Los traumas a lo Freud de Christian Grey lo convertían en un hombre aparentemente de acero que, afligido por una tragedia familiar, se refugiaba en el sexo salvaje. El rol encarnado por Jamie Dornan es una especie de versión para todos los públicos del Michael Fassbender de 'Shame'. Si hay alguien 'culpable' de convertir la historia de amor de los dos protagonistas en algo tóxico y asfixiante, ese es él. La que pone solución y parches para que Grey acabe 'salvándose' es una Anastasia que, pese a su aspecto tímido, sigue la tradición de la Julia Roberts de 'Pretty Woman' o la Rose de 'Titanic', que empezaban siendo víctimas de un tipo de sociedad y, ¡oh, sorpresa! tomaban las riendas (o el hacha, en el caso de Kate Winslet) para ser las absolutas salvadoras del protagonista masculino. La tercera cinta, de hecho, vuelve a demostrarlo sin necesidad de recurrir a sesudos tratados psicológicos.

Christian Grey, un heterosexual abierto a nuevas experiencias.
Christian Grey, un heterosexual abierto a nuevas experiencias.

- Sumisión elegida (y solo en la cama):

Atar o ser atado, jugar a ser otro, utilizar juguetes sexuales o dejarse dominar en pleno acto. Anastasia compartía sus excitantes jugueteos sexuales con un público cómplice que, en todo momento, se ponía en su piel. Al igual que en los libros de E. L. James, el punto de vista de ella es el absoluto rey de la función. Además, fuera de la cama, Anastasia sabe ponerle las pilas (y cantarle las cuarenta) a un Christian Grey que a veces se pasa de la raya.

-Ha naturalizado muchas prácticas sexuales:

Al igual que en las obras literarias, la descripción del sadomasoquismo y los aspectos más excitantes de la trama sexual, aquella que se sale de ese otro tono de cuento de hadas, ha dado alas a muchas mujeres y hombres que, en palabras de la propia Dakota Johnson, “se han animado a ser más abiertos a la hora de hablar de sexo”. Si la Carrie Bradshaw de 'Sexo en Nueva York' ya nos enseñaba de qué hablan muchas chicas cuando se parapetan en una cafetería, 'Cincuenta sombras' nos lo ha enseñado. Quizá no de la forma gráfica y atrevida del cine más 'indie', pero sí de una forma que no recordábamos (al menos en el cine comercial) desde los tiempos de 'Instinto básico' o 'Atracción fatal'. Y aquí no valen hombres o mujeres, ya que nos ha alegrado la vista a todos y, seamos sinceros, ¿a quién le amarga un dulce?

Celebrities

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios