Logo El Confidencial
VIAJE

El Arca de Noé se encuentra en Perú

En 1987 la UNESCO tuvo que ceder ante las evidencias nombrando al Parque Nacional de Manú en Perú Patrimonio Natural de la Humanidad. El parque, de

Foto: El Arca de Noé se encuentra en Perú
El Arca de Noé se encuentra en Perú
Autor
Tags
    Tiempo de lectura2 min

    En 1987 la UNESCO tuvo que ceder ante las evidencias nombrando al Parque Nacional de Manú en Perú Patrimonio Natural de la Humanidad. El parque, de cerca de 2.000.000 millones de hectáreas, bien merece dicho calificativo y es que, quizá, sea uno de los pocos lugares del mundo en donde haya tantos contrastes. Su amplia extensión le ha permitido que en su interior convivan varios tipos de clima y de flora. Situado en la región sur oriental de Perú, el parque comprende la serranía del departamento de Cuzco y la selva del departamento Madre de Dios. Así se pueden observar distintos tipos de hábitat desde los altos andinos, pasando por los bosques de nubes y la selva tropical.

    Este hecho ha propiciado, obviamente, la presencia de innumerables especies vegetales y animales. Actualmente se sabe que hay más de 800 especies de aves, 200 de mamíferos (dentro de ellos, 100 clases distintas de murciélagos) y 120 especies de reptiles y peces. Para los más entendidos, el Parque Nacional de Manú es un lugar ideal en el que vislumbrar aves muy difíciles de encontrar en otros lugares de la selva como el águila harpía o el espátula rosada. Igualmente hay especies de fauna silvestre como el ganso selvático, mono choro común o el trigrillo.
     
    En su interior se produce, además, un fenómeno bastante atípico. Se dice que en una de sus hectáreas hay 220 especies de árboles mientras que en los bosques europeos tan sólo habría 20 especies. Hay árboles como el cedro, el tornillo, la castaña o la lupuna, entre otros muchos. 
     
    El parque es un lugar reservado y tan sólo hay unas pocas zonas a las que se pueda acceder. Para ir hasta él, hay dos vías. Una es terrestre desde la ciudad de Cuzco. El viaje dura unas 12 horas, hasta Atalaya o Shintuya, luego por vía fluvial (6 horas) a través de los ríos Alto Madre de Dios y Manú. Y la segunda: por vía aérea, nada más que 30 minutos. Esto no quiere decir que no haya vida en su interior. En el Parque Nacional de Manú se sabe que viven más de treinta comunidades campesinas donde el quechua sigue siendo la lengua base así como distintos grupos indígenas. Además hay restos arqueológicos aún no estudiados o los famosos Petroglificos de Pusharo, en la región del río Palatoa y las Ruinas de Mameria.
    Estilo
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios