Logo El Confidencial

Los diez mandamientos del comprador de muebles vintage

Esto es casi una declaración de amor. Nos gustan las mesas donde se amasó el pan y la sillas de nuestros antepasados. Aprende a moverte en terreno retro.

Foto: La Casita de Margaux en I Love Retro
La Casita de Margaux en I Love Retro

Esto es casi una declaración de amor hacia el vintage y lo retro. Nos gustan las mesas donde en otro tiempo se amasó el pan, la sillas donde se sentaron nuestros antepasados y los percheros de árbol en los que una vez se colgó el gabán. Aprovechamos que se está celebrando la Feria I Love Retro en Madrid (hasta el domingo) para colarnos en la trastienda donde se almacenan muebles y otros enseres. Nos hemos acordado de Bergman y su Fanny & Alexander, una infancia con secretos de alcoba y mucho mobiliario, y hemos llegado a la conclusión, tras consultar con dos expertos, que no es antiguo todo lo que no reluce y que no importa. Hay réplicas que valen una inversión. Así que como el futuro es retro y el presente se planta ante nosotros como un decorado inevitablemente vintage, desteñido por el uso y el tiempo, hemos elaborado un decálogo para ayudarte a comprar. Además, esta feria tiene lugar en la vieja, cómo no, Fábrica de Carruajes Hermanos LaMarca (C/Fernando VI, 10), y está llena de retroalmonedas

El taller de restauración Lakari Kala
El taller de restauración Lakari Kala

1. FÍJATE EN LOS ACABADOS Y EN LA PARTE DE ATRÁS

¿En qué hay que fijarse? "En los acabados, la originalidad de la pieza y su lado macizo", concreta Marie Magnol, de Va de Retro. Y lo que nunca falla es hablar con el vendedor (de suma confianza). Él tiene las pruebas de que ese mueble es antiguo: traseras o cajones en madera maciza, altura del mueble, marcas de uso… "En las lámparas -subraya Ángel Hernández, de Lou & Hernández-, lo notas en el cableado y en los casquillos. En el mobiliario, en la tornillería. Antes, por ejemplo, no había tornillos en cruz".

2. COMPRA UNA PIEZA EN MAL ESTADO SOLO SI ERES UN MANITAS

Si no, cómprala ya restaurada. ¿Merece la pena aventurarse en la compra de piezas en mal estado? "Si se restaura bien, claro que merece la pena", contesta la dueña de Va de Retro. Es más: "Según el origen de las piezas, no hay más elección que encontrarlas deterioradas. Personalmente, restauro todo lo que compro y me encanta darle mi toque personal. Hasta diseño muebles con piezas originales antiguas. Incorporo piezas vintage en muebles actuales". "Si eres un manitas, sí merece, pero solo si lo eres. La mayoría de la gente buscas cosas ya restauradas y muy ponibles", añade Hernández.

Va de Retro
Va de Retro

3. PAGA POR UN MUEBLE ANTIGUO "LO QUE TE DIGA EL CORAZÓN"

¿Cuál es el precio 'justo' de un mueble antiguonbsp;Es de Ángel Hernández esta frase que le agradecemos: "Lo que te diga a ti el corazón". En el mueble industrial, interviene Magnol, "comprar vintage no te sale mucho más caro que comprar imitaciones y tiene mucho más empaque, los materiales son más sólidos, más macizos y, sobretodo, siempre te llevas unas huellas del pasado: unas marcas en el asiento, unos golpes en el sobre de la mesa… Todas esas cosas que te recuerdan de donde viene el mueble y cuál fue su uso".

4. QUÉDATE CON ESTE DATO: LOS PRECIOS SON MÁS ASEQUIBLES A PARTIR DE LOS AÑOS 50

¿Cuáles son las piezas más interesantesnbsp;En mueble industrial y de oficio, las de la primera mitad del siglo XX hasta los cincuenta. En Lou & Hernández triunfan los percheros tipo árbol, los flexos de aluminio y los espejos dorados en formato redondo, todo años 50. A partir de esta década, "los precios son más asequibles -asegura Ángel- y tienen un estilo más fresco para las casas, que ya no son tan encorsetadas como antes".

5. INCLÍNATE TÚ TAMBIÉN HACIA EL 'MUEBLE POBRE': ES TENDENCIA

¿Quién no ha tenido un espejo dorado con forma de sol en la entrada de su casa o en la de sus padres o abuelos? Terminaron en la basura pasados de moda y ahora vuelven a estarlo: causan furor. Lo mismo que esas mesas de cocina de los pueblos donde se amasaba el pan y que las abuelas pintaban en blanco, en verde y de mil colores. Se olvidaron, se relegaron a un rincón, se mandaron al garaje o al desván, quedaron sepultadas, y están solicitadísimas, apunta este experto.

6. RECUERDA QUE HAY PIEZAS QUE NO SON DE AYER NI QUIEREN SERLO

Se venden con orgullo como de hoy. Sin trampas. Un caso: "Nosotros compramos unas lámparas en Francia y todo el mundo creen que son antiguas y son nuevísimas". Les pasó a los dueños de Lou & Hernández. Y pasa con muebles y objetos de decoración. Son réplicas o diseños retro porque sí con todos los honores.

7. ESCRIBE LA PALABRA 'MEZCLAR' CON MAYÚSCULAS

La mezcla es la reina de la decoración de hoy. "Cualquier estilo se ve resaltado si le incluyes unas piezas de otro estilo. El mueble industrial -cuenta Magnol- se combina con todo. Hay que tener especial cuidado a la hora de incluirlo en un interior nórdico para no ‘aplastar’ las piezas más ligeras". Desde la otra maison del vintage nos invitan al cóctel decorativo: "Si pones la casa de Ikea y metes un mueble antiguo, todo cambiará".

Lou & Hernández
Lou & Hernández

8. ESTÁS DE ENHORABUENA: VIVIMOS EN PLENA ERA RETRO

La claves según Marie son: no pasarse, no copiar todas las portadas de las revistas, buscar tu estilo y trasmitir tus propias emociones. "Hay ciclos, y ahora estamos en pleno boom de esta tendencia. Cambiará, pero siempre habrá sitio para incorporar un toque vintage en tu casa".

9. EL VINTAGE, UN SACO DE LOS DE ANTES Y CASI SIN FONDO

Efectivamente, el vintage es "un saco donde cabe si no todo, sí muchas cosas. Cualquier pieza original del siglo XX, que no sea imitación, cabe en lo vintage", afirma Marie Magnol. Tienes para leer sobre el tema ríos de tinta. ¿Vintage, antiguo, retro?

10. MIRA SU LADO TIERNO: TODO ESTO ES MUY ROMÁNTICO

Muebles cargados de historia, vividos, con arrugas y marcas de la edad. En palabras de Hernández: "Son piezas que descubres de pronto, que te llaman, que no vas a encontrar habitualmente, porque no son de catálogo. Y que dan mucho carácter". Unas sillas de tijera que Ikea ha puesto a la venta por unos 40 euros, en Lou & Hernández se venden por 60 y son antiguas: "A lo mejor son más inestables, porque ya han acumulado el paso de los años, pero tienen esa gracia del hierro, la pintura, el desgaste".

Estilo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios