One Direction, cuando el look supera a las canciones
  1. Estilo

One Direction, cuando el look supera a las canciones

Los chicos de oro del pop británico aterrizan mañana  8 de julio en Barcelona para la satisfacción de las millones de fans que ya han agotado

Foto:

Los cinco de Londres con más seguidoras a lo largo del globo, One Direction, han conseguido que nos fijemos antes en qué es eso que llevan puesto que en sus canciones. Con prendas ya icónicas, y fusiladas por las firmas de fast fashion, en su armario antes que nadie como la camisa de corazones de Burberry Prorsum, el quinteto se ha hecho con una posición de honor en el front row de los desfiles de la semana de la moda de su ciudad. Aunque su querencia por los tatuajes carcelarios antes de cumplir los veinte y por una elección de complementos de dudoso gusto nos pudiera hacer pensar lo contrario, el mundo de la moda se ha rendido a los chicos de One Direction.

Ahora somos nosotros los que nos sentamos en primera fila para ver pasar a los chicos de oro del pop británico por delante de nuestras narices. Aterrizarán mañana, 8 de julio, en Barcelona. Así que podremos verlos de cerca, tambiénel 10 y el 11 en Madrid. Abriremos, por supuesto,los oídos y también los ojos. No hay que perderse ni pizca de lo que pasaen esta dirección.

Parte del mérito hay que dárselo, además de a las firmas que han puesto el objetivo sobre ellos, a Caroline Watson, eminencia en el estilismo de bandas prefabricadas como lo fueron las ya extintas Spice Girls. Tal es el potencial de One Direction como escaparate que ya han lanzado dos perfumes al mercado y tienen un tercero en la recámara. That Moment y Our Moment podemos decir con toda seguridad que son el preludio a una colaboración con alguna marca de ropa (¡hola, Topman!).

Pero antes de One Direction vivimos muchas otras explosiones fashion en el mundo musical (y decimos explosiones por la fuerza y el impacto de las elecciones). Reino Unido nos proponía ya en los 90 a unos descafeinados Take That dispuestos a llenar las carpetas de toda niña bien de instituto con sus fotos. Sus estilismos los hacían parecer recién salidos de una lavadora con un poco de banda de rap neoyorquina, otro poco de malote de extrarradio londinense y una pizca de oficinista aburrido de la city. Bandanas, pantalones anchos y camisetas roídas se mezclaban con blazers y corbatas anchas a modo de extraña ironía. Benditos 90. Robbie Williams vio el percal y decidió abandonar la formación, abrazando con acierto sastrerías de Saville Row para su etapa en solitario.

Los Back Street Boys y N’Sync se convertían en la respuesta desde el otro lado del océano Atlántico. Los primeros tenían a Nick Carter y su melena champiñón lacia y rubia;los segundos, a Justin Timberlake. Justin fue formado en la cantera Disney y pronto despuntó como el guapito al que gafas de colores tintados, total look denim y una relación con la también excesiva Britney Spears ponía en el centro de todos los focos.

Gracias al cielo, e imaginamos que a un buen estilista, Timberlake se convirtió en uno de los mejores vestidos por obra y gracia de las listas como la de la revista GQ. También se decantó por los trajes bien cortados, por los vaqueros de la firma Seven Jeans y por los sombreros, que curiosamente no tenían un efecto ridículo en él.

Y si hubo un precedente en todos ellos fueron los americanos New Kids on The Block, que bien se habían podido fijar en el gérmen primigenio de las boybands que fueron los Jackson Five, pero prefirieron quedarse en los saldos del mall de las afueras de New Jersey. Los hermanos de Michael Jackson, sin embargo, fueron pioneros en saber lo que significa dar espectáculo sobre el escenario y en tener en cuenta la importancia del vestuario. Tal vez es porque corrían los años setenta, tal vez es por lo novedoso de la propuesta en ese momento, pero si hay algo seguro es que ninguna de las bandas mencionadas aquí consiguió superar en look y en canciones a la banda del difunto Jacko.

Reino Unido Britney Spears Londres Barcelona Dandy
El redactor recomienda