Un paseo por Chile, la 'luna terrestre' a 50ºC a la sombra
  1. Estilo
EN EL CORAZÓN DE LATINOAMÉRICA

Un paseo por Chile, la 'luna terrestre' a 50ºC a la sombra

Si quieres conocer uno de los países más interesantes de Latinoamérica, estás de suerte: acompáñanos en esta ruta por todo Chile.

Foto:

Si siempre has soñado con pisar la luna e imitar ese “pequeño paso para el hombre” que resultó ser “un gran paso para la humanidad”, estás de enhorabuena. No te hace falta vestir un traje de astronauta ni viajar más de 384.000 kilómetros para hacer realidad tu sueño. A pocas horas de avión se encuentra un lugar tan parecido al satélite terrestre que ha recibido el nombre de ‘Valle de la Luna’. Solo tendrás que programar unas vacaciones en Chile para conocer este fantástico lugar sembrado de montañas rocosas, lagos salados y cordilleras abruptas donde es fácil imaginarse informando a la NASA de que la misión ha sido un éxito.

Es más que recomendable seguir los consejos de los expertos de la agencia de viajes PANGEA si te decides a explorar tan singulares paisajes. En el ‘Valle de la Luna’ chileno, a 13 kilómetros de la localidad de San Pedro de Atacama, hace mucho calor de día y mucho frío de noche; así que conviene ir preparado para tales oscilaciones del mercurio. Este clima extremo es propio de la región, donde también se encuentra uno de los lugares de visita imprescindible en Chile: el desierto de Atacama.

placeholder
Viaje a Chile (Pangea)

Entre sus dunas y sus colores dorados, la temperatura puede variar desde los -25ºC nocturnos hasta los 50ºC diurnos. Considerado el desierto más árido del mundo, el desierto de Atacama abarca un sinfín de actividades que se pueden realizar rodeado de un paisaje maravilloso: desde la práctica de ‘sandboarding’ hasta la contemplación del salar de Atacama con su apariencia blanquecina, pasando por la tranquila experiencia de ver atardecer en un horizonte plagado de tonos ocres.

Si pones rumbo al oeste durante tu viaje a Chile encontrarás un escenario completamente diferente pues, tras haber visto un desierto anaranjado, ante tus ojos aparecerán pueblos de pescadores como Puerto Natales. Allí, junto al océano Pacífico, se pueden contratar excursiones para conocer en primera persona los glaciares e icebergs que aún sobreviven en la región. Además, en función de la temporada de visita, también podrás contemplar ballenas y colonias de focas.

placeholder

Y del desierto... a la montaña

No creas que los paisajes de Chile se reducen al desierto. Este país, cuya forma alargada le convierte en uno de los más estrechos del mundo –su ancho máximo es de 445 kilómetros–, está cubierto de cordilleras montañosas que lo convierten en un destino ideal para los amantes del 'trekking' y la escalada. En el sur chileno se encuentra el Parque Nacional del Paine, el más visitado de todo el continente sudamericano. Es allí donde se localiza el macizo granítico del Paine con sus cuatro picos que rozan los 3.000 metros de altitud.

Saca tu cámara de fotos porque el recuerdo merece la pena: el paisaje crea un contraste bellísimo entre el gris de la piedra, la estepa amarilla, los azules de los lagos y los verdes de los bosques de lengas. Estos árboles, también conocidos como falsas hayas, pueden medir hasta 40 metros y son la prueba de que Nueva Zelanda, Australia y Sudamérica estuvieron unidos en algún momento de la historia de nuestro planeta.

placeholder

La pared vertical de 2.000 metros del Paine está considerada como la ‘meca de los escaladores’, aunque si no te atreves con estas experiencias no aptas para cuerpos entrenados también puedes disfrutar del Parque Nacional haciendo la caminata –de unas cuatro horas– que lleva hasta los Cuernos.

A unas dos horas de la cima se encuentra el refugio de El Chileno, un lugar perfecto para hacer noche y reponer fuerzas. Al día siguiente puedes levantarte bien temprano para llegar a la cúspide al amanecer, sin la afluencia de turistas que suele llegar al pico a lo largo del día.

placeholder

Los volcanes de Chile y el cruce andino

Aunque Chile es un país estrecho, de esos que parecen ‘abrazables’ con tan solo extender los brazos, su terreno alargado acoge más atractivos naturales. Entre ellos, los volcanes, cuya máxima expresión se recoge entre la zona de Santiago de Chile y la anteriormente citada ciudad de Puerto Natales.

Además, si llegas hasta Puerto Varas podrás vivir una sensación única al cruzar la frontera entre Chile y Argentina dejando atrás un sinfín de lagos, bosques y los volcanes Osorno y Calbuco. Se trata del cruce andino, una ruta a través de los Andes donde creerás ser protagonista de una novela de aventuras por la impresionante belleza de los lugares que visitarás.

placeholder

Isla de Chile y Santiago, los otros ‘must’

En las proximidades de Santiago de Chile se encuentra la región de los vinos, con localidades tan bonitas como Viña del Mar o Valparaíso. Son ciudades preciosas que miran al océano y cuyas casas de colores te invitarán a no dejar de mirarlas. Algo parecido ocurre al llegar a la propia capital, donde su esencia europea se deja intuir en las calles plagadas de arquitecturas diferentes como el Palacio de la Moneda o la Plaza de Armas.

Pero si lo que buscas es algo completamente distinto, prepara otra vez la maleta porque te espera un nuevo viaje en avión: tendrás que volar casi cuatro horas y media para llegar hasta la Isla de Pascua.

placeholder

El trayecto, sin duda, merece la pena. Esta isla volcánica es perfecta para los que quieren sentirse lejos –literalmente– de la rutina. Hacia el este, el punto continental más cercano a la isla de Pascua está a 3.526 kilómetros; hacia el oeste, hay que recorrer 2.075 kilómetros para llegar a las islas británicas de Pitcairn.

“No hay otro lugar habitado en el mundo que esté tan aislado en el mar como la polinesia chilena. Así de única es la Isla de Pascua”. Así de contundentes se muestran en la página web de turismo de Chile, donde esta inhóspita región del Pacífico se postula como una de las grandes atracciones turísticas del país. La isla de Pascua también es una caja de sorpresas para los amantes de la historia y los misterios: todo son leyendas en torno a las 900 estatuas que se esparcen en el terreno. ¿Te animas a conocer a los moáis en las faldas del volcán Rano Raraku?

Viajes Pangea Chile