Logo El Confidencial

Por qué dejar los anticonceptivos puede acabar en divorcio

Algunos de los efectos secundarios de este método anticonceptivo no vienen reflejados en su kilométrico prospecto. ¿O es que tu ginecólogo te ha advertido de alguno de estos efectos?

Foto: Estas son algunas de las tres consecuencias que trae consigo dejar los anticonceptivos. (Imagen: Zara Home)
Estas son algunas de las tres consecuencias que trae consigo dejar los anticonceptivos. (Imagen: Zara Home)

La píldora anticonceptiva acarrea algunos efectos secundarios que no vienen reflejados en su kilométrico prospecto. Y, muy probablemente, ni tu ginecólogo te ha advertido de algunos de ellos. Toma nota de estas contraindicaciones; te serán francamente útiles para que tu relación de pareja no termine como el rosario de la aurora.

1. Vas a ligar menos

La comida entra por los ojos, pero el amor lo hace por la nariz. Las feromonas tienen la culpa y su sutil presencia te envuelve y embriaga al objeto de tu deseo con su olor. De forma inconsciente, los hombres detectan su presencia y gracias a ellas saben en qué momento del ciclo menstrual te encuentras. Bizarro, ¿no? Y tú gastando una millonada en perfume sin tener en cuenta que lo único que tenías que hacer para ligar era restregar la nariz de tu futuro amor bajo tu axila (dicho lo cual quizá lo del perfume no sea tan mala idea).

Pero, y aquí es donde vienen los problemas, a todos los varones olisqueadores del mundo les resultan más atractivas las mujeres que se encuentran en la mitad de su ciclo menstrual o, lo que es lo mismo, en su momento más fértil. A esas, las elegidas, las fértiles, las perciben como las más guapas y deseables, y su olor les aturulla y atrae. Pero si estás tomando la píldora, adiós para siempre a ese reclamo oloroso porque tu ciclo menstrual es nulo. Está estancado. Caput. No hay ciclo. Y con él tu olor se vuelve difuso y apático, tanto como tus posibilidades de ligar, que se pueden perder como lágrimas en la lluvia.

2. Te vas a casar con tu hermano

O con alguien demasiado parecido a él. Porque estar tomando la píldora afecta a la manera en que las mujeres procesan las feromonas masculinas... para mal. Las pistas olorosas de los hombres se anulan y acaban escogiendo a un hombre más parecido a ellas, menos 'macho men' y más pantuflas, sofá y mantita. ¿Es esto malo? Puede. Porque aparte de contradecir al refranero popular y su célebre polos opuestos se atraen, esta forma de elegir pareja tiene consecuencias para la descendencia. Al igual que ellos emplean el olfato para escoger a la más fértil del lugar, nosotras, inconscientemente, lo usamos para elegir una pareja de cama con un sistema inmunitario diferente al nuestro. Unas criaturas con una inmunidad completísima; a prueba de plagas bíblicas (o su equivalente moderno que es el primer año de guardería).

El investigador escocés Tony Little lo comprobó en un sesudo estudio que afirma que la valoración que hacían las mujeres de los hombres como posibles maridos cambiaba de forma drástica si estaban tomando la píldora. Las consumidoras de este anticonceptivo acababan seleccionando hombres que se parecían más a su hermano que a un amante. Más de un divorcio se ha gestado por una cosa tan tonta. "Porque cuando una mujer elige a su pareja tomando la píldora, y luego deja de tomarla para tener un hijo, puede descubrir que está casada con el hombre equivocado", explica el investigador y director de dicho estudio.

3. Y de postre... una lesión en el gimnasio

Si esperabas compensar tanto desastre amoroso poniéndote como la Pataky... Piénsatelo mejor. Tomar la píldora puede dar al traste con tus aspiraciones olímpicas. Y aunque tu máxima meta deportiva no sea llevarte un oro, sino correr como una liebre en la carrera popular de tu pueblo..., pues es probable que la píldora te haga la zancadilla incluso entonces. “En el deporte amateur, los efectos de la píldora sobre el rendimiento se notan menos, pero están ahí. Dependiendo de cada mujer y del tipo de píldora que esté tomando se puede encontrar con que hay pérdida de resistencia, aumento de la fatiga, no se consigue llegar a la frecuencia cardíaca máxima, en esfuerzos máximos aparecen problemas respiratorios, se pierde fuerza en musculatura extensora, se incrementa el riesgo de lesiones musculares… Existen muchos efectos, aunque afortunadamente no todos se producen y no todos los sufren todas las mujeres. Hay mujeres que la toman y no pasa nada, pero hay deportistas que la tienen que dejar porque no pueden entrenar”, explica Alberto García Bataller, profesor titular INEF Madrid.

Para evitar las temibles lesiones, y contrarrestar lo que la píldora te está haciendo, hay que realizar ejercicios de fuerza y propiocepción. La propiocepción es la capacidad por la cual el sistema nervioso sabe qué músculos mover para evitar que te lesiones un tobillo o te caigas, por ejemplo, cuando te tropiezas. Y un último consejo de un profesional que ha entrenado a triatletas olímpicas: “Si quieres correr la carrera de tu pueblo y tu objetivo es solo divertirte y pasarlo bien, toma el anticonceptivo que te dé la gana. Pero si lo que quieres son resultados..., búscate un ginecólogo que sepa de deporte”.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios