Logo El Confidencial

Ernesto Artillo, el artista feminista que ha cambiado las reglas de la alfombra roja

Sus trajes con atributos femeninos pintados a mano han agitado conciencias a través de un lenguaje muy 'arty'. Nos citamos con este malagueño para hablar de mujeres e igualdad

Foto: El artista Ernesto Artillo posa en su estudio. (Imagen: Cortesía Ernesto Artillo)
El artista Ernesto Artillo posa en su estudio. (Imagen: Cortesía Ernesto Artillo)

Es el artista español más reivindicativo de las últimas semanas. Un feminista convencido hasta los tuétanos cuya obra más reciente ha convivido con el glamour propio de algunas entregas de premios vinculadas al cine patrio. ‘La mujer que llevo fuera’ –ese es el nombre de su última obra– ha pisado alfombras rojas, escenarios o platós de televisión. Hoy, su creador ha permitido a este medio admirarla desde el interior de su luminoso estudio en el centro de Madrid. Lugar donde trabaja, conviven aquellas musas de las que rehuía su paisano Pablo Picasso y donde reflexiona sobre el ‘boom’ mediático y de protesta que ha supuesto su trabajo.

Ernesto Artillo (Málaga, 1987) se disculpa nada más abrir la puerta que da acceso a su taller. Insiste en que todo está un poco revuelto al tiempo que Pepe, un simpático perro de ondulado pelaje negro, ladra y se abalanza sobre toda aquella visita que pasa por su casa. “Tranquilo, esto es solo al principio. Luego pedirá que le rasques o que pruebes a lanzarle alguno de sus juguetes”, advierte el joven mientras pone sobre una mesa dos vasos de agua y una botella de cristal.

Artillo se mueve con destreza por esta diáfana zona de trabajo con dos balcones que se asoman a una céntrica plaza de la capital. Preside la estancia un imponente retrato de Albert Delegue: un modelo francés, célebre en los años 90, que fue imagen del perfume masculino de Giorgio Armani entre otras muchas marcas. “Esta obra la utilicé para decorar un escaparate que la firma italiana tiene en Madrid. El cuadro, pintado en acrílico, estaba cubierto con un tul que me sirvió para colgar unos pendientes en sus mejillas a modo de lágrimas. Delegue murió de sida en 1995 y con él quise transmitir que, de haber vivido en nuestros días, hubiera podido normalizar su enfermedad sin necesidad de ocultarse”, asegura. Una pieza con tintes reivindicativos que deviene en germen del que ha sido su último trabajo y que convierte a este malagueño en un hombre comprometido con ciertas causas sociales.

Algunos de los trajes que componen 'La mujer que llevo fuera' fotografiados por el artista malagueño. (Imagen: Ernesto Artillo/Cortesía)
Algunos de los trajes que componen 'La mujer que llevo fuera' fotografiados por el artista malagueño. (Imagen: Ernesto Artillo/Cortesía)

Este joven de silueta espigada, pelo azabache y profundos ojos oscuros nos recibe con un pantalón vaquero en azul pastel, jersey ‘oversize’ de ochos en verde oliva y zapatillas de ‘runner’. La impresión que proyecta es la de un joven de mente inquieta, espíritu crítico y mucho gusto por la estética. Licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas, este malagueño encauzó su carrera hacia el mundo de la fotografía y la pintura. Ha trabajado para distintas empresas vinculadas a la industria de la moda y el estilo de vida. Pepe Jeans –firma para la que ha creado su campaña para esta primavera/verano–, Loewe, Adolfo Domínguez o Mango son algunas de las marcas con las que ha colaborado en su corta pero nutrida trayectoria profesional.

Gran parte de sus trabajos, entre los que destacan sus ilustraciones o ‘collages’, han formado parte de editoriales en revistas de medio mundo y algunas de estas obras se han expuesto en San Petersburgo o en Hong Kong. A pesar de estos sobresalientes puntos que configuran su currículo, Artillo, modesto, prefiere restarles importancia. Ahora parece estar centrado en la evolución de su último trabajo. Su obra ‘La mujer que llevo fuera’ ha estado presente en las alfombras rojas más reseñables de las últimas semanas. De hecho, una de sus últimas creaciones ha sido la que ha lucido Itziar Castro durante los Fotogramas de Plata 2018. La nominada a mejor actriz revelación en la pasada edición de los Premios Goya ha sido el último rostro conocido en formar parte del proyecto del malagueño.

“Descubrí que no existían referentes feministas en nuestro país. Estábamos necesitados de personajes que acercaran este movimiento a las masas y cuyo discurso suponga el inicio del fin del machismo"

A la izquierda de Artillo, en la pared que hace las veces de mural de su estudio, cuelgan tres de los trajes que forman parte de este trabajo. Una pequeña muestra de los casi 40 que componen su particular retrospectiva feminista. “El que hay en el centro es el que lució Alfred durante la penúltima gala de 'Operación Triunfo”, advierte. Un hito televisivo que se convirtió en espaldarazo final a su proyecto y que llevó a ‘La mujer que llevo fuera’ a convertirse en un fenómeno viral. Aunque el inicio de la historia de estas prendas eminentemente masculinas sobre las que pintó delicados atributos femeninos surgió meses atrás.

La idea nació a finales del verano pasado. A pesar de que el malagueño ya había probado a pintar sobre prendas femeninas el cuerpo de una mujer, este proyecto surge a raíz de hacer una labor de campo en su entorno más cercano. “Descubrí que no existían referentes feministas capaces de convertir en visible esta causa en nuestro país. Personajes que acercaran este movimiento a las masas y que trabajaran por el fin de ese estigma que convierte al feminismo en un antónimo del machismo. Algo que, en ocasiones, causa pavor principalmente entre los hombres”, explica.

Algunos de los trajes que componen 'La mujer que llevo fuera'. (Imagen: Ernesto Artillo/Cortesía)
Algunos de los trajes que componen 'La mujer que llevo fuera'. (Imagen: Ernesto Artillo/Cortesía)

Con estos mimbres, un día –mientras estaba en su casa– decidió pintar un traje con sus respectivos pechos, vagina y culo. “Salí a la calle y me sorprendió las reacciones de la gente. Recuerdo que tenía varios eventos: la presentación de un libro, el estreno de una obra de teatro... A pesar de saber que estaba en un entorno donde se presupone que la gente está sensibilizada con el mundo del arte, fue curioso comprobar las miradas violentas de algunos de los asistentes y lo atrayente que le resultaba esta prenda a otros. Supongo que las sensaciones que yo experimenté deben de ser muy similares a las que deben sentir muchas mujeres cuando caminan por la calle”, explica.

–¿Alguien te preguntó por qué vestías así?

–Sí, y además descubrí que había quienes exigían que les explicara en qué consistía mi atuendo. A raíz de ahí, no dudé en profundizar en este concepto que reclamaba una justificación. Y eso me interesó: que el mensaje que proponía con ese traje tuviera que traducirlo en palabras.

Y así fue como se desarrolló ‘La mujer que llevo fuera’. Un proyecto artístico capaz de generar un impacto visual con el que ha querido poner en valor no solo su compromiso con el feminismo, sino la necesaria igualdad entre mujeres y hombres. A partir de ahí, el resto ya es historia del cine, de la televisión y también de la moda.

Revolución en la alfombra roja

Han sido muchos los personajes que se han sentido seducidos con la obra y con el mensaje que proyecta. Primero fueron importantes personalidades del mundo de la cultura, la política o la judicatura los que se convirtieron en abanderados de este personalísimo proyecto. El director de cine Alejandro Amenábar, el juez Fernando Grande-Marlaska, el escritor Boris Izaguirre o la política Carmen Calvo, entre otros, formaron parte de un primer reportaje publicado en una revista.

Después, su proyecto daría mucho que hablar sobre la alfombra roja de los Premios Feroz. Ocasión en la que los actores Alba Flores, Brays Efe o Jorge Suquet, entre otros, también optaron por llevar sus trajes con atributos femeninos y expresar así su condición de feministas convencidos. Tras esto llegarían los Premios Goya, donde los reporteros encargados de cubrir la ceremonia fueron los que lucieron algunas de estas creaciones. “Antes de aquella gala, la prensa ya se había puesto de forma simbólica esta prenda para explicar su significado a través de sus artículos. Con anterioridad, ellos fueron quienes divulgaron mi proyecto. Lo hicieron siempre desde el respeto y para mí fue algo muy gratificante que decidieran vestirlos”, asegura. Aunque los diferentes lugares donde se 'expuso' su obra no terminaron ahí.

Alba Flores, Brays Efe y Jorque Suquet posan sobre la alfombra roja de los Premios Feroz. (Gtres)
Alba Flores, Brays Efe y Jorque Suquet posan sobre la alfombra roja de los Premios Feroz. (Gtres)

Hace rato que su perro Pepe ha abandonado el taller donde tiene lugar la conversación. Es cuando Ernesto Artillo aprovecha para rememorar cómo uno de sus trajes apareció en una de las galas del que se ha convertido en el último fenómeno televisivo de masas: 'Operación Triunfo 2017' (OT). Este artista, seguidor confeso del ‘talent show’ de TVE, quiso que su obra llegara al gran público a través de Alfred, uno de los concursantes del programa. Hace escasos días que el traje en cuestión regresó a su estudio. Momento en que el malagueño recuerda, no sin emoción en sus palabras, cuál fue el periplo que hizo esta prenda hasta aterrizar en los vestuarios del programa.

“Me puse en contacto con Rosa, la estilista de 'OT' a través de la red social Instagram. Tuvimos una conexión increíble, ya que nunca dudó que la prenda debía aparecer en una de las actuaciones del cantante catalán”, explica. Este traje y sus más que evidentes atributos femeninos fueron vistos con buenos ojos por la dirección del programa. Hasta que llegó a Alfred, quien tampoco dudó en vestir esta prenda y en explicar a la audiencia el porqué de la misma. “Dijo sentirse feminista y gracias a él, tanto mi equipo como yo sentimos haber alcanzado nuestro objetivo: que este movimiento reivindicativo traspasara las fronteras del mundillo artístico para llegar al gran público. Fue muy gratificante ver cómo un joven heterosexual de 20 años se declarara a favor de esta causa. Sin reservas”, recuerda. Un hecho gratificante para Artillo que, asegura, puede servir como ejemplo y acicate para otros chavales de su edad.

El cantante Alfred García ataviado con uno de los trajes pertenecientes a 'La mujer que llevo fuera'. (Gtres)
El cantante Alfred García ataviado con uno de los trajes pertenecientes a 'La mujer que llevo fuera'. (Gtres)

Bastaría con observar algunos datos. El 27% de ellos (uno de cada cuatro) con edades comprendidas entre los 15 y los 29 años cree que la violencia machista es algo “normal” en el seno de una pareja, tal y como se extracta del ProyectoScopio elaborado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud durante el pasado 2017. Según el artista malagueño, “para acabar con la lacra del machismo, es fundamental regularizar la ficción de esos programas donde hombres y mujeres buscan a su pareja ideal”. También considera que las letras de esas canciones que triunfan entre los jóvenes son el caldo de cultivo perfecto para fomentar actitudes machistas, así como esos comentarios sutiles que muchos chicos deslizan sobre la indumentaria que utilizan sus novias.

‘La mujer que llevo fuera’ siempre se ha caracterizado por su fin social. “La gran parte de los trajes los he adquirido en tiendas que colaboran con organizaciones benéficas. Cada una de estas casi 40 prendas son piezas originales. Están firmadas y numeradas y mi objetivo es venderlas en una subasta para destinar todos los fondos a asociaciones de nuestro país que trabajen en pos de la igualdad de la mujer”, argumenta. Además, en esta puja también se podrá optar por adquirir alguna de las fotografías que el propio Artillo ha hecho a personajes famosos o anónimos vistiendo sus creaciones. Una serie de retratos pertenecientes a un ‘lookbook’ social que pone el acento sobre hombres y mujeres de su entorno que se declaran abiertamente feministas y que, bajo un prisma tan artístico y estético, han hecho de sus cuerpos lienzos en blanco y altavoces reivindicativos de esta causa.

'Lookbook social'. En la imagen, Ana Rujas, Fernando Guallar, Laura Suárez y Tamar Novas. (Imágenes: Ernesto Artillo/Cortesía)
'Lookbook social'. En la imagen, Ana Rujas, Fernando Guallar, Laura Suárez y Tamar Novas. (Imágenes: Ernesto Artillo/Cortesía)

A pesar de que Artillo prefiere "dejar reposar la obra", todavía los hay que reclaman algunas de estas prendas para lucirlas en actos públicos. “El último en solicitar uno de mis trajes ha sido el entrenador de un equipo de fútbol femenino. Contactó conmigo hace unas semanas porque quería que le prestara uno para ponérselo en uno de sus partidos y desde luego que haremos todo lo posible por hacérselo llegar a este hombre que busca así revelarse contra el machismo imperante en esta disciplina deportiva”, confiesa.

Porque el traje del feminismo, como el propio Artillo asegura, “se lleva por dentro”. Y el malagueño, ante este tipo de conductas se muestra firme: “No se negocian, ni se discuten, sino que es labor de todos intervenirlas”.

Tras esto, en una imagen casi mística, el tibio sol de una mañana fría en la capital se cuela por una de las ventanas de su estudio arrojando luz sobre un pliego de papel en el que aparece escrito “certeza, certeza, certeza”. Un concepto multiplicado por tres que, además de ser una convicción, es el acicate que mueve el pensamiento y la obra de este malagueño que busca ya nuevas fronteras para su particular mujer. La que él y todos deberían llevar fuera.

¿Tienes un dispositivo móvil iOS o Android? Descarga la APP de Vanitatis en tu teléfono o tablet y no te pierdas nuestros consejos de moda, belleza y estilo de vida. Para iOS, pincha aquí, y para Android, aquí.

Estilo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios