L'Eau d'Issey, nueva edición en madera
  1. Estilo
  2. Belleza

L'Eau d'Issey, nueva edición en madera

¿Imagina cuántos perfumes se lanzan al mercado anualmente? Entre 150 y 200. ¡150-200 fragancias diferentes cada año! Y de estos, ¿cuántos sobreviven de venta al público

placeholder Foto: L'Eau d'Issey, nueva edición en madera
L'Eau d'Issey, nueva edición en madera

¿Imagina cuántos perfumes se lanzan al mercado anualmente? Entre 150 y 200. ¡150-200 fragancias diferentes cada año! Y de estos, ¿cuántos sobreviven de venta al público pasado el primer año? Tan sólo de 10 a 15. Sorprendente, ¿verdad?

Issey Miyake (Hiroshima, 1938) está considerado uno de los diseñadores de moda que mejor combina tradición y vanguardia, lo natural con lo sofisticado. Al igual que sus creaciones, sus perfumes expresan armonía y accesibilidad. Cuando a principios de los 90 le ofrecieron crear un perfume con su nombre, él puso una condición: su fragancia debería oler a agua. “Pero el agua no huele” le respondieron los responsables de la empresa creadora. E Issey Miyake, muy asombrado, les respondió: “Claro que el agua huele. Huele al estar en contacto con otros elementos de la naturaleza”.

Hay que aclarar que el significado de perfumarse en Oriente es muy distinto del que tenemos en Occidente. En Occidente es una costumbre, un hábito diario, casi una obligación social. En Oriente tiene un valor más sentimental, un valor de pureza y de limpieza.

Tras muchas pruebas y un gran trabajo, en 1992, junto al perfumista Jacques Cavallier, nacía L’Eau d’Issey. Con esta fragancia Issey Miyake revolucionó el mundo del perfume. Nacía una nueva familia olfativa: la acuática. Fue una ruptura con todos los estereotipos olfativos en vigor inventando su propio lenguaje original y vanguardista. Creó una fragancia femenina, moderna y atemporal. El perfume del agua.

Tras el éxito de la fragancia femenina, en 1994 Issey Miyake lanzó al mercado L’Eau d’Issey pour Homme. Más de 15 años después continúa siendo uno de los olores preferidos por los hombres. Es un símbolo de elegancia. Su éxito radica en su frescura pero con un estilo masculino y gran personalidad. Es una fragancia con notas altas de yuzu, (un cítrico japonés) hojas de salvia y cilantro. Las notas medias son especiadas y amaderadas: nuez moscada y canela. Las notas finales son de esencias amaderadas y ambarinas: el sándalo y el vetiver.

L’Eau d’Issey Edition Bois. El encuentro entre el agua y la madera

La novedad es que en esta primavera del 2010, Issey Miyake ha querido celebrar el encuentro del agua y la madera. El agua, L’Eau d’Issey, entra en contacto con esta materia prima y la madera, siendo así labrada por el agua, se hace frasco convirtiendose en arte. L’Eau d’Issey Pour Homme se viste para la temporada con un recipiente inédito, íntegramente hecho en madera y disponible en un tamaño de 100 ml.

Se ha escogido una madera en tonos castaños naturales. Concretamente madera de haya (procedente de bosques sostenibles) tallada en bruto y tratada después con un cepillo de acero subrayando el relieve para lograr el efecto del paso del agua por la madera. La fragancia original permanece inalterable.

Está edición estará a la venta a partir del 9 de Marzo a un precio de 60 € y solamente hasta agotar existencias. Un magnífico regalo para el Día del Padre, para los ya fans de esta fragancia o para que otros hombres se hagan incondicionales de este personal olor a agua.