Logo El Confidencial

¡No abandones el gym! Razones para seguir

Te compraste un conjunto que pondría verde de envidia a Barbie deportista. Te apuntaste a un gimnasio porque tenía unas clases de Pilates para levitar. Pero...

Foto: ¡No abandones el gym! Razones para seguir

Te compraste un conjunto que pondría verde de envidia a Barbie deportista. Te apuntaste a un gimnasio porque tenía unas clases de Pilates de las que se rumoreaba que incluso te hacían levitar. Llegaste a hablar con el entrenador personal, muy majo, que te hizo una rutina a medida y te dijo que lo tuyo no era tan grave, que con un poco de esfuerzo alcanzarías tus objetivos. Y saliste de la visita de la nutricionista sabiendo que en dos meses te podrías comprar un vestido de impacto. ¿Y ahora qué? Barbie deportista se carcajea, nunca llegas a la clase de Pilates, la rutina es una tortura y ese vestido se aleja más y más. ¿Por qué? ¿Qué ha pasado? Te has desmotivado y no tenías un método realista para incluir la actividad física en tu día a día. Pero aún estás a tiempo, prepara tu próxima incursión a conciencia. 

NO IDEALICES. Como decía Woody Allen, un pesimista es un optimista bien informado. Así que sé consciente de lo que pasará los primeros días: te agotarás, pensarás que nunca vas a conseguirlo, tendrás agujetas y escucharás a tu instinto de supervivencia, jadeante por el esfuerzo, preguntarte: “¿Vale la pena todo esto?”. La respuesta es que sí, porque no siempre será así. Tu cuerpo se irá adaptando al ejercicio, dejarás de tener agujetas, te sentirás más en forma y disfrutarás de las alegres endorfinas que hasta ahora estaban escondidas entre mancuerna y mancuerna. 

SÉ INFLEXIBLE CON EL HORARIO. Los horarios demasiado abiertos de los gimnasios provocan justo el efecto contrario: como puedes ir a cualquier hora, no vas a ninguna. Decide qué días ir y a qué horas y no lo cambies a no ser que haya una invasión zombi o similar. Y empieza poco a poco: fíjate un día o dos para empezar. 

MÁRCATE OBJETIVOS Y REVÍSALOS. Las mediciones iniciales que te harán en el gym (perímetro, grasa corporal, retención de líquidos, etc..) no son para que acabes llorando abrazada a una kettlebell. Su razón de ser es que sirven para que decidas qué quieres conseguir y al cabo de un mes veas si vas por buen camino. La mala noticia es que el primer mes es el más duro. La buena es que es en el que los resultados son más espectaculares y eso te motivará a seguir. Ten en cuenta que según una encuesta de Ipso-Consulting para el grupo Cosmobelleza, el 77% de españoles que va al gym (y va de verdad) alcanza sus objetivos. 

BÚSCATE PEQUEÑOS ALICIENTES. Habrás oído mil veces que apuntarte con una amiga es de gran ayuda. Pero no es una ciencia exacta: dependerá de la amiga. Esto es como en el cole: si tu mejor amiga es una campanera redomada, acabarás siguiendo sus maltrechos pasos. En cambio, si tienes a la repelente de clase como colega, algo se te pegará. También puedes buscar otras motivaciones: el gym está cerca de un cine y a la salida quedas con tu chico, a pocos metros vive una amiga tuya y quedáis para tomar café o simplemente ese día te permites no hacer algo que te da mucho palo. Y ahí va otro aliciente políticamente incorrecto: en el gimnasio se liga. Según una encuesta de Phillips, el 46% de los usuarios asegura que es el segundo mejor sitio para tontear, después de discotecas y bares. Ahí queda eso…

INFÓRMATE DE LAS NOVEDADES. Dependiendo de tus objetivos, es problable que no te libres de las pesas, pero puedes combinarlas con otras actividades más curiosas. Ahora se la puesto de moda el HIIT, que consiste en ir entrenando a diferentes intensidades y de esta forma pones al metabolismo como una moto y horas después sigue dale que te pego, quemando grasa como si no hubiera un mañana. Este año también se lleva el antigravity, que consiste en hacer el ejercicio en suspensión, con unos soportes colgados del techo. Esta modalidad tanto sirve para yoga como para entrenamientos más cañeros. El zumba, bollywood, danza del vientre o spining son otras disciplinas que poco tienen de aburridas. 

CONSIGUE UN SOBORNO. Sí, ya, muy ético no suena. Pero esto es lo que propone la app Gympact, que te paga de 5 a 10 euros si alcanzas tus objetivos y te los quita cuando te saltas tu entrenamiento o te pegas un atracón. 

Belleza
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios