Un día a todo lujo en Marbella
  1. Estilo
  2. Ocio
el plan más chic que se puede disfrutar

Un día a todo lujo en Marbella

El lujo es un hábito que se contrae con facilidad. Vanitatis presenta cuatro sugerencias para perderse en Marbella este verano. Los templos de moda no son

El lujo es un hábito que se contrae con facilidad. Vanitatis presenta cuatro sugerencias para perderse en Marbella este verano. Los templos de moda no son prohibitivos, aunque tampoco baratos. Es de sabios reconocer que lo excelente cuesta y estos lugares son realmente el escenario ideal para unas vacaciones soñadas, aunque sólo sea para sentir veinticuatro el paraíso.

Nikki Beach club de playa

Precio: 300 euros aprox.

Para empezar la jornada nada mejor que relajarse en un beach club. El primer descorche de champagne sabe a gloria en el Nikki Beach. Adonis imberbes te sirven en la cama thai todo tipo de manjares mientras tomas el sol. Desde sushi, crustáceos varios, a las mini hamburguesas o ensaladas. La idea de Imagen de las camas del Nikki Beach MarbellaJackPenrod de cubrir con una pátina de lujo y gusto playero el chiringuito de toda la vida se ha extendido ya por todo el mundo, aunque triunfan sobre todo en rincones selectos donde atracan grandes yates y los pudientes se gastan los dólares. Véase lares sibaritas como Saint Tropez, Koh Samui o Cabo San Lucas que se rinden a la expansión que ya es imparable y que en España avanza a la apertura de un tercer beach para este verano en Ibiza. El de Marbella es inigualable. Está situado a los pies del hotel Don Carlos. Es un entorno de lujo y sofisticación para disfrutar de la playa en primera línea. Puedes comer o cenar en sus instalaciones, en una de las mesas o directamente en la cama thai. El trato del personal es excelente, una de sus mayores virtudes.

placeholder Imagen del Nikki Beach Marbella

Grill o las vacas que beben vino

Precio por persona: 50 euros aprox.

Una de las propuestas gastronómicas de The Grill House MarbellaDespués de un largo día de playa, para reponer fuerzas proponemos el exótico The Grill House. Primer lugar en Marbella donde la carne que se come es de vacas alimentadas con buen vino y cuidadas con música clásica. Todo un experimento de este original restaurante en Puerto Banus y que gracias a su relación calidad precio está llenando sus mesas. The Grill House se basa en el principio fundamental de "disfrute de la buena comida y buena compañía”, y para ello fusiona lo tradicional de una barbacoa con un toque artesanal fresco. The Grill House Banus adquiere sus carnes de ganaderos que mezclan la comida del ganado con una dosis de un litro de vino por animal. El resultado: un sabor inigualable a carne marinada. Pero, ¿cómo surgió esta idea? Es reconocido que en Japón alimentan a las vacas con cerveza. Pero los suministradores de carnes a este restaurante mejoraron el procedimiento para su ganado. Utilizan vino, ya que la cerveza les podría provocar hinchazón. El resultado es que los entrecots tienen un sabor muy particular. Esa es la clave de su éxito. Lo que les convierte en algo distinto.

placeholder The Grill House de Marbella

Kube y Shout, el baile de la noche

Precio: desde 12 euros a 1.500

Perderse en la noche marbellí pasa por visitar Kube y Shout. La conocida discoteca madrileña Kube abrió sus puertas en Puerto Banús en la avenida Julio Iglesias. Desde el corazón empresarial de la capital ha llegado a la Costa del Sol con el buen gusto y vanguardismo que la caracteriza. El diseño y la decoración son obra de Javier de San Luis, siguiendo la onda y estética de los ya conocidos y visitados por lo más cool de la capital Kube Madrid y Klimt Premium Bar. Sus muebles y lámparas visten las mejores mansiones de Nueva York, Los Ángeles o Dubai. Don Perignon abanderará este club único en el mundo, que Rich List promociona con sus eventos, para organizar las mejores fiestas del verano de Marbella. Del mismo empresario, Juan Carlos Ferrero, es Shout, el antiguo Billonaire de Briatore, que abre sus puertas el 1 de agosto con Mickey Pavón y Luigi Nieto poniendo música hasta altas horas de la madruga. Shout, que ya ha estado abierto en otros periodos, es el referente de Marbella para los vips. Allí te puedes encontrar a Amaia Salamanca, Pedro Trapote y su mujer Begoña García Vaquero o Carmen Lomana.

placeholder El interior de la discoteca Kube Marbella

Kempinski para dormir

Precio: desde 300 euros a 2.000 la noche

Para terminar el día nada mejor que el hotel Kempinski, cadena de lujo en todo el mundo. El resort de Estepona, a escasos kilómetros de Marbella, sigue las claves del resto de los establecimientos del sello: todo atenciones y clase cien por cien. Su diseño no rompe con los estereotipos de los hoteles de la costa adoptando una de esas recepciones gigantescas, típicas de los ‘cinco estrellas’ y 150 habitaciones. Pero, a pesar del tamaño, su estilo netamente andaluz consigue que se integre en el paisaje de la costa, con sus 70.000 metros cuadrados de jardines tropicales cuidados al detalle. El perfecto césped, las piscinas, sus puentes y los muebles de jardín en madera de teca demuestran que éste es uno de esos hoteles en los que nada desentona. Los cuatro Imagen del restaurante del hotel Kempinski de Marbellarestaurantes tienen terrazas desde las que disfrutar de las vistas al jardín y al Mediterráneo. El restaurante principal ofrece un moderno y elegante marco en el cual disfrutar de la gastronomía tradicional española con productos biológicos, de la mano del Chef Jordi Bataller. Las legumbres y frutas que se utilizan en el alminar se han cosechado y recolectado en el huerto privado del hotel. El principal está especializado en la cocina de moda, la tailandesa, mientras que el de la playa se decanta por los pescados. El lujo en su interior esta garantizado con la decoración del alemán Stefan Szczesny, encargado de ponerle color al hotel. En sus habitaciones destaca un amplio baño, una gran cama y un minibar incluido en el precio. Las televisiones Bang & Olufsen se encargan de poner el punto de diseño danés. Pero las más espectaculares son 16 suites, con productos Bulgari en el tocador, unas enormes terrazas y hasta un solarium con jacuzzi privado. Y, para que los huéspedes se sientan especiales existe un centro de belleza con tratamientos árabes tipo Rasul. En el Kempinski ha dormido mucha celebritie, entre otros Alberto de Mónaco.

Complejo hotelero Kempinski de Marbella

Y con estas propuestas en la ciudad del canto sin dueño uno se tiene que dejar llevar por la filosofía de Oscar Wilde: “¡Dadme el lujo! Voy a hacer menos de lo necesario”.

Marbella Lujo Hoteles Gastronomía