Logo El Confidencial
vanicity

La guía perfecta si vas a la costa del Alentejo

Descubre todos los secretos de esta región portuguesa, lugares de ensueño como Comporta o Zambujeira do Mar, y disfruta de tus vacaciones con estos prácticos tips

Foto:

A poca distancia de Lisboa, esta zona portuguesa de 200 km de costa nos conquista con sus inmensas playas casi vírgenes y pequeñas villas marineras que mantienen su autenticidad original, y en las que parece haberse detenido el tiempo. Piérdete y disfruta de su aire bohemio, naturaleza en estado puro y una deliciosa gastronomía basada en las delicias del mar.

Pero... ¿quieres que te ayudemos a componer tu neceser para el viaje? Aprovecha las ventajas del comodísimo servicio Reserve & Collect de Dufry, que te permite ojear y reservar tus productos tranquilamente desde tu casa sin la presión de la seña que pone ‘embarcando’ y recogerlos en la tienda en una 'caja express' antes de volar. Así no tendrás que preocuparte por nada y conseguirás fácilmente tus productos de belleza favoritos.

(Estilismo: Carla Aguilar. Foto: Olga Moreno)
(Estilismo: Carla Aguilar. Foto: Olga Moreno)

La autenticidad de un destino como el Alentejo requiere que tus productos beauty estén a la altura y en World Duty Free será muy fácil encontrarlos. La protección solar es el básico, así que apuesta por Waterlover Sun Milk SPF 30 de Biotherm, que además es ecofriendly y protege la vida marina. Hidrata y cuida tu piel y tu cabello tras los excesos del sol con Restorative Body Cream de Sisley y el tratamiento capilar de Kérastase Masque Après Soleil. Remata tus looks con Eau de Toilette Black Opium de Yves Saint Laurent y la costa portuguesa es toda tuya.

La reina del lugar: Comporta

Es el punto neurálgico de la región y su nivel es tal que lo comparan con los mismísimos Hamptons neoyorkinos porque es el destino elegido por celebridades como la actriz Kristin Scott Thomas, realeza como la familia Casiraghi o diseñadores de moda como el de la suela roja, Christian Louboutin. Fieles visitantes anuales buscan en Comporta la discreción absoluta que ofrece esta zona.

Para dormir, la práctica más generalizada es el alquiler de casas, por lo que no hay demasiados hoteles. Pero, que no cunda el pánico, que alguno hay (eso sí, no son precisamente baratos). Un ejemplo, el original Casas Na Areia, cuyo suelo es de arena traída directamente desde las mismas dunas naturales de la playa. ¿Un consejo? Abstenerse los maniáticos a la limpieza. Tampoco destaca el Hotel Sublime por cuidar de nuestro bolsillo, pero a su favor debemos decir que es espectacular y aúna diseño, buena gastronomía –su delicioso restaurante tiene lista de espera, ya que aparece en las lista de los mejores de la zona– y cuidados de belleza en su spa. El último en llegar se llama Quinta da Comporta, una clara representación del nuevo lujo sostenible con cientos de rincones ideales que querrás lucir en tu cuenta de Instagram.

Quinta da Comporta.
Quinta da Comporta.

Puedes arrancar con la típica foto en el banco con cojines de colores que hay en el Colmo; nadie dudará de que estuviste en Comporta. Haz parada, también, en Lavanda, un local que vende prendas muy chic para ella y él, además de algún objeto decorativo interesante. Rice by Marta Montero, un auténtico templo del buen gusto en interiorismo, es otra dirección obligada, al igual que Cote Sud, donde querrás hacerte con todas las carteras de rafia y todos sus caftanes. Y si se despierta tu apetito entre tanto shopping, una buena opción para cenar es Cavalaria, y muy recomendable hacerlo con alguno de sus cócteles. ¡Son únicos! También harás disfrutar el paladar en Museu du Arroz, (N261 Km 0), instalado en un antiguo molino de arroz; ya imaginas cuál es el ingrediente protagonista. Nuestro favorito es el que va acompañado de marisco.

Margarita de Cavalaria.
Margarita de Cavalaria.

Vamos a la playa, 'oh, oh, oh'

Para vivir una jornada playera en condiciones, esas en las que se alterna el sol, los deportes náuticos y una buena oferta gastronómica cerquita de la orilla, nos gustan tres opciones concretas. Sal, en la playa de Pego, es un chiringuito encumbrado por sus buenos platos de pescado, que querrás acompañar con una sangría de vino blanco; cuidado, que sube rápido. En la playa de Carvalhal, tienes O Dinis, con una reputación impecable, chiringuito en el que debes probar al menos una de sus dos especialidades: el pez mariposa o las almejas Bulhão Pato. Por último, en la playa de Comporta está Comporta Café, especializado en comida tradicional portuguesa, con extraordinarios platos como el rodaballo frito con berberechos o el arroz con sepia en su tinta. Perfectas vistas al Océano Atlántico, música de dj y una decoración que no pasa de moda son otras señas de identidad.

Restaurante Sal.
Restaurante Sal.

El territorio surfista

Zambujeira do Mar es un pequeño pueblo que recuerda a los blancos de Andalucía, muy animado los meses estivales y sobre todo durante la celebración del
Festival de Verano del Sudeste, una de las citas musicales más grandes del país vecino. Destino favorito de los surfistas, te los cruzas tanto en las playas como
paseando por las calles del pueblo.

Para dormir nos gusta el pequeño agroturismo de estilo portugués. Herdade do Touril, con el blanco y azul como protagonistas, tiene pocas y acogedoras habitaciones, y una piscina central. Si buscas una experiencia gastronómica de esas que se quedan en la memoria, tu sitio se llama Restaurante A Barca Traquitanas, en una cabaña de madera justo a la entrada del puerto pesquero, donde sirven un pescado fresco elaborado con recetas sencillas y con gran animación nocturna.

Playa de Malhão.
Playa de Malhão.

Y... ¡más surf! Visita la inmensa playa de Malhão, cien por cien salvaje, dentro del Parque Natural del Sudoeste Alentejano, a 5 km de al Norte de Vila Nova de Milfontes. Si te animas a subirte a la tabla, cuentas con varias escuelas donde hacer algún curso exprés. También puedes dejarte caer por la Praia dos Aivados, la mejor para surcar olas porque carece de rocas ocultas, pero es solo para expertos porque tiene muchas corrientes de agua y la vigilancia brilla por su ausencia. Llegar hasta ella, además, supone un rato largo, ya que vas por carreteras sin pavimentar, aunque cierto es que esto es realmente su encanto. Y para esa última foto del viaje, visita la Praia Grande de Porto Covo y posa en sus empinadas escaleras.

Ocio

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios