Libros y bañeras de mármol al borde del mar: la casa de Sara Carbonero, al descubierto
  1. Estilo
  2. Ocio
CUARENTENA VIP

Libros y bañeras de mármol al borde del mar: la casa de Sara Carbonero, al descubierto

Si tuviéramos que elegir una casa para pasar lo que nos queda de cuarentena, sin duda la de Sara Carbonero estaría en la lista de muchos

Foto:  Sara Carbonero. (Getty)
Sara Carbonero. (Getty)

Si tuviéramos que elegir una casa para pasar lo que nos queda de cuarentena, sin duda la de Sara Carbonero estaría en la lista de muchos. Ubicada en una de las zonas más exclusivas de Oporto, no nos extraña que no quiera volver a vivir en Madrid por nada del mundo.

Y es que, además de la intimidad y la calidad de vida que les ofrece la ciudad portuguesa, la vivienda en la que desde 2015 reside una de las parejas más estables del fútbol internacional está nada más y nada menos que al borde del mar. Algo que en Madrid sería absolutamente imposible de igualar, evidentemente.

Todos los balcones del salón, tal y como se extrae de sus fotos de Instagram, dan directamente al mar y esa luz es inigualable. Su dormitorio también cuenta con una terraza con unas vistas impresionantes y los paseos por la playa que hace las veces de jardín trasero les ha regalado unos momentos en familia inigualables. Momentos que ambos han compartido en redes sobre todo ahora, en las que las salidas han sido restringidas por motivos evidentes.

Pocos detalles se conocen, por seguridad, del exterior de la vivienda. Ahora sí, el interior nos lo conocemos como si hubiéramos visitado a los Casillas Carbonero en más de una ocasión.

El salón, eje central

El salón, la estancia en la que más tiempo pasan en familia, está dividido en tres áreas diferentes. Una de salón amplio, con un sofá que hace esquina donde caben los cuatro y se pueden relajar viendo la televisión o leyendo, una de sus actividades favoritas; otra segunda presidida por un sofá tipo chéster más para recibir visitas (recuerda a las salitas de recibir de los palacios) y una tercera con el comedor, con una gran mesa de madera.

En general, el estilo de la casa es muy orgánico y funcional, muy ‘slow love’, como le gusta a Sara. Materiales nobles como linos, algodones y maderas se fusionan con diseños cómodos y cálidos generando una sensación de hogar en todo el que observa desde fuera. Los colores suaves como beis, crudos y grises claros le dejan todo el protagonismo al mar y los colores del cielo que entran por los balcones. Una delicia de estancia.

Su dormitorio

En cuanto a su dormitorio, la tendencia de decoración continúa. Un cabecero acolchado en color gris oscuro hace de escenario en las fotos en las que posa aprovechando la luz que entra por el balcón. Los colores de la ropa de cama cumplen con este mismo patrón así como el resto del mobiliario.

No obstante, por toda la casa se aprecian toques de diseño como la lámpara dorada que tiene en su cuarto, la mesa de centro del salón, el baño de mármol oscuro o alguno de los objetos decorativos que aparecen de fondo en sus stories.

El cuarto de los niños

En cuanto al cuarto de los niños, llama la atención el marcado estilo nórdico de los muebles y de los juguetes. Todo muy orgánico, en colores neutros y despejado de cosas, las pocas fotos que hemos visto de su dormitorio infantil respira la misma sensación que el resto de la casa. No es un caos de juguetes de mil colores y formas.

Un auténtico remanso de paz en el que, como decíamos, no nos importaría nada pasar la cuarentena y, ya puestos, el resto de nuestra vida.

Sara Carbonero