Logo El Confidencial
¿PEDIDA DE MANO?

La idílica vida entre animales de Carles Puyol y Vanesa Lorenzo (sin boda a la vista)

La pareja está de viaje en Galápagos, desde donde colgaron una foto de pedida de mano. Compaginan su agenda laboral con escapadas a su casa en el Ampurdán

Foto: Vanesa Lorenzo y Carles Puyol, en una entrega de premios. (Reuters)
Vanesa Lorenzo y Carles Puyol, en una entrega de premios. (Reuters)

En las redes sociales suele ser todo alegría y felicidad. Nos hemos acostumbrado a ver vidas idílicas, sonrisas perpetuas y belleza eterna. Sabemos que muchas veces es todo mentira, pero también sabemos que otras muchas es verdad. Como en el caso de Vanesa Lorenzo y Carles Puyol. “Su vida -lo dicen sus amigos- es tan perfecta que da rabia”.

LEER MÁS: La pedida de mano de Lorenzo a Puyol y el debate que ha generado

Hay un detalle que les puede dar cierto dolor de cabeza: el otro día Puyi, como le llaman los suyos, colgó una foto en Instagram en la que insinuaba una pedida de mano. Una futura boda de la que por el momento nadie sabe nada y por la que todos empiezan a preguntarse. “Me da a mí que es una broma que se les ha ido de las manos”, comenta otra amigo de la pareja. Este fin de semana, ya aterrizados, verán cómo esa foto ha levantado un revuelo que quizás no esperaban. O sí.

Ver esta publicación en Instagram

He dicho que Sí!

Una publicación compartida de Carles Puyol (@carles5puyol) el

No es la primera vez

No es la primera vez que la pareja desata los rumores de boda. Hace un año, en verano, el futbolista colgó una foto de Lorenzo en la que escribía: "Mi prometida", lo que hizo pensar a muchos que se casaban. Pocos días después colgaba una foto de una amiga y decía que era "la promotora y madrina". Pero nada de eso se tradujo después en hechos.

Juntos desde hace siete años y con dos hijas en común, el exfutbolista y la modelo se han reinventado y compaginan una agenda llena de compromisos profesionales con una vida campestre y tranquila alejada de los focos del asfalto. Desde hace un par de temporadas, la pareja tiene una casa de alquiler en el Ampurdán, cerca de la Calella de Palafrugell, un refugio en el que crían gallinas y hasta tienen un huerto. Allí se reúnen con amigos, muchos de los cuales ya pasaban sus veranos en la zona antes de de que ellos llegaran.

Carles Puyol y Vanesa Lorenzo, en una imagen de archivo. (EFE)
Carles Puyol y Vanesa Lorenzo, en una imagen de archivo. (EFE)

Con especial querencia por lo ecológico y lo saludable, Lorenzo suele mostrar en Instagram su cosecha: tomates, huevos, nísperos… Todo lo que les da su pedazo de tierra. Intentan, además, inculcar a sus dos hijas ese amor por la naturaleza, una afición en la que se incluye desde hace unos meses un perro, Simón, un pastor alemán que ha ido creciendo delante de los ojos de los fans de la pareja.

LEER MÁS. Vanesa Lorenzo se reinventa: este es su nuevo proyecto profesional

Estos días han estado en las islas Galápagos de viaje, una aventura en la que, de nuevo, los hemos visto rodeados de animales y naturaleza. Focas, tortugas, delfines, camaleones… Una escapada lejos de los lujos mundanos a los que parecen abonados otros famosos de su nivel. Ellos saben que el lujo no está en las sedas y oropeles, sino en poder irse una semana en pleno junio a la otra punta del mundo a compartir la playa con unas cuantas focas.

Ver esta publicación en Instagram

¿Conseguiré convencerla para que se quede? 🤷‍♂️

Una publicación compartida de Carles Puyol (@carles5puyol) el

Tras esta especie de luna de miel anticipada, la pareja volverá a la realidad -que en su caso no es cruda realidad- y contará a sus amigos si eso de la pedida de mano en plena playa era una broma. Si no es así, las invitaciones empezarán a correr en nada y podremos indagar los detalles de otra de las bodas del momento.

Famosos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios